Titadyn, el eterno retorno (XIX) por Rasmo

Titadyn, el eterno retorno (XIX) Por Rasmo

Terminé mi anterior entrega señalando cuán fácil resulta recopilar información que permita disipar ese manto de misterio incomprensible que los conspiracionistas arrojan sobre la conducta de los Tedax consistente en enviar una muestra de Goma 2 ECO para cotejar con la del explosivo hallado en la Kangoo. Espero justificar ahora que ese comportamiento no tenía nada de inexplicable.

1) He mencionado antes la textura y el color del explosivo hallado en la Kangoo (“una sustancia pastosa y blanquecina”) como elementos a los que aludían los Tedax para solicitar el cotejo. No cabe duda sobre tales características, que se repiten documentalmente en multitud de ocasiones a lo largo de la investigación policial y del proceso judicial. Así, por ejemplo, en la página 86 del auto de procesamiento (citando un informe conjunto de Tedax de la Guardia Civil y de la Policía) se expone que en la furgoneta Kangoo se halló:

Un trozo de papel parafinado, con los pliegues característicos de los extremos de un cartucho de dinamita, conteniendo en su interior una sustancia de color blanco y textura pastosa.

O en la página 133 del mismo auto (citando un informe de los Tedax, fechado el 11 de junio de 2004):

Un trozo de papel parafinado, coincidente con el extremo de un cartucho de dinamita, conteniendo en su interior una sustancia de color blanco y textura pastosa.

En la página 151 del auto, el juez instructor hace asimismo la siguiente descripción del explosivo de la Kangoo:

[S]e encontró […] el extremo de un cartucho de dinamita, compuesto por un trozo de papel parafínado y sustancia gelatinosa de color blanco marfil, tipo plastilina.

[Con carácter incidental, cabe añadir que el auto de procesamiento contiene descripciones semejantes de las sustancias recuperadas en los diferentes escenarios de la investigación, sustancias cuya identificación como Goma 2 ECO nadie parece poner en duda. Así, en la página 88 se describe el contenido de la mochila de Vallecas: “10’120 kg de una sustancia blanquecina, gelatinosa y de textura similar a la plastilina”. En la página 92 se menciona el explosivo recuperado en las vías del AVE: “12 kg de una sustancia de color blanco y consistencia similar a la plastilina”. En la página 189 se recoge un informe pericial realizado sobre muestras tomadas de Leganés: “diversas muestras de una sustancia pastosa, de color blanquecino”.]

Pues bien, esas son precisamente las características de la Goma 2 ECO. Y algunos efectivos policiales estaban en condiciones de saberlo. Veamos, por ejemplo, lo declarado por la perito de los Tedax 17632 (la autora de los informes de los focos) en el juicio (sesión de 28.5.2007):

Ministerio Fiscal: ¿De qué color era esa sustancia [la muestra de cotejo, M-3]?

Perito 17632: El… la dinamita Goma 2-ECO es de color blanco. Blanco o blanquecino.

Ministerio Fiscal: Y eso fue enviado al laboratorio para su análisis.

Perito 17632: Para cotejarlo con la muestra número 2, que pertenecía a la furgoneta, a una muestra extraída del resto de cartucho de la furgoneta Renault Kangoo.

[…]

Ministerio Fiscal: ¿Qué tipo de sustancia era ésa?

Perito 17632: Pues eh… ¿la Renault Kangoo? 

Ministerio Fiscal: Sí. […] ¿Qué color tenía, usted la vio?

[…]

Perito 17632: Pues, eh…blanca…blanquecina, también.

Igualmente interesante puede resultar el testimonio de uno de los peritos de la Guardia Civil que realizó el informe sobre cartuchos encontrados en la inspección ocular de Mina Conchita el 18 de junio de 2004 (pericial nº 15), en la sesión de 29.5.2007:

Defensa Jamal Zougam: ¿La Goma2-ECO es distinguible visualmente de la Goma 2 EC?

Perito: Es de diferente color, una es blanca y otra es marrón rojiza, es un dato que hay que contrastar, pues es un… la coloración, pero vamos a simple vista es de es de otro color, vamos eso es seguro […].

Defensa Jamal Zougam: ¿Hay otros explosivos que sean visualmente iguales a la Goma2-ECO?

[…]

Perito: […] A lo mejor habrá al algún tipo de dinamita que pudiera tener una coloración parecida, yo no conozco dinamitas blancas, la única que conozco es la Goma2-ECO y el resto de los explosivos otro tipo de sustancias no tiene que ver nada […].

Pero no hay que ir muy lejos. El mismo informe de la Policía Científica de 12 de marzo de 2004 que analiza dicho explosivo (muestra M-2), lo expone con claridad. Se trata del informe 173-Q1-04, firmado, entre otros, por Manuel Escribano e Isabel López, nada menos (recordemos: dos de los muy “honrados” peritos del bórico). Pues bien, dicho documento describe así la muestra del explosivo de la Kangoo: “una sustancia blanquecina apelmazada”. ¿Y cómo se refiere a la muestra de cotejo de Goma 2 ECO? En términos exactamente iguales: “una sustancia blanquecina apelmazada”. Repito: se trata de una descripción visual estrictamente idéntica (y, por cierto, también igual a la descripción de la sustancia hallada en la mochila de Vallecas, según el informe 173-Q2-04, firmado por Manuel Escribano, entre otros).

Con esta información, ¿es o no es concebible que unos técnicos Tedax, expertos en explosivos, lleguen al menos a “sospechar” que la sustancia hallada en la Kangoo pudiera ser Goma 2 ECO?

A este respecto, uno de los Tedax que intervino en Atocha y Leganés manifestó lo siguiente en el juicio (14.3.2007):

Defensa ZOUHIER: […] ¿Usted antes de proceder a la desactivación conocía la Goma 2 ECO?

Tedax nº 66.478: Sí.

[…]

Defensa ZOUHIER: ¿Usted nunca ha hecho prácticas con Goma 2 ECO?

Tedax: No. Pero la conozco. Y la conocía.

[…]

Defensa ZOUHIER: Bien. ¿Y usted podría visualmente distinguir o con un simple reconocimiento visual si un explosivo es GOMA 2 ECO?

Tedax: Si el explosivo es Goma 2 ECO, sí.

[…]

Defensa ZOUHIER: Bien. ¿De casualidad usted mostró a sus superiores o compañeros algún resto encontrado en una furgoneta Kangoo y le pidieron que dijese qué tipo de explosivo es?

Tedax: No.

Bien, ya sabemos que no fue él concretamente el que hizo la identificación provisional del resto hallado en la Kangoo, pero si este agente se consideraba en condiciones de distinguir visualmente la Goma 2 ECO, no veo por qué no podría ocurrir lo mismo con cualquier otro policía experto.

Insisto: la mayor parte de estos datos han estado durante años a disposición de cualquiera con un mínimo de interés. Pero El Mundo, y en particular su vicedirector y coautor de “Titadyn”, no se han dejado influir: para ellos, no había ningún “motivo razonable” para el cotejo con la Goma 2 ECO y Sánchez Manzano, el “falsificador y golpista” (Losantos, EM, 19.6.2007), tenía que ser destituido.

Procede añadir una observación final a este apartado. Cabría la posibilidad de que alguien manifestara su escepticismo mediante la consideración de que tal vez otros explosivos distintos de las dinamitas, como algún tipo de explosivo militar, también pudieran ser de ese mismo color y textura. Pues bien, aun así existían razones para circunscribir la presunción provisional al ámbito de las dinamitas (lo que acota el rango de suposiciones notablemente).

Por un lado, recordemos que el Sr. Cáceres Vadillo (Inspector Jefe del grupo de TEDAX de la Brigada Provincial de Madrid) declaró que su primera impresión sobre el explosivo utilizado en los atentados, basándose meramente en el poder de detonación observado, fue “que se trataba de un alto explosivo [como C3 o C4], no pensando en principio que se tratase de dinamita” (declaración de 12.7.2004 ante el Juez Instructor, p. 53 del auto de procesamiento). Sin embargo, “al considerar que podía tratarse de un alto explosivo, utilizaron la técnica correspondiente; resultando finalmente que no se trataba de ese tipo de explosivo, originando la explosión del artefacto” (p. 53 del auto de procesamiento; véase también la declaración de Cáceres de Vadillo de 14.3.2007 en el juicio del 11-M).

Por otro lado, dentro de las apreciaciones basadas en las características organolépticas de los explosivos, hay un elemento que, aunque no consta que de hecho se empleara a efectos de la conjetura indiciaria sobre el resto de cartucho hallado en la Kangoo, tampoco cabe descartar por principio. Me refiero al olor. Efectivamente, diversos testimonios apuntan a un rasgo común. El famoso Tedax “Pedro” (el que desactivó la mochila de Vallecas) fue entrevistado nada menos que por Casimiro G. Abadillo en marzo de 2005 (EM, 3.3.2005). Una de sus manifestaciones fue de este tenor:

Lo que puedo decir es que a mí el tren de Téllez me olía a dinamita. Después de una detonación, la dinamita, por los componentes que tiene, deja un olor característico, y a mí me olía a dinamita.

Este mismo Tedax, en su declaración de 19.3.2007 ante el tribunal del 11-M, especificó:

[L]a masa que se encuentra en el interior de la bolsa de basura [dentro de la mochila de Vallecas] tiene una textura gelatinosa, maleable al tacto. Entonces, introduzco un dedo, lo impregno y lo olfateo. Y el olor era de dinamita. ¿Por qué? Porque el olor de la dinamita es característico y nosotros lo identificamos perfectamente. Es el olor típico de las almendras amargas, que todas, prácticamente, huelen prácticamente igual.

Casualmente, ese mismo olor es descrito por otro Tedax en el escenario de Leganés. Concretamente, en el Tomo 171 del sumario, folio 65241, con fecha 7 de octubre de 2005, se encuentra la declaración ante el Juez instructor del funcionario del cuerpo nacional de Policía con carnet profesional nº 66.478, que en abril de 2004 pertenecía a la Unidad Central de Desactivación de Explosivos. Sobre su intervención en el desescombro de Leganés, manifiesta en particular:

El día 4 de Abril también estuvo observando y todas las envueltas (fajas) de los cartuchos de explosivo, con fuerte olor a almendras amargas, estaba centralizado en la piscina o jardín en una de las esquinas, controlando todas las envolturas (fajas).

Recordemos que en Leganés lo que se halló fue Goma 2 ECO, circunstancia que, hasta donde mi conocimiento alcanza, nadie ha puesto jamás en duda. [Este mismo policía, Subinspector Tedax, también testificó en el juicio, en la sesión de 14.3.2007, y en otro momento haré referencia a esa declaración].

En el mismo sentido, en el auto de procesamiento (p. 162), en relación con el artefacto explosivo localizado y neutralizado en la línea del tren AVE (Mocejon-Toledo), el 2 de abril de 2004, puede leerse:

Carga explosiva: compuesta por 12 kilogramos de una sustancia gelatinosa de color blanco, con olor a almendras amargas, que es analizada y resulta ser dinamita GOMA 2 ECO.

Repito que, si bien nadie mencionó este aspecto olfativo en relación con las primeras sospechas sobre la sustancia hallada en la Kangoo, la posibilidad al menos parecía existir en principio y apunta en la misma dirección que los demás elementos.

2) Pero, al hilo de estas consideraciones, es posible dar un paso más. Es decir, no sólo era lícito sospechar que el resto de la Kangoo era Goma 2 ECO, sino que, además, este tipo de datos nos aportan indicios fundados y razonables (aunque no sean pruebas definitivas) de que el explosivo “de los trenes” tampoco era Titadyn. Para ello debemos abordar dos aspectos:

2.A) Por un lado, las características visuales del Titadyn (y, más concretamente, del Titadyn que tenía ETA por aquel entonces).

2.B) Por otro lado, la cuestión (un tanto desatendida) de las otras dos mochilas que, junto a la de Vallecas, tampoco hicieron explosión en el momento de los atentados. Mochilas que, sin duda, proceden “de los trenes”.

2.A) Cuando se habla de Titadyn, en realidad, debemos aclarar a qué Titadyn nos referimos. La prensa conspiracionista, en general, nos ha acostumbrado a considerar acríticamente que el Titadyn tiene nitroglicerina (y DNT), pero lo cierto es que existen bastantes variedades de Titadyn y algunas de ellas no tienen nitroglicerina (por ejemplo, la Titadyn 30 AG, la 25 A y la 30 A). Por lo demás, esto lo sabe perfectamente el Sr. Iglesias, pues lo refiere también en su libro. En lo que sigue, desarrollaré y matizaré algunas consideraciones que en buena parte ya expuso diligentemente Elkoko hace tiempo (aquí y aquí).

En los años anteriores al 11-M, ETA había hecho acopio de dinamita Titadyn mediante sendos robos cometidos en Francia, en Plévin (28 de septiembre de 1999) y cerca de Grenoble (7 de marzo de 2001). Aunque algunas fuentes (entre ellas El Mundo y la Cope) dieron en su día información vacilante, parece estar claro que en el robo de 1999 ETA se hizo con Titadyn 30 A. Aunque no constituya una referencia ideal, el artículo de wikipedia dedicado al “affaire de Plévin” (el procedimiento judicial seguido en Francia contra los terroristas autores del robo) menciona un informe del Comisario Ejarque, del service régional de police judiciaire (SRPJ) de Rennes, de 11 de julio de 2002, en el que se especifica ese dato (alguna otra fuente periodística coincide en este punto, por ejemplo, un artículo de El País de 21.8.2000). En cuanto al robo de 2001, diversas fuentes señalan que la dinamita sustraída era únicamente Titadyn 30 (por ejemplo, aquí y aquí). Igualmente, en el Tomo 191 del Sumario (folios 74675 y ss.) figura un Informe de la Comisaría General de Información “Sobre hipotéticos vínculos entre islamistas y E.T.A.”, de 15 de diciembre de 2005, en el que se especifica (p. 21, nota 11, del informe, folio 74699 del sumario) que en el robo de Grenoble ETA obtuvo “1.650 kilos de dinamita «Titadyne 30″”.

Otros datos parecen confirmar que, efectivamente, tras ambos robos, ETA sólo contaba con esas dos variedades de Titadyn: 30 A (de Plévin) y 30 (de Grenoble). Así lo atestigua la declaración de la perito Tedax 17632 ante el juez Del Olmo, el 18 de julio de 2006 (al día siguiente de la comparecencia del Sr. Sánchez Manzano ante el instructor, tras la publicación de la noticia sobre la nitroglicerina). En esta declaración la perito aporta…

…datos analíticos que le figuran en informes que cree que proceden de la Ertzaintza y los informes le hablan de dos Titadyn, la 30 y la 30 A, son las dos Titadyn [de] que la declarante tiene constancia ya que no tiene referencia de ninguna otra.

En el mismo sentido, una de las centenares de preguntas parlamentarias en relación con el 11-M de la diputada popular Alicia Castro versaba “sobre tipo de componentes del TYTADIN [sic] que utiliza habitualmente la banda terrorista ETA, así como si contiene habitualmente nitroglicerina”. La respuesta del Gobierno aparece en la página 293 del BOCG, Congreso de los Diputados, Serie D, núm. 458, de 2.11.2006, donde se hace referencia a la composición de:

… las dinamitas robadas por la banda terrorista ETA Titadyn 30 A y Titadyn 30, según informes analíticos de distintos Cuerpos Policiales, efectuadas como consecuencia de incautaciones o desactivaciones […]

[Por cierto, esta respuesta es similar a la información facilitada por la perito Tedax, ya mencionada, y, a su vez, en ambos casos se ofrecen composiciones idénticas para las dos dinamitas. Sin embargo, esto no coincide con los datos del distribuidor, según los cuales la Titadyn 30 A no tiene nitroglicerina (pero sí TNT) y la Titadyn 30 sí tiene nitroglicerina (pero no TNT). Más adelante volveré a comentar este aspecto.]

Esta conclusión queda asimismo respaldada por un estudio de la jurisprudencia pertinente. Una búsqueda de las sentencias del Tribunal Supremo y de la Audiencia Nacional que contienen la palabra “Titadyn” (o “Titadyne”, “Titadine” o, incluso, “Titadin”), arroja un saldo de medio centenar de resoluciones. De éstas, no llegan a la veintena las que especifican la variedad concreta de Titadyn. Sin embargo, cuando lo hacen, se refieren sin excepción a las dos modalidades mencionadas. Y la secuencia cronológica también es acorde con lo que sabemos.

