Posts Tagged ‘Mochila de Vallecas’

¿Había metralla en los cadáveres del 11-M? -II por Desiertos Lejanos II

miércoles, noviembre 30th, 2011

Recordarán que en el artículo anterior recogíamos y estudiábamos las declaraciones a Luis del Pino -en Enero de 2008- y ante la juez Coro Cillán -según la información de Libertad Digital- de la forense Carmen Baladía, Directora del Instituto Anatómico Forense de Madrid durante los sucesos de Marzo de 2004.

El punto más importante de sus declaraciones es, según las interpretaciones conspiracionistas, la casi total ausencia (según la Dra Baladía) de metralla -tanto primaria como secundaria o inducida- entre los cadáveres del 11-M.

Parece raro que, dadas las características de los atentados (como la cantidad de explosivos o el recinto cerrado donde se produjeron, que hace fácil el desprendimiento de fragmentos de los vagones) no existiese prácticamente ningún caso de metralla en los cadáveres. ¿No les parece? Pues más extraño aún resulta si comprobamos que un tercio de los supervivientes, nada más y nada menos, fueron afectados por fragmentos de metralla, primaria o secundaria. Los hechos pueden comprobarse en las declaraciones de las víctimas de los atentados, y han sido demostrados en artículos científicos y en la Sentencia de la Audiencia Nacional, corroborada y aumentada por el Tribunal Supremo.

También demostramos en el artículo anterior que las autopsias realizadas en IFEMA el 11 de Marzo de 2004 fueron orientadas a identificar los cuerpos, no a encontrar metralla, como declaró la propia Dra Baladía ante la Comisión del 11-M (Diario de Sesiones del Congreso. Comparecencia del día 6 de julio de 2004. Página 26 y siguientes): no se dieron instrucciones para una búsqueda sistemática de cuerpos extraños, no se realizaron radiografías  -y las que se practicaron fueron, fundamentalmente, odontogramas- en los cadáveres ya identificados y, por último, no se realizó un registro de los hallazgos que se pudiesen encontrar. Así, la causa de que no se encontrase más metralla en los cuerpos es… que no se buscó.

Esto debería bastar para dar respuesta a Carmen Baladía en cuanto a la existencia de metralla -en general, primaria y secundaria- entre los viajeros de los trenes del 11-M y, por tanto, entre los fallecidos. Sin embargo, la forense ha dado un paso más, afirmando que la mínima cantidad de metralla encontrada -ocho casos cuyo registro documental no puede pasar por alto- “podían provenir de restos metálicos del entorno de la explosión”, según Libertad Digital. La intención, como ya se dijo, es negar la existencia de metralla en los artefactos explosivos, con la intención de desacreditar la única mochila que fue desactivada; la que, proveniente de “El Pozo”, pudo ser desactivada en el Parque Azorín y que contenía pruebas que aceleraron sobremanera la investigación.

En esta segunda parte del artículo, estudiaremos qué pruebas hay sobre las diferentes clases de metralla encontradas en los distintos escenarios de los atentados. Con intención de abreviar, nos limitaremos a discutir la existencia o no de metralla, sus tipos y clases, dejando de lado el resto de similitudes encontradas entre los artefactos y las pruebas halladas en otros lugares (cantidad y tipo de explosivos, teléfonos móviles, detonadores, etc) que, en estos momentos, no son objetivo de la polémica conspiracionista, pese a que constituyen las más sólidas pruebas de la autenticidad de la “mochila de Vallecas”. Porque, no lo olvidemos, es el conjunto de las pruebas encontradas en la investigación lo que cuenta, y conviene tener presente que, con el resto de pruebas (la furgoneta Renault Kangoo, los vehículos usados por los asesinos, los testimonios de los actores en la tragedia, las reivindicaciones de los propios criminales, etc) se hubiera terminado llegando a las mismas  conclusiones; la mochila sólo aceleró la investigación, sin dar un cambio brusco a los acontecimientos.

(más…)

¿Había metralla en los cadáveres del 11-M? por Desiertos Lejanos

viernes, noviembre 18th, 2011

Antes de entrar estrictamente en el tema que se plantea alrededor de las autopsias, la metralla y las declaraciones de la Dra Baladía conviene hacer algunas aclaraciones para quienes se acercan a estos temas sin demasiado conocimiento y sin ánimo de profundizar:

1- La discusión acerca de la metralla es falsa por muchas razones. En primer lugar porque la presencia o ausencia de metralla en los cadaveres (e incluso en los focos de las explosiones) no probarían ninguna de las hipótesis que los medios conspiradores pretenden asumir como «falsas verdades» y que dan origen a esta polémica y a esta presentación en el juzgado de Coro Cillán.  Las bombas utilizadas en los trenes no se compran en la ferreteria de la esquina en un kit cerrado con manual de ensamblaje y no tienen por qué tener todas exactamente la misma construcción. Aún en el caso que se hubiera buscado metralla en los cadaveres y no se hubiera hallado, ese dato por sí solo no presupone que la mochila de Parque Azorin es falsa (como proclaman los medios conspiracionistas). Pudo haber metralla en uno,  sólo en algunos o en todos los artefactos. La presencia o ausencia de metralla no probaría nada acerca de la construcción de ninguno de los artefactos y eso nos da pie a la segunda relflexión:

2- Es falsa porque una pericia, y una autopsia es una pericia, sólo puede dar respuesta a las preguntas que se le hacen; y siempre que se le haga la pregunta correcta. Es muy dificil que se obtenga en una autopsia la respuesta a ¿como estaban construidos los artefactos explosivos? y más dificil aún si a esa autopsia no se le hace esa pregunta (que un forense dificlmente haría y que la Dra Baladía no hizo en ese momento). La autopsia no es una pericial sobre los artefactos ni sobre los focos. Tomar un supuesto dato, aislarlo del estudio en el que se está realizando y proyectarlo como conclusión absoluta a una pericia que tiene un campo y un método completamente diferentes es hacer trampa. Y es una trampa mucho más flagrante si, además, el dato proyectado es falso. Hubieron pericias de los focos, realizadas por peritos especializados y fueron ellos los únicos que tuvieron capacidad, medios técnicos, conocimiento y acceso al lugar para determinar si hubo o no metralla. Si la Dra Baladia no firmó en su momento un informe pericial acerca de la construcción de los explosivos no fue porque una mano poderosa quiso ocultar una verdad peligrosa, sino porque la doctora carecía y carece de conocimientos técnicos, de acceso a las pruebas y de herramientas adecuadas.Dicho en otras palabras: ni entonces, ni ahora, pudo saber la Dra Baladia si en los artefactos hubo o no metralla. Como mucho pudo saber, y veremos si hizo lo necesario para averiguarlo, si hubo metralla en los cadaveres de las víctimas y por eso la tercera reflexión:

3- Esta discusión es falsa por extemporanea y malintencionada. Extemporanea porque en el juzgado de Cillán no se esta tratando acerca de las periciales ni de las autopsias sino acerca de la actuación de Sanchez Manzano. Y malintencionada porque los medios conspiradores pretenden, una vez mas, encontrar en esta polémica una excelente respuesta a una hipotética mala pregunta que  nadie ha formulado.

Dicho ésto, pasemos a debatir lo prometido.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XVII) por Rasmo

miércoles, noviembre 24th, 2010

Titadyn, el eterno retorno (XVII) por Rasmo.

Seguimos con el enjundioso asunto de la palabra mágica (“nitroglicerina”) mencionada por Sánchez Manzano en la Comisión del 11-M.

Repasando las ediciones de El Mundo de aquellos momentos (11 de julio de 2006, fecha de la “revelación”, y días siguientes), y atendiendo a la evolución del discurso conspiracionista de otros allegados entonces y con posterioridad, me llama la atención la tozudez con la que se niega o desacredita la posibilidad de que esa infausta alusión del Jefe de los Tedax no fuera otra cosa que un simple error.

Las razones aducidas para la duda por los enemigos de la versión oficial me parecen tan peregrinas y autorreferentes, acompañadas de no pocas dosis de la habitual barrabasada interpretativa, como para preguntarme dónde ha quedado aparcada la cordura en todo esto. Así, por ejemplo, cuando -en respuesta a la ruidosa portada del día 11 de julio- la fiscalía se apresuró a indicar que ningún informe o documento del sumario hacía la menor alusión a la nitroglicerina (con la lógica inferencia de que la declaración verbal de Sánchez Manzano era una evidente equivocación), El Mundo despliega su refinado duende periodístico para anunciar que ello “confirma que el dato clave que dio Manzano no está en el sumario” (M. Marraco, 12.7.06). Es más (editorial, EM, 12.7.06):

La Fiscalía de la Audiencia Nacional -es decir, Olga Sánchez; es decir, Javier Zaragoza; es decir, Cándido Conde-Pumpido; es decir, el Gobierno- emitió ayer una nota supuestamente dirigida a desmentir la rigurosa información publicada por este periódico sobre las contradicciones en torno al tipo de explosivo que estalló en los trenes. Pues bien, esa nota no sólo no refuta ninguno de los datos de EL MUNDO, sino que corrobora el más esencial. Dice la Fiscalía que «no existe ningún dato, indicio o prueba, directa o indirecta, en la causa penal que avale la afirmación de que había nitroglicerina entre los restos de las explosiones que se produjeron en los trenes». Lo mismo nos llamó la atención a nosotros […].

De modo que, siguiendo una inveterada tradición autocomplaciente, la lectura de El Mundo es que…

…la nota emitida por la Fiscalía de la Audiencia Nacional puso formalmente de relieve la contradicción entre la versión del jefe de los Tedax y el contenido del sumario –confirmando lo publicado por este periódico […] (editorial, 13.7.2006)

(más…)

SÁNCHEZ MANZANO: UN DÍA EN SU VIDA (y IV)

martes, agosto 10th, 2010

Sánchez Manzano: un día en su vida (y IV)

En la entrada anterior de esta serie, habíamos dejado el relato de Sánchez Manzano en el hallazgo de los detonadores, con un resto de explosivo, en la Renault Kangoo y, a través de ello, cómo se consiguió llegar hasta la empresa fabricante, que colaboró con la investigación facilitando sus listados para encontrar la empresa de donde había sido robado el material:

Desde ese momento se inician las investigaciones sobre lo que se encuentra en la furgoneta por parte de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos, que es a la que le corresponde hacer ese tipo de investigaciones, y con colaboradores expertos en este tema a las 72 horas conseguimos fijar el punto de salida de donde había sido sustraído el material explosivo, lo que se comunica inmediatamente a la Comisaría General de Información.

No sabemos lo que hizo Sánchez Manzano el resto de la tarde, aunque imaginamos que trabajó con el resto de mandos policiales que encabezaban la investigación, porque, como añade…

Se pueden imaginar el esfuerzo que se tuvo que hacer en esas 72 horas para llegar tan pronto a resultados tan positivos.

(más…)

LAS VEINTIUNA MENTIRAS DE LUIS DEL PINO (y VII)

sábado, mayo 1st, 2010

Con esta séptima entrada damos fin al estudio de las preguntas y respuestas que Luis del Pino tuvo a bien colgar hace unos días en Libertad Digital y que tan entusiásticamente fueron recibidas por sus fieles.

Sigue de la entrada anterior.

_________________________________________________

19. ¿Existe algún tipo de corroboración judicial a todas estas dudas sobre la masacre?

Luis del Pino dijo:

Sí. La propia Audiencia Nacional tuvo que eliminar otra de las pruebas fundamentales del caso (un coche de la marca Skoda Fabia que apareció en Alcalá de Henares tres meses después del atentado, cargado con más pruebas que apuntaban a los «islamistas») después de que las investigaciones periodísticas de El Mundo y Libertad Digital pusieran de manifiesto que se trataba de una prueba falsificada.

Asimismo, después de que el comisario de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, interpusiera una demanda contra varios periodistas del periódico El Mundo, un juzgado de Madrid dictaminó que las informaciones de este diario habían sido rigurosas y veraces. Finalmente, el propio hecho de que sólo 3 de los 116 detenidos por la masacre hayan sido condenados demuestra que la mayor parte de la instrucción del sumario (por no decir su totalidad) es un auténtico bluf.

Respuesta:

Luis del Pino MIENTE.

En esta respuesta hay dos partes bien distintas:

PRIMERO: El Skoda.

Que, para empezar, ni fue nunca una «prueba fundamental del caso» (1ª MENTIRA) ni la Audiencia Nacional lo «eliminó después de que las investigaciones periodísticas de El Mundo y Libertad Digital pusieran de manifiesto que se trataba de una prueba falsificada» (2ª MENTIRA). ¡En tan sólo 26 palabras!

(más…)

LAS VEINTIUNA MENTIRAS DE LUIS DEL PINO (V)

miércoles, abril 21st, 2010

 Viene de la entrega anterior:

==================================================

13. ¿Con qué pruebas se construyó entonces la versión oficial?

Luis del Pino dice:

Con los objetos encontrados en una furgoneta que apareció en Alcalá de Henares y con una mochila-bomba que apareció sin estallar 18 horas después de la masacre. La furgoneta de Alcalá fue inspeccionada en la mañana del 11-M por dos perros distintos, sin que detectaran ningún rastro de explosivo. Sin embargo, al ser llevada a dependencias policiales, apareció en la furgoneta un resto de dinamita Goma2-ECO. La mochila-bomba apareció también en dependencias policiales, concretamente en la comisaría de Puente de Vallecas. Es decir, las dos pruebas fundamentales del caso no aparecieron en los escenarios del crimen, sino en sendas comisarías, sin que exista ninguna evidencia de que procedían de los trenes o estaban relacionadas con lo que estalló en los trenes.

Respuesta:

 Luis del Pino MIENTE.

La investigación jurídico-policial reveló miles de pruebas contenidas en un Sumario de más de ciento veinte mil folios. La furgoneta Kangoo y la mochila de El Pozo (encontrada en la Comisaría de Puente de Vallecas) fueron las primeras pistas importantes que apuntaron a la culpabilidad del comando terrorista, liderado por Jamal Ahmidan -en cuanto a la autoría material- y a Emilio Suárez Trashorras -en cuanto a la colaboración necesaria para obtener los explosivos-, pero pronto fueron respaldados por otras pruebas: necrorreseñas, estudios de ADN, escuchas telefónicas, seguimientos por BTS, testimonios, reconocimientos visuales, confesiones de algunos de los detenidos, contradicciones en los testimonios de los acusados, etc.

(más…)

LAS VEINTIUNA MENTIRAS DE LUIS DEL PINO (IV)

lunes, abril 12th, 2010

Tras la necesaria digresión para ocuparnos de la serie de embustes de otro estupendo mentiroso, Antonio Iglesias, volvemos a retomar el Catecismo Conspiracionista de Luis del Pino donde lo habíamos dejado:

==================================================

 

10. ¿Quién dio la orden de destruir los trenes?

Luis del Pino dijo:

Tampoco se sabe. Nadie se atrevió a dejar constancia escrita de la orden de destrucción. Pero lo que sí existe es una orden del juez Del Olmo autorizando que se destruyeran todos los efectos no reclamados por las víctimas, efectos que hubieran permitido hacer ulteriores análisis. Aquellos efectos de las víctimas del 11-M fueron quemados en el vertedero de Valdemingómez.

Respuesta:

Es un CONJUNTO DE FALSEDADES, Sr. Del Pino.

Como ya se ha comentado en anteriores entradas, el artículo nº 326 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal dice así:

Cuando el delito que se persiga haya dejado vestigios o pruebas materiales de su perpetración, el Juez instructor o el que haga sus veces los recogerá y conservará para el juicio oral si fuere posible, procediendo al efecto a la inspección ocular y a la descripción de todo aquello que pueda tener relación con la existencia y naturaleza del hecho.

La conservación de los vagones afectados por las explosiones -que son, como ya se ha dicho, escenario, y no arma del crimen, como tantas veces se empeñan en decir los conspiracionistas- hasta la celebración del juicio oral era manifiestamente imposible, por razones de índole moral e incluso de Salud Pública -por contener sangre, restos humanos, etc-, por lo que el juez instructor procedió a ordenar inspecciones oculares, dictámenes periciales,  informes técnicos y extracción de las todas las pruebas necesarias.

(más…)

Titadyn, El Eterno Retorno (XII) por Rasmo

viernes, marzo 5th, 2010

Titadyn, El Eterno Retorno (XII) por Rasmo

Para mentís de agoreros contrincantes, que no se molestaron en comprobar si nuestro Foro seguía vivo, publicamos aquí la esperada siguiente entrada de las Aventuras de Tytadin, la roca de Sísifo de los tiempos modernos de nuestro amigo Rasmo

(Continúa del anterior capítulo)

La presente entrega constituye un excurso respecto del hilo principal, aunque espero que su conexión con los puntos tratados en las páginas inmediatamente anteriores quede fácilmente de manifiesto. En último término, pretendo ilustrar la actitud informativa de El Mundo y allegados, que considero deleznable, y el uso y abuso que hacen del pretendido carácter científico de “Titadyn” y de sus hallazgos.

