Posts Tagged ‘Demanda por protección al honor’

Titadyn, el eterno retorno (XVII) por Rasmo

miércoles, noviembre 24th, 2010

Titadyn, el eterno retorno (XVII) por Rasmo.

Seguimos con el enjundioso asunto de la palabra mágica (“nitroglicerina”) mencionada por Sánchez Manzano en la Comisión del 11-M.

Repasando las ediciones de El Mundo de aquellos momentos (11 de julio de 2006, fecha de la “revelación”, y días siguientes), y atendiendo a la evolución del discurso conspiracionista de otros allegados entonces y con posterioridad, me llama la atención la tozudez con la que se niega o desacredita la posibilidad de que esa infausta alusión del Jefe de los Tedax no fuera otra cosa que un simple error.

Las razones aducidas para la duda por los enemigos de la versión oficial me parecen tan peregrinas y autorreferentes, acompañadas de no pocas dosis de la habitual barrabasada interpretativa, como para preguntarme dónde ha quedado aparcada la cordura en todo esto. Así, por ejemplo, cuando -en respuesta a la ruidosa portada del día 11 de julio- la fiscalía se apresuró a indicar que ningún informe o documento del sumario hacía la menor alusión a la nitroglicerina (con la lógica inferencia de que la declaración verbal de Sánchez Manzano era una evidente equivocación), El Mundo despliega su refinado duende periodístico para anunciar que ello “confirma que el dato clave que dio Manzano no está en el sumario” (M. Marraco, 12.7.06). Es más (editorial, EM, 12.7.06):

La Fiscalía de la Audiencia Nacional -es decir, Olga Sánchez; es decir, Javier Zaragoza; es decir, Cándido Conde-Pumpido; es decir, el Gobierno- emitió ayer una nota supuestamente dirigida a desmentir la rigurosa información publicada por este periódico sobre las contradicciones en torno al tipo de explosivo que estalló en los trenes. Pues bien, esa nota no sólo no refuta ninguno de los datos de EL MUNDO, sino que corrobora el más esencial. Dice la Fiscalía que «no existe ningún dato, indicio o prueba, directa o indirecta, en la causa penal que avale la afirmación de que había nitroglicerina entre los restos de las explosiones que se produjeron en los trenes». Lo mismo nos llamó la atención a nosotros […].

De modo que, siguiendo una inveterada tradición autocomplaciente, la lectura de El Mundo es que…

…la nota emitida por la Fiscalía de la Audiencia Nacional puso formalmente de relieve la contradicción entre la versión del jefe de los Tedax y el contenido del sumario –confirmando lo publicado por este periódico […] (editorial, 13.7.2006)

(más…)

LA SENTENCIA (10):

sábado, octubre 31st, 2009

Sigue de la entrada anterior: LA SENTENCIA (9): La «marca» (hispánica) de los explosivos

El décimo (y último) Presupuesto fáctico de la Sentencia Lledó descansa sobre las declaraciones de dos personas que, de grado o por fuerza, se convirtieron en estrellas e ídolos mediáticos del conspiracionismo: el Jefe provincial de los TEDAX Madrid, Cáceres Vadillo, y el líder espiritual y cabeza visible de los peritos conspiracionistas, Antonio Iglesias.

Ustedes serán conscientes de lo inseguro que resulta basar una condena o una absolución en testimonios, en lugar de pruebas físicas, o experimentos reproducibles.

Así, por ejemplo, durante un tiempo Cáceres Vadillo fue citado por los conspiracionistas por haber declarado que su primera impresión sobre el explosivo utilizado en los atentados, basándose meramente en el poder de detonación observado, fue que se hallaba en presencia de un explosivo de alta gama, como C3 o C4. Pese a que Cáceres Vadillo también incluía a la dinamita GOMA 2 ECO (con  la que él, personalmente, no tenía experiencia) como de alta gama, y pese a que pronto descartó, por el humo, que se tratase de C3 y C4, los conspiracionistas siguieron seleccionando la parte de sus declaraciones que más les interesaba, desechando las demás y, sobre todo, negando todas las pruebas físicas que se realizaron.

(más…)

LA SENTENCIA (9):La «marca» (hispánica) de los explosivos.

lunes, octubre 26th, 2009

Viene de la entrada anterior: LA SENTENCIA (8): Las muestras.

(Artículo colectivo)

Corremos el riesgo, en esta ya larga serie sobre la sentencia de la juez Lledó,  de repetir alguno de los puntos y dejarnos sin tratar otros, por tomar con demasiada linearidad los presupuestos fácticos de Su Señoría la juez Lledó.

Tal puede pasar al tratar sobre el Presupuesto nº 9, donde se mencionan temas ya suficientemente comentados, como la metenamina, la nitroglicerina, o la competencia de los diferentes laboratorios.