Así, el Titadyn 30, que fue robado en Grenoble en marzo de 2001, nunca aparece en las sentencias que reflejan incautaciones practicadas a ETA (o actuaciones de dicha banda) antes de esa fecha. Por ejemplo, la sentencia del TS 240/2004, de 3 de marzo, indica:

El día 3 de enero de 2000, se efectuó registro [de un] piso […] de Bilbao, y se intervino lo siguiente: […] caja con bolsa de 4 cartuchos de color rojizo con inscripción Titadyn, caja con 8 cartuchos similares, caja de cartuchos pequeños en 2 bolsas de 25 cartuchos cada uno, Dinamit Nobel, caja conteniendo 4 bolsas de 25 cartuchos […]

Sabemos que está hablando de Titadyn 30 A porque, de las dinamitas comercializadas por la empresa francesa que sufrió el robo de 1999, Dinamit Nobel sólo fabricaba esa variedad (y la 25 A, pero su composición es idéntica; véase la página 9 de las fichas de seguridad).

Igualmente, en la sentencia de la Audiencia Nacional de 11.10.2007 (rec. 1/2001), que juzga a los autores de un atentado frustrado del grupo Iturren en noviembre de 2000, se expone:

[E]n el registro realizado por la Comisión Judicial en [un] piso […] de Vitoria se hallaron los siguientes efectos: […] En [una] maleta, dos cartuchos de dinamita «Titadyne 30 A« y cuatro fiambreras obreras de diferentes tamaños errados con cinta adhesiva y con explosivo en su interior.

La sentencia de la AN 11/2007, de 28 de marzo, es una referencia menos segura. Por un lado, los hechos corresponden a un ataque al Cuartel de la GC de Intxaurrondo acaecido en noviembre de 2000 (antes del robo de Grenoble) y en la resolución se indica que:

La segunda fase [del atentado] consistió en la explosión de un artefacto trampa que se encontraba en el interior de la segunda lanzadera, compuesto por unos 2 kilogramos de explosivo, posiblemente  Titadyn  30-A.

Por otro lado, la incautación de explosivo intacto se produce en registros efectuados en agosto de 2001 (después del robo de Grenoble). En cualquier caso, procede señalar que en tales registros…

…se intervinieron, entre otros efectos, […] cinco bolsas de plástico vacías con restos de sustancia marrón y con una pegatina del explosivo Titadyne 30 A.

En otro momento volveré a hablar de este caso.

Cuando las sentencias se refieren a explosivo recuperado después de marzo de 2001 (fecha del robo de Grenoble), se producen tres situaciones.

2.A.1) En algunos casos se sigue utilizando (o incautando) sólo el Titadyn 30 A procedente del robo de Plévin. Así ocurre en la sentencia del TS 1153/2004, de 19 de octubre, sobre el comando “Xoxua”, desarticulado en junio de 2001 (la identificación es inequívoca, pues se menciona incluso el “numéro d’agrément France XG 458”, correspondiente a la autorización comercial del Titadyn 30 A concedida por el Ministerio de Industria francés).

También en la sentencia del TS 918/2004, de 16 de julio, en la que se alude a “restos de sustancia marrón y con pegatina de la marca Titadine 30 A”, hallados un registro de un piso de 22 de agosto de 2001.

Igualmente, en la sentencia del TS 595/2009, de 6 de mayo, en relación con un atentado ocurrido en Madrid en noviembre de 2001, se recoge que “en el piso […] de Salamanca, arrendado a su propietario, fueron hallados: […] 13,750 kilogramos de Titadín 30 A.”

2.A.2) En otros casos, sólo aparece el Titadyn 30. Así, en la sentencia de la Audiencia Nacional 53/2005, de 20 de julio, se refiere un registro en un piso en octubre de 2001 donde se aprehenden “64 kilos 400 gramos de dinamita de fabricación francesa ‘Titadyn-30’.”

El Tribunal Supremo, en su sentencia 220/2006, de 22 de febrero, alude a un registro practicado en el piso de un etarra detenido en marzo de 2002,

…hallándose entre otros efectos los siguientes: […] once cartuchos de 2´800 Kilos cada una de explosivo Titadyn-30 envueltos en PVC flexible de color rojo con la inscripción «Dynamite Matière Explosive, Titadyn 30 0080«. Exp. 97-001-C-1, siete bolsas con un total de trescientos ochenta cartuchos de 100 gramos cada uno del mismo explosivo, envueltos en papel sulfurizado de color marrón.

(La identificación también es inequívoca en este caso, pues se cita el número de certificación CE que corresponde exactamente al Titadyn 30, como consta en su ficha de seguridad –página 13 del enlace–.)