En esta pieza seguiré mi costumbre de documentar cada una de mis afirmaciones de hecho en la medida de lo posible, aunque, sobre la base de tales hechos, admito que me permitiré alguna que otra inferencia más o menos especulativa, en las proximidades de una práctica que no goza de mi favor: la atribución de intenciones. Creo sinceramente que efectuaré atribuciones verosímiles y en cualquier caso más prudentes y articuladas que cualquier ejercicio de hermenéutica malévola al que nos tienen acostumbrados las fuentes habituales en todo lo que afecta a la versión oficial. Pero, sea como fuere, dado el carácter incidental y accesorio de estas reflexiones, su mayor o menor grado de acierto no tiene en última instancia gran influencia sobre la valoración de fondo que vengo desarrollando respecto al libro examinado.

(más…)

LA SENTENCIA (5): La «diligencia»

martes, octubre 13th, 2009

Viene de la entrada LA SENTENCIA: una madeja enmarañada

(Artículo colectivo)

La sentencia de la juez Lledó, en su quinto Presupuesto fáctico, no trata sobre ninguna anomalía que pueda ser achacable a Sánchez Manzano. El Mundo afirmaba, según recoge la juez en su sentencia:

Que los demandados sostienen que es imposible que el teléfono móvil TRIUM 110 hallado en la mochila de Vallecas guardase en su memoria la fecha y la hora para la que estaba programado en cuanto que este modelo borra los datos almacenados al ser retirada la batería, como aquí hubo de hacerse para extraer la tarjeta SIM, pues en tal caso se pierden la hora y la fecha; por lo que, razonan, cuando los Tedax vuelven a encender el terminal con una nueva tarjeta SIM, el teléfono en cuestión no podía mostrar en ningún caso la «hora real» pues la ha perdido al igual que la fecha establecida con anterioridad; y de haberse encendido el teléfono con la tarjeta original se hubiera perdido la señal de activación de la BTS Morata de Tajuña, lo que no ocurrió.

Además, decía El Mundo en el artículo:

Este dato fue recogido por Del Olmo en sus autos y por la fiscal Olga Sánchez en su escrito final de acusación.

Aunque «El Mundo» no lo menciona, casualmente, también la Sentencia de la Audiencia Nacional lo dio por hecho probado:

El teléfono móvil llevaba dentro una tarjeta de la compañía AMENA-AUNA con el número 652 28 29 63 y tenía programado el despertador a las 7:40 horas. (Hecho Probado 3.2)

Aquí, a priori, no existe ninguna disfunción o error que criticar, así que para merecer el amparo de las leyes van a presentar dos pruebas de una supuesta diligencia en la investigación: un perito que ha realizado un experimento de condiciones supuestamente similares a la apertura del móvil, el día 12 de Marzo de 2004, y el manual de instrucciones (libro de Condiciones Técnicas y Usuario) del móvil TRIUM 110.

(más…)

LA SENTENCIA: (4) Una madeja enmarañada.

sábado, octubre 10th, 2009

Viene de LA SENTENCIA:(3) Una mochila en la cocina.

(Artículo colectivo)

El presupuesto fáctico (hecho) nº 4 de la sentencia desestimatoria de la Juez Lledó (que, por tener un tamaño que nos obligaría a dividir este artículo en dos, no copiaremos aquí) considera como «hecho esencial» que, teniendo en custodia la sección Provincial de los TEDAX de Madrid la radiografía que se le hizo a la mochila-bomba hallada en la Comisaría de Vallecas en la madrugada del día 12 de Marzo de 2004…

«…habiéndose remitido oportunamente nota informativa al respecto por la Sección Provincial de Madrid de los Tedax a la Unidad Central, al Juzgado Instructor no se le dio conocimiento alguno de la existencia de la radiografía y la información que la misma revelaba… (Pg. 29)

En la entrada anterior sobre el Presupuesto fáctico nº 3 (Una Mochila en la Cocina), veíamos que la juez consideraba que el hecho esencial del episodio de la mochila radicaba en que «dos años después del atentado, y sin razón o causa conocida, la auténtica mochila aún no estaba en poder del Juzgado» (Pg. 28 de la sentencia). Recomiendo a quien no se haya leído el artículo que lo lea,  siquiera por encima, para poder comprender mejor lo que sigue.

(más…)