Posts Tagged ‘César Vidal’

Titadyn, el eterno retorno (IXL) por Rasmo

domingo, octubre 13th, 2013

Titadyn, el eterno retorno (IXL) por Rasmo

En la anterior entrega comencé a tratar el examen de las críticas efectuadas respecto a las características técnicas del análisis de los focos de explosión de los trenes realizado por los Tedax, críticas que en buena medida aducían su falta de carácter “científico”, basándose para ello en unas declaraciones de Sánchez Manzano ante el juez del Olmo (17.7.2006). El acceso al acta de ese testimonio se recogió en El Mundo como una exclusiva revelación digna de los mayores honores de portada. Expuse entonces algunas inconsistencias de la argumentación conspiracionista sin necesidad de abordar el fondo del asunto, es decir, sin examinar siquiera el tenor de lo declarado por el que fuera Jefe de los Tedax. Llega ahora el momento de entrar en materia.

(más…)

LAS MENTIRAS DE ANTONIO IGLESIAS (y III)

domingo, marzo 28th, 2010

Sigue de la segunda parte

¿Qué vieron los Tedax en sus análisis de la mañana del 11-M?

¿Qué vieron, Sr. Iglesias? ¡Pero si la jefa del laboratorio respondió delante de usted! Fue durante la vista, en la sesión de 28.5.2007. Mire, mire:

Fiscal ZARAGOZA: ¿Recuerda usted qué componentes de dinamita se detectan?

Perito Tedax: Sí, en inorgánicos nitritos, nitratos y amonio, con lo cual la lectura es nitrato amónico, y en orgánicos, nitroglicol, con lo cual la lectura final es dinamita.

Cabe añadir que su testimonio fue confirmado por los cuatro TEDAX de la pericial conjunta

Defensa ZOUGAM: …me refiero a la analítica que les dieron a ustedes,  correspondiente a lo encontrado en los focos de explosión.

Perito: Eh…, sí, se lo digo por tercera vez, creo, que es componentes de la dinamita; que lo analiza el Grupo de Investigación de Explosivos de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos y NRBQ del Cuerpo Nacional de Policía.

Defensa ZOUGAM: ¿Y no les detallan los componentes?

Perito: En el informe no consta pero sí, nosotros lo sabemos porque lo hablamos allí y estábamos en la unidad.

Defensa ZOUGAM: ¿Y qué componentes dedujeron ustedes que había en… (n.t; no se oye el final porque lo tapa el perito)?

Perito:  Nos eh…, se nos comenta porque era conocido que era nitrato amónico y nitroglicol.

… quienes, por cierto,  también confirmaron que las periciales de explosivo intacto las efectuaba la PC y las de focos de explosiones el Grupo de Investigación de Explosivos de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos y NRBQ del Cuerpo Nacional de Policía.

A lo mejor es que le falla la memoria, como con las fechas de la Goma 2 EC. Tantos datos… uno ya no está para según qué cosas. O a lo mejor es que resulta más excitante adoptar un tono interrogativo misterioso à la Del Pino, como quien anuncia una peli de intriga. Supongo que, cuando uno se dedica a la ciencia ficción, acaban pegándose las maneras del oficio.

Los Tedax realizaron el análisis de las muestras que recogieron en los focos de explosión en la mañana del 11- M, pero según el protocolo estas muestras debían de haber sido analizadas por la Policía Científica.

Siempre me ha hecho gracia esta insistencia en “los protocolos” por parte de los conspiracionistas. Pero ver a un perito químico -sin la menor experiencia forense en el análisis de explosivos- pronunciarse sobre protocolos policiales en la materia me parece difícilmente superable. Por supuesto, el Sr. Iglesias nunca nos ha aclarado a qué protocolos se refiere. Quizá porque, en este punto, como en tantos otros, se limita a repetir lo que ha leído en la prensa.

Esta cuestión puede tratarse con toda la extensión que se quiera, pero aquí probablemente nos llevaría muy lejos. Para quien desee más detalles, me remito a lo expuesto en otros lugares. En efecto, ya se ha comentado que, a partir de la información con la que se cuenta, no parece acreditada la existencia de ninguna obligación legal al respecto (véase también la aportación de Manel Gozalbo). Por otro lado, si hemos de creer lo que la juez Lledó refleja en su sