Posts Tagged ‘Libro «Titadyn»’

Titadyn, el eterno retorno (LIII) por Rasmo

lunes, octubre 14th, 2013

Titadyn, el eterno retorno (LIII) por Rasmo

(Continúa de la entrada anterior)

Las anteriores entregas han servido para mostrar el contenido preciso y constante de las explicaciones oficiales acerca de por qué resultaba imposible establecer la marca comercial de la dinamita que había estallado en los trenes. Básicamente, cuando se trabaja sobre meras impregnaciones, sin sustancia intacta, no es posible hallar todos los componentes ni sus respectivas proporciones, lo que impide ir más allá de una genérica denominación del tipo de explosivo.

Corresponde ahora, y en sucesivas entregas, acreditar que esa explicación es cierta, según todos los elementos a nuestro alcance, de modo que las pretensiones en sentido contrario de los críticos de la versión oficial se revelarán ayunas de todo sustento. El bloque argumental que aquí se inicia pretende mostrar que las objeciones de los comentaristas habituales son inatendibles ya que, por un lado, son inconsecuentes y, por otro lado, no se corresponden con hechos fácilmente constatables. Son inconsecuentes (aparte de sus fallos lógicos) en el sentido de que los propios críticos, y en particular los “peritos independientes” no son capaces en su propia praxis de hacer lo que aseguran que puede (más bien debe) hacerse; son, además, poco acordes con la realidad, en la medida en que un examen de la casuística y antecedentes en la materia desmiente los principales asertos que se aducen frente a la versión oficial. El análisis de restos explosionados (no de sustancia intacta) nunca ha sido una técnica infalible para la determinación de marcas comerciales, como los conspiracionistas alegan (con cierta confusión, por lo demás) repetidamente. Asimismo, de manera análoga a la reducción al absurdo, aplicar sus argumentos a casos reales, autóctonos y extranjeros, lleva a resultados inasumibles, lo cual, como mínimo, revela que sus posiciones carecen de solidez y están contaminadas de una parcialidad poco laudable.

(más…)

Cuando se refutaron a sí mismos y ni se dieron cuenta por Manel Gozalbo

lunes, marzo 5th, 2012

Publicamos aquí un comentario de Manel Gozalbo (miembro de Desiertos Lejanos, originalmente aparecido en Hispalibertas. Dada la calidad del artículo, que necesariamente se resentiría de los cambios que se pudiesen realizar, hemos creído oportuno, con el permiso del autor, presentarlo a nuestros lectores íntegramente y sin modificaciones.

Anteanoche, a eso de la 1, Luis del Pino y Carlos Sánchez de Roda (alias lesconil) publicaron a todo trapo en Libertad Digital una exclusiva sobre la localización de los restos de un foco de explosión del 11-M, es decir, chatarra sobrante de uno de los vagones donde, a diferencia del vagón redescubierto por Rodrigo Gavilán el mes pasado —y que ya había sido descubierto en 2009 por el propio Sánchez de Roda—, sí explotó una de las bombas. «Hallado uno de los focos de explosión del 11-M», se leía de parte a parte del monitor, y se mantuvo toooodo el santo día. Pinchaba uno ese enlace gigantesco y los autores contaban la historia de su fantástico descubrimiento, ilustrada con unas cuantas fotos. Mi más sincera enhorabuena a ambos, en especial a Sánchez de Roda, alma máter de la exclusiva (las malas noticias están abajo).

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XXVI) por Rasmo

martes, abril 5th, 2011

Titadyn, el eterno retorno (XXVI) por Rasmo

(Sigue de la entrada anterior)

Recordemos una de las reflexiones de García Abadillo, en su prólogo a «Titadyn«, dentro de la amplia cita que he denominado “texto de referencia” (recuérdese: es la exposición que hace Casimiro G. Abadillo, en las páginas 22 a 25 de dicho libro, bajo el epígrafe “El dato que llevó al Gobierno a la tumba”):

Si al final el atentado era obra de los islamistas, estaba claro que eso iba a actuar como revulsivo en contra del PP. Pero si el atentado era obra de ETA, Rajoy podía estar seguro de su triunfo frente a Zapatero. […] Aunque parezca obvio, no se puede desligar esta percepción (la seguridad de que la autoría, según fuera islamista o etarra, determinaría un triunfador en las elecciones del 14 de marzo) para entender todo lo que ocurrió durante las horas previas a ese día. Porque también ese mismo análisis se lo hicieron todos y cada uno de los policías que intervinieron en la investigación. Mejor dicho, todos los jefes policiales, cuyos puestos podían depender de que la victoria electoral fuese del PP o del PSOE.

¿“Aunque parezca obvio”? ¿“Obvio”? Esta es una de esas afirmaciones campanudas que el vicedirector de El Mundo se permite proferir con la despreocupada suficiencia de quien se considera exento de ofrecer nada parecido a una justificación.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XVIII) por Rasmo

lunes, diciembre 6th, 2010

Titadyn, el eterno retorno (XVIII) por Rasmo

Concluí la anterior entrega señalando tres de las imputaciones más rastreras que, de manera oportunista, se le volvieron a hacer a Sánchez Manzano con ocasión del embrollo de la nitroglicerina. Discutí las dos primeras y me faltaba por abordar la más importante, relacionada con la metenamina. Sobre esta sustancia ya he hablado largo y tendido, como cualquiera que me haya acompañado hasta aquí habrá podido observar. Intentaré ahora no repetirme demasiado, aunque el asunto da para tanto que no podré evitar explayarme de nuevo.

(más…)

LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA.-(3-a) EL «LAVADO» DE LAS MUESTRAS

sábado, noviembre 6th, 2010

LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA.-(3-a) EL «LAVADO» DE LAS MUESTRAS»

En la entrada anterior habíamos tratado de la doblez de los argumentos conspiracionistas, que les permite acosar a la inspectora TEDAX nº 17632 por hacer análisis y por no hacerlos; por remitir sin tardanza unas muestras a la Policía Científica y por realizar ella la investigación, hasta donde su laboratorio lo permite.

El mismo Iglesias que considera capacitado el laboratorio TEDAX para hallar las sustancias necesarias para determinar el tipo de explosivos utilizado en los atentados, apoya la querella por no haberlos enviado al de la Policía Científica (donde en el mejor de los casos hubiesen tardado de 8 a 14 días en emitir sus resultados), y sonríe con  la cobarde caricaturización del laboratorio TEDAX como «de la señorita Pepis«.

(más…)

TITADYN, EL ETERNO RETORNO (XVI) por Rasmo

miércoles, septiembre 8th, 2010

Titadyn, el eterno retorno, XVI por Rasmo

Tras publicar, el 11 de julio de 2006, la “exclusiva” que venimos comentando sobre las declaraciones de Sánchez Manzano y la nitroglicerina, El Mundo inició una campaña de continua presión periodística sobre el asunto, especialmente notable en los días inmediatamente posteriores. En el Prólogo de “Titadyn”, CGA resume en lo esencial los elementos que en su día publicó su periódico, de modo que el comentario de dicho Prólogo a este respecto nos llevará ineludiblemente a repasar una vez más la hemeroteca de El Mundo. Ello nos brindará la oportunidad de examinar de nuevo cómo investigan los auténticos reporteros.

En la página 20 de “Titadyn”, Don Casimiro nos desvela que en los días que siguieron a su pretendida “revelación” el propio Ministro del Interior, A. Pérez Rubalcaba, conversó en diversas ocasiones con el director de El Mundo para tratar de convencer a éste de que las manifestaciones del Sr. Sánchez Manzano no habían sido otra cosa que un simple error. No está mal conocer el dato. Hasta donde yo sé, la información original de El Mundo sólo hablaba en su día de explicaciones oficiosas ofrecidas por “Interior”, “el Ejecutivo”, “el Gobierno”, “fuentes de Interior”… (M. Marraco, EM, 14.7.2006) o, como mucho, “un alto cargo de Interior” (EM, 17.7.2006) o, incluso, “un alto funcionario” (CGA, EM, 17.7.2006). Ahora conocemos que ese “alto cargo” (o “funcionario”) era el más alto cargo. No pasa nada; a lo mejor, el vicedirector de El Mundo habla de episodios distintos. Sigamos.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XIII) por Rasmo

miércoles, julio 7th, 2010

Titadyn, El Eterno Retorno (XIII) por Rasmo

Sigue de Titadyn, el eterno Retorno (XII)

Hemos examinado en anteriores entregas cuánto ha dado de sí el asunto de la metenamina en contacto con una fértil y desinhibida imaginación. No obstante, si hemos de creer lo que el Sr. García Abadillo escribe en el Prólogo de “Titadyn”, nada de esto habría tenido demasiada trascendencia en ausencia de otro gran elemento. En efecto, nos aproximamos al meollo de todos los males: Sánchez Manzano y la referencia a la nitroglicerina en la Comisión de Investigación del 11-M. Así es como lo expone el vicedirector de El Mundo en “Titadyn” (pp. 17-18):

El asunto de los explosivos no habría despertado ninguna polémica si no hubiera sido por la torpeza del propio Sánchez Manzano. Efectivamente, el comisario jefe de los Tedax, en su comparecencia ante la Comisión de Investigación del 11-M, que tuvo lugar el 7 de julio de 2004, a una pregunta del diputado del PP Jaime Ignacio del Burgo sobre la composición del explosivo usado por los terroristas, respondió: «He dicho que los restos de los focos de las explosiones llegan a la unidad a las 12.30; se inicia su análisis y se obtienen los primeros resultados en torno a las 14.00 horas [del 11 de marzo]. En algunos casos (en concreto en ocho de los diez focos), no en todos, cuando se hace el análisis de los restos del foco de la explosión logramos encontrar restos de nitroglicerina, y la nitroglicerina es el componente de todas las dinamitas». Posteriormente, durante el mismo interrogatorio, pero esta vez a preguntas del diputado del Grupo Mixto José Antonio Labordeta, Sánchez Manzano volvió a insistir sobre el mismo tema: «A las 14.00 horas, como son muestras obtenidas en los restos que ha dejado la explosión, lo único que se puede averiguar es que es dinamita, porque lo único que se puede encontrar es nitroglicerina, que es componente común en todas las dinamitas».

¿Que el asunto de los explosivos no habría despertado ninguna polémica sin este incidente? Visto lo visto, me permito dudarlo. A algunos autores no les hace falta estímulo externo alguno para descubrir grandes misterios. De hecho, hemos comprobado en anteriores entregas que el asunto de la metenamina, en realidad, estaba ya resuelto en el seno de la investigación antes incluso de que empezara la algarabía mediática.

(más…)

LAS MENTIRAS DE ANTONIO IGLESIAS (I) por Rasmo

martes, marzo 23rd, 2010

El Sr. Iglesias, perito de parte designado por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M en el juicio presidido por Gómez Bermúdez, parece haber acogido con gusto su papel de químico de cabecera del conspiracionismo, prestándose de buen grado a declarar en procesos civiles y penales y haciendo el recorrido del circuito mediático habitual con toda clase de manifestaciones más o menos truculentas.

Desmontar todos y cada uno de los infundios que ha ido sembrando desde las páginas de su celebradoTitadyn” y que ha dejado caer por estudios de radio y televisión, es tarea ingrata y onerosa. Parte de ese trabajo avanza arrastradamente en mi serie “El Eterno Retorno” y habrá de continuar en el futuro inmediato a un ritmo no menos desesperante. Por fortuna, el perito preferido en la cofradía del agujero enigmático ha recalado en su destino natural, es decir, Libertad Digital, para ofrecernos una aproximación compendiosa a su recurrente argumentario. Sin perjuicio, como digo, de un pausado y minucioso desguace posterior, procede aquí ofrecer un primera respuesta a guisa de kit de primeros auxilios para que ninguna desprevenida víctima potencial se exponga con la mente desprotegida a determinada ponzoña intelectual de todo punto insalubre.

(más…)

LA SENTENCIA (9):La «marca» (hispánica) de los explosivos.

lunes, octubre 26th, 2009

Viene de la entrada anterior: LA SENTENCIA (8): Las muestras.

(Artículo colectivo)

Corremos el riesgo, en esta ya larga serie sobre la sentencia de la juez Lledó,  de repetir alguno de los puntos y dejarnos sin tratar otros, por tomar con demasiada linearidad los presupuestos fácticos de Su Señoría la juez Lledó.

Tal puede pasar al tratar sobre el Presupuesto nº 9, donde se mencionan temas ya suficientemente comentados, como la metenamina, la nitroglicerina, o la competencia de los diferentes laboratorios.

Pero queda un campo de análisis aún no explorado exhaustivamente, y lo suficientemente importante como para dedicarle una entrada completa: La marca de los explosivos.

No me cabe duda de que las cosas siempre se pueden hacer mejor. Y no se discute, como habrá visto quien haya tenido la paciencia de leer toda la serie, que los medios de la Policía Científica fueran superiores a los del laboratorio TEDAX. Según reza el oficio de la Policía Científica recabado en el marco de la demanda interpuesta por S-M contra El Mundo, “por orden de la superioridad, desde octubre de 2006, todas las analíticas referidas a explosivos, se realizan en los Laboratorios de la Comisaría General de Policía Científica”. Es obvio que esto supone la constatación (probablemente no ajena a la controversia suscitada en torno al 11-M) de que dichos laboratorios son los más adecuados. Pero cabe, por un lado, hacer la lógica deducción según la cual, si eso es así desde octubre de 2006 “por orden de la superioridad”, la práctica habitual debía de ser distinta antes de esa fecha. Por otro lado, que una práctica sea mejorable no convierte automáticamente a quien la lleva a cabo en reo de un delito. Como anécdota personal -a título de ejemplo- diré que, en mi trabajo, en una gran institución, a mediados del año 2001 aún empleábamos como procesador de textos la versión MS-DOS de Wordperfect, algo que, para emplear un adjetivo que CGA ha aplicado al laboratorio de los Tedax, siempre me pareció “tercermundista”. Pero a nadie se le ocurrió ni se le ocurriría afirmar que cualquier posible deficiencia derivada de aquel hecho nos convertía en criminales o convertía en criminales a mis superiores.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (IV)

viernes, junio 12th, 2009

Artículo anterior: Titadyn, el eterno retorno (III)

Hechas las anteriores consideraciones, analicemos uno de los aspectos de esa ecuanimidad y esa congruencia de geometría variable tan propias de los periodistas que nos ocupan, empezando por el principio.

El editorial de El Mundo del pasado 11 de mayo que acompañaba a la noticia que abrió la nueva temporada de caza conspiracionista, contenía el siguiente pasaje precautorio:

La respuesta a los escépticos es muy simple: EL MUNDO se limita a adelantar la principal conclusión de un trabajo científico de 500 páginas. No hay en él valoraciones políticas, especulaciones o consideraciones sobre el terrorismo. Hay datos empíricos, obtenidos científicamente y científicamente comprobables.

En la misma línea, Casimiro G. Abadillo insistía (EM, 1.6.09):

El valor del informe Iglesias, publicado por La Esfera como libro, es que no contiene elucubraciones, teorías o autos de fe, sino datos.

(más…)