La sentencia del TS 1235/2004, de 25 de octubre, respecto a la detención de un miembro del comando “Basauntza”, el 10 de junio de 2002, menciona también la incautación de varios cartuchos de “Titadyne 30”.

La sentencia de la Audiencia Nacional 97/2006, de 27 de diciembre, en relación con el Comando Vizcaya, menciona el registro en dos inmuebles de dicho comando en septiembre de 2003 y recoge

…el hallazgo de 391 cartuchos de 100 gramos cada uno del explosivo denominado  TITADYN 30, granulado de color beige, que corresponde al tipo definido como gelatinas explosivas sensibilizadas con NG y TNT o dinamita goma, fabricado en Francia por la empresa «Nitrochimie» y catalogado en Francia XG 439 F.

(Una vez más la identificación es exacta, pues, efectivamente, XG 439 F es el “numéro d’agrément” correspondiente al Titadyn 30).

2.A.3) Por último, en algún caso se refieren ambos tipos de Titadyn al mismo tiempo. Ello ocurre de manera inequívoca en la sentencia de la Audiencia Nacional 75/2009, de 2 de diciembre. En dicha resolución se indica el registro efectuado en una vivienda de un etarra detenido el 2 de mayo de 2002, donde “se intervino el siguiente material explosivo”:

a) Un total de 14 kg. de dinamita de la marca Titadyn-30, distribuida en cinco cartuchos de 2,8 kg. cada uno, con las referencias «Dynamite matière explosive TITADYN 30 0080«. Exp. 97.00001. C1 fabriqué par Nitrochimie Billy Berclau (France).  […] f) Cuatro envoltorios vacíos y con restos de explosivo  TITADYN  30-A, con etiqueta identificativa en la que figura la siguiente inscripción: “numéro d’agrément France XG 458 F, 19 juli 1999-A

Tanto el número de certificación CE del Titadyn 30 como la autorización francesa del Titadyn 30 A son correctos.

Posiblemente también entren en esta categoría, aunque son más dudosas, las sentencias de la Audiencia Nacional 39/2009, de 27 de mayo, y 46/2010, de 23 de julio. La primera de ellas versa sobre la colocación de un artefacto explosivo en los juzgados de Tolosa, el 26 de agosto de 2002, que no llegó a explotar. Según se recoge en la sentencia:

Dicho artefacto se encontraba dentro de una caja de caudales y encima de una cacerola y estaba compuesto por un temporizador, un reloj digital, una pila de 9 voltios, dos detonadores, 2 Kg de coloratita, 2’9 Kg de dinamita-goma, similar a Tytadyn, 1’1 Kg de dinamita-goma, similar a  Titadyn  30 A y cordón detonante.

No está claro a qué se refiere con “similar a Titadyn”, pero, dado que el otro tipo es “similar a Titadyn 30 A”, por eliminación podría pensarse que se trata del Titadyn 30.

Lo mismo ocurre en la segunda sentencia mencionada. En ella se trata de la colocación de un coche bomba en unas instalaciones de Iberdrola en Bilbao, el 1 de julio de 2003. El artefacto fue desactivado por efectivos de la Ertzaintza y se describe así:

La carga explosiva del artefacto se encontraba depositada en una olla de aluminio de 38 litros de capacidad cargada con 12 kilos de dinamita de las marcas  Titadyn  y  Titadyn  30 A.

Una presunción razonable es que ese “Titadyn” a secas sea el 30, acompañando a un 30 A que, por cierto, a esas alturas ya tendría una antigüedad de cuatro años.

Para terminar, podemos estar seguros también de que, en la desarticulación del Comando Barcelona efectuada el 24 de agosto de 2001 por la Guardia Civil se intervinieron numerosos cartuchos de Titadyn 30, como atestigua la correspondiente fotografía alojada en la web del instituto armado.

Llegados a este punto, podemos hacer una pequeña pausa en el camino.

(Continuará)

Tags: , , , , , , , , , , , ,

2 Responses to “Titadyn, el eterno retorno (XIX) por Rasmo”

  1. […] haber mostrado de manera suficientemente plausible, en la entrega precedente, la evidencia sobre el tipo de Titadyn con el que contaba ETA en fechas anteriores al 11-M. […]

Leave a Reply