Pero queda un campo de análisis aún no explorado exhaustivamente, y lo suficientemente importante como para dedicarle una entrada completa: La marca de los explosivos.

No me cabe duda de que las cosas siempre se pueden hacer mejor. Y no se discute, como habrá visto quien haya tenido la paciencia de leer toda la serie, que los medios de la Policía Científica fueran superiores a los del laboratorio TEDAX. Según reza el oficio de la Policía Científica recabado en el marco de la demanda interpuesta por S-M contra El Mundo, “por orden de la superioridad, desde octubre de 2006, todas las analíticas referidas a explosivos, se realizan en los Laboratorios de la Comisaría General de Policía Científica”. Es obvio que esto supone la constatación (probablemente no ajena a la controversia suscitada en torno al 11-M) de que dichos laboratorios son los más adecuados. Pero cabe, por un lado, hacer la lógica deducción según la cual, si eso es así desde octubre de 2006 “por orden de la superioridad”, la práctica habitual debía de ser distinta antes de esa fecha. Por otro lado, que una práctica sea mejorable no convierte automáticamente a quien la lleva a cabo en reo de un delito. Como anécdota personal -a título de ejemplo- diré que, en mi trabajo, en una gran institución, a mediados del año 2001 aún empleábamos como procesador de textos la versión MS-DOS de Wordperfect, algo que, para emplear un adjetivo que CGA ha aplicado al laboratorio de los Tedax, siempre me pareció “tercermundista”. Pero a nadie se le ocurrió ni se le ocurriría afirmar que cualquier posible deficiencia derivada de aquel hecho nos convertía en criminales o convertía en criminales a mis superiores.

(más…)

LA SENTENCIA (8):Las muestras

jueves, octubre 22nd, 2009

Viene de la entrada LA SENTENCIA (7): A vueltas con la nitroglicerina.

 (Artículo colectivo)

Si continuamos progresando sobre los presupuestos fácticos -esto es, los hechos que considera demostrados la juez Lledó- llegamos ahora al º 8, que versa sobre la remisión, o mejor dicho  la no remisión, de las muestras de los focos de las explosiones a la Policía Científica, donde lo estaba esperando Manuel Escribano, el perito cuyo comportamiento genera no pocas suspicacias, para el Tribunal que juzgó el caso Bórico.

 

Dice la juzgadora (qué mal me suena esta palabra, pero vaya, dicen mis amigos abogados que puede usarse sin represalias por parte judicial):

Que no obstante carecer el Laboratorio de los Tedax de instrumentos cualificados para realizar una pericial científica eficaz sobre las muestras de los focos de las explosiones, el demandante lejos de remitirlos para su análisis a la Policía Científica, que sí contaba con los medios técnicos y humanos precisos para ello, designó expresa y exclusivamente a una perito de los Tedax para llevar a cabo la analítica referida, la cual, como ya se ha expuesto, no expresaba componente alguno detectado, justificando el demandante en el acto del juicio oral tal decisión en que nunca se habían enviado los restos no pesables de explosivos a la Policía Científica, que nunca se había hecho, cuando lo cierto es que, como revela el oficio remitido a estos autos por la Dirección General de Policía de fechas 21 y 26 de Enero de 2009, entre el año 2000 y 2006, la policía científica realizó por petición de los Tedax 116 informes mientras que los Tedax 72, y de estos 116 informes, constan que entre los años 2000 y 2006, ambos inclusive 10 informes lo fueron de sustancias no pesables, de restos de explosivo no pesable analizados por la policía científica.

(más…)

LA SENTENCIA (7): A vueltas con la nitroglicerina.

domingo, octubre 18th, 2009

Viene de la entrada LA SENTENCIA (6):  La mete… ¿qué?

(Artículo colectivo)

El Presupuesto fáctico nº 7 de la sentencia de la juez Lledó nos va a dar ocasión de argumentar en una entrada considerablemente más breve que las anteriores y que las que vendrán. Así que nos vamos a permitir el lujo de copiarlo en su integridad:

7) Que el demandante en un primer momento, concretamente en su declaración efectuada el 7 de julio de 2004 en la comisión de investigación parlamentaria, expuso que encontraron nitroglicerina y que este era un componente común en todas las dinamitas, con independencia de su nombre comercial (cuando lo cierto es que tal componente es incompatible con la goma 2 ECO), y posteriormente, tanto en el juzgado instructor en fecha 17 de julio de 2006, como en su testifical practicada en el juicio oral manifestó que la afirmación vertida por él en la comisión de investigación parlamentaria relativa al hecho de haberse identificado en los focos de las explosiones nitroglicerina era un error, una equivocación, asi como que los análisis llevados a cabo en la unidad de desactivación de explosivos son solo de caracter investigativo, no científico, por lo que no se puede dar composición del explosivo cuantitativa ni cualitativamente, ni marca comercial.

Puesto así, da la sensación de que Sánchez Manzano ha reconocido, en algún sitio, que los análisis que se podían hacer en el laboratorio de los TEDAX eran poco precisos, y que, incluso, ha llegado a confesar que por eso no se pudo determinar la marca del explosivo.

(más…)

LA SENTENCIA (5): La «diligencia»

martes, octubre 13th, 2009

Viene de la entrada LA SENTENCIA: una madeja enmarañada

(Artículo colectivo)

La sentencia de la juez Lledó, en su quinto Presupuesto fáctico, no trata sobre ninguna anomalía que pueda ser achacable a Sánchez Manzano. El Mundo afirmaba, según recoge la juez en su sentencia:

Que los demandados sostienen que es imposible que el teléfono móvil TRIUM 110 hallado en la mochila de Vallecas guardase en su memoria la fecha y la hora para la que estaba programado en cuanto que este modelo borra los datos almacenados al ser retirada la batería, como aquí hubo de hacerse para extraer la tarjeta SIM, pues en tal caso se pierden la hora y la fecha; por lo que, razonan, cuando los Tedax vuelven a encender el terminal con una nueva tarjeta SIM, el teléfono en cuestión no podía mostrar en ningún caso la «hora real» pues la ha perdido al igual que la fecha establecida con anterioridad; y de haberse encendido el teléfono con la tarjeta original se hubiera perdido la señal de activación de la BTS Morata de Tajuña, lo que no ocurrió.

Además, decía El Mundo en el artículo:

Este dato fue recogido por Del Olmo en sus autos y por la fiscal Olga Sánchez en su escrito final de acusación.

Aunque «El Mundo» no lo menciona, casualmente, también la Sentencia de la Audiencia Nacional lo dio por hecho probado:

El teléfono móvil llevaba dentro una tarjeta de la compañía AMENA-AUNA con el número 652 28 29 63 y tenía programado el despertador a las 7:40 horas. (Hecho Probado 3.2)

Aquí, a priori, no existe ninguna disfunción o error que criticar, así que para merecer el amparo de las leyes van a presentar dos pruebas de una supuesta diligencia en la investigación: un perito que ha realizado un experimento de condiciones supuestamente similares a la apertura del móvil, el día 12 de Marzo de 2004, y el manual de instrucciones (libro de Condiciones Técnicas y Usuario) del móvil TRIUM 110.

(más…)

LA SENTENCIA: (4) Una madeja enmarañada.

sábado, octubre 10th, 2009

Viene de LA SENTENCIA:(3) Una mochila en la cocina.

(Artículo colectivo)

El presupuesto fáctico (hecho) nº 4 de la sentencia desestimatoria de la Juez Lledó (que, por tener un tamaño que nos obligaría a dividir este artículo en dos, no copiaremos aquí) considera como «hecho esencial» que, teniendo en custodia la sección Provincial de los TEDAX de Madrid la radiografía que se le hizo a la mochila-bomba hallada en la Comisaría de Vallecas en la madrugada del día 12 de Marzo de 2004…

«…habiéndose remitido oportunamente nota informativa al respecto por la Sección Provincial de Madrid de los Tedax a la Unidad Central, al Juzgado Instructor no se le dio conocimiento alguno de la existencia de la radiografía y la información que la misma revelaba… (Pg. 29)

En la entrada anterior sobre el Presupuesto fáctico nº 3 (Una Mochila en la Cocina), veíamos que la juez consideraba que el hecho esencial del episodio de la mochila radicaba en que «dos años después del atentado, y sin razón o causa conocida, la auténtica mochila aún no estaba en poder del Juzgado» (Pg. 28 de la sentencia). Recomiendo a quien no se haya leído el artículo que lo lea,  siquiera por encima, para poder comprender mejor lo que sigue.

(más…)

LA SENTENCIA:(3) Una mochila en la cocina.

jueves, octubre 8th, 2009

Sigue de LA SENTENCIA:  (2) Los móviles de ETA.

(Artículo colectivo)

Es mi impresión que la sentencia desestimatoria (de la cual no pondremos aquí el correspondiente presupuesto fáctico, para no largar en demasía el artículo) de la demanda de Sánchez Manzano (en lo sucesivo, S-M), se articula en torno a cuatro puntos básicos:

1) Los demandados exponen hechos reales, no conjeturas:

La información contenida en los artículos enjuiciados es veraz en lo sustancial y no está basada en rumores ni en meras conjeturas. En esencia, ha quedado probada la sustancial conformidad con la realidad de los hechos expuestos o divulgados en ellos. (p. 26)

2) Esos hechos ciertos constituyen anomalías y disfunciones. 

3) A partir de unos hechos ciertos, considerados “anómalos”, es lícito plantear, esta vez sí, conjeturas o hipótesis, por chocantes que puedan parecer (de ahí la referencia a los GAL (p. 38):

[En cuanto a las expresiones de los demandados,] su razón de ser tiene su antecedente en los hechos y datos […] reputados como veraces, y sobre la base de los mismos los demandados aportan sus opiniones, exponen hipótesis, conjeturas y juicios de valor, los cuales dentro del contexto explicitado […] son […] fruto de una crítica periodística admisible ante una serie concatenada de hechos que revelaban anomalías y disfunciones de diverso signo y que ineludiblemente alcanzaban al demandante por el protagonismo que ostentó en su desarrollo. (p. 36).

4) Además, por último, los demandados no imputan categóricamente delitos, sino que los plantean de manera hipotética y potencial.

De otro lado, ninguno de los artículos atribuye categóricamente al actor una manipulación intencionada de las pruebas o la comisión de hechos susceptibles de constituir delito, pues no se afirma ello como un hecho cierto sino con potencialidad, como posibilidad presumible o presunta […] (p. 38).

(más…)

LA SENTENCIA: (2) Los móviles de ETA.

martes, octubre 6th, 2009

Sigue de: LA SENTENCIA:  (1) La agenda de Carmen Toro.

(Artículo colectivo)

El Presupuesto Fáctico número 2 de la Sentencia de la juez Lledó dice textualmente:

2) Que por los TEDAX se elaboran y remiten al Órgano instructor dos informes de fechas 10 de Abril y 9 de Mayo de 2006 , relativos a la investigación que se llevaba a cabo sobre la posible relación de ETA con el 11-M, y en los que se concluye que «NO hay relación en el modus operandi entre la utilización de los móviles por ETA y el modus operandi del 11-M», sin hacer la más minima reseña o mención del antecedente del Comando «Txirritia» desarticulado en Madrid y al que se incauto material informativo sobre telefono móvil diseñado como iniciador o temporizador del artefacto explosivo.

Y ello como resulta del informe de fecha 9 de Marzo de 2009 obrante en estos autos y remitido por la Dirección General de la Policia y la Guardia Civil que dice » con ocasión de la desarticulación del citado comando ETA en Madrid el 14.05.02, por parte de este Grupo de Información se instruyeron diligencias de las que entendió el Juzgado Central de Instrucción n° 1 de la Audiencia Nacional Diligencias Previas n° 179/02 en las que constan como efectos intervenidos, unas notas manuscritas en euskera referidas a los detalles de un dibujo manuscrito de un teléfono móvil manipulado para ser utilizado como sistema de iniciación de artefactos explosivos, significando que la autoría, tanto de las anotaciones como del dibujo, fueron atribuidos, mediante estudio realizado por el Servicio de Criminalística de la Guardia Civil, al miembro de ese comando de ETA Balbino Sáenz Olarra.

En este hilo seguiremos las andanzas de “El Mundo” mediante un criterio cronológico, pero no según la publicación de los artículos, sino la sucesión de los hechos.

(más…)

LA SENTENCIA: (1) La agenda de Carmen Toro.

domingo, octubre 4th, 2009

(Sigue de LA SENTENCIA: El imposible desempate. (0) Introducción)

Para mayor facilidad, las citas sacadas de la Sentencia de la juez Lledó irán en azul.

(Artículo colectivo)

Dice el Presupuesto fáctico nº 1 de la Sentencia de la juez Lledó sobre la demanda de protección al honor de Sánchez Manzano:

Que en el curso de la investigación policial sobre la trama de explosivos, la Guardia Civil interviene en un registro en Asturias una agenda a Carmen Toro, esposa del confidente Trashorras, que contenía un número de teléfono correspondiente al complejo de Canillas con la palabra “Manzano” al lado del mismo, lo que motivó que por el propio magistrado instructor se indagara al respecto y efectuase personalmente llamada telefónica a ese número, resultando que “Manzano” era el pseudónimo o alias utilizado por un inspector de policía, el cual facilitó tal número como contacto a dicha confidente.

Sobre esta cuestión declaró el demandante en la Comisión de Investigación Parlamentaria.

¡Un momento!  Carmen Toro ¿era confidente? De las declaraciones durante el juicio por el 11-M  de Carmen Toro y de “Manolón”,  el atribulado Jefe de Estupefacientes de Avilés, no se sigue eso, ni tampoco se deduce de que haya declarado ante un Policía y este le diera su teléfono, por si se le ocurría algo. Parece que los conspiracionistas, que declararon confidentes a casi todos los acusados y a medio centenar de testigos, con intención de probar que las fuerzas de Seguridad del Estado estaban involucradas, han introducido una cuña en el cerebro de la juez.

(más…)