Posts Tagged ‘Pedro J. Ramírez Codina’

MUCHO CEREBRO Y POCA VERGÜENZA por Rasmo

lunes, marzo 8th, 2010

Hace ya un tiempo escribí un artículo destinado a demostrar la farisaica actitud de El Mundo, siempre presto a señalar en los demás, con insultante hipocresía, los defectos de los que él mismo adolece (“En una Galaxia muy muy lejana”; parte I; parte II). El periódico de Unidad Editorial había publicado un “informe” que trataba de hacer ver que El País había inventado falazmente la figura de El Egipcio como “autor intelectual” de los atentados. Lo que documenté entonces es que el periódico acusador había publicado exactamente el mismo tipo de noticias que afeaba a su contrincante.

Recientemente, en un blog de tendencia conspiracionista, se suscitó una discusión (o algo parecido) al hilo de la cual (aunque sin venir mucho a cuento, la verdad), uno de los intervinientes pretendió contrarrestar las críticas al proceder de El Mundo y compañía alegando que El País había sido deleznable en su labor periodística. En su apoyo, aducía un artículo de El Mundo (“Diez autores intelectuales en busca de atentado”, EM, 20.7.2008), en el que se acusaba a El País de haberse inventado inútilmente, a lo largo del tiempo, hasta diez presuntos “cerebros” o “autores intelectuales” de la matanza. Uno de nuestros compañeros, Mangeclous, respondió enlazando mi artículo anteriormente citado para poner de manifiesto que, en materia de “autores intelectuales”, El Mundo también se había hecho eco de la misma información que El País. El caso es que yo no conocía este concreto artículo de El Mundo sobre los diez cerebros supuestamente inventados por El País. El infructuoso intercambio que relato me permitió, además, caer en la cuenta de que mi anterior escrito se había limitado a analizar el cínico comportamiento de El Mundo en relación con Rabei Osman, pero quedaban sin tratar los otros nueve personajes mencionados en el artículo que yo desconocía.

(más…)

LA SENTENCIA (10):

sábado, octubre 31st, 2009

Sigue de la entrada anterior: LA SENTENCIA (9): La «marca» (hispánica) de los explosivos

El décimo (y último) Presupuesto fáctico de la Sentencia Lledó descansa sobre las declaraciones de dos personas que, de grado o por fuerza, se convirtieron en estrellas e ídolos mediáticos del conspiracionismo: el Jefe provincial de los TEDAX Madrid, Cáceres Vadillo, y el líder espiritual y cabeza visible de los peritos conspiracionistas, Antonio Iglesias.

Ustedes serán conscientes de lo inseguro que resulta basar una condena o una absolución en testimonios, en lugar de pruebas físicas, o experimentos reproducibles.

Así, por ejemplo, durante un tiempo Cáceres Vadillo fue citado por los conspiracionistas por haber declarado que su primera impresión sobre el explosivo utilizado en los atentados, basándose meramente en el poder de detonación observado, fue que se hallaba en presencia de un explosivo de alta gama, como C3 o C4. Pese a que Cáceres Vadillo también incluía a la dinamita GOMA 2 ECO (con  la que él, personalmente, no tenía experiencia) como de alta gama, y pese a que pronto descartó, por el humo, que se tratase de C3 y C4, los conspiracionistas siguieron seleccionando la parte de sus declaraciones que más les interesaba, desechando las demás y, sobre todo, negando todas las pruebas físicas que se realizaron.

(más…)

LA SENTENCIA (9):La «marca» (hispánica) de los explosivos.

lunes, octubre 26th, 2009

Viene de la entrada anterior: LA SENTENCIA (8): Las muestras.

(Artículo colectivo)

Corremos el riesgo, en esta ya larga serie sobre la sentencia de la juez Lledó,  de repetir alguno de los puntos y dejarnos sin tratar otros, por tomar con demasiada linearidad los presupuestos fácticos de Su Señoría la juez Lledó.

Tal puede pasar al tratar sobre el Presupuesto nº 9, donde se mencionan temas ya suficientemente comentados, como la metenamina, la nitroglicerina, o la competencia de los diferentes laboratorios.

Pero queda un campo de análisis aún no explorado exhaustivamente, y lo suficientemente importante como para dedicarle una entrada completa: La marca de los explosivos.

No me cabe duda de que las cosas siempre se pueden hacer mejor. Y no se discute, como habrá visto quien haya tenido la paciencia de leer toda la serie, que los medios de la Policía Científica fueran superiores a los del laboratorio TEDAX. Según reza el oficio de la Policía Científica recabado en el marco de la demanda interpuesta por S-M contra El Mundo, “por orden de la superioridad, desde octubre de 2006, todas las analíticas referidas a explosivos, se realizan en los Laboratorios de la Comisaría General de Policía Científica”. Es obvio que esto supone la constatación (probablemente no ajena a la controversia suscitada en torno al 11-M) de que dichos laboratorios son los más adecuados. Pero cabe, por un lado, hacer la lógica deducción según la cual, si eso es así desde octubre de 2006 “por orden de la superioridad”, la práctica habitual debía de ser distinta antes de esa fecha. Por otro lado, que una práctica sea mejorable no convierte automáticamente a quien la lleva a cabo en reo de un delito. Como anécdota personal -a título de ejemplo- diré que, en mi trabajo, en una gran institución, a mediados del año 2001 aún empleábamos como procesador de textos la versión MS-DOS de Wordperfect, algo que, para emplear un adjetivo que CGA ha aplicado al laboratorio de los Tedax, siempre me pareció “tercermundista”. Pero a nadie se le ocurrió ni se le ocurriría afirmar que cualquier posible deficiencia derivada de aquel hecho nos convertía en criminales o convertía en criminales a mis superiores.

(más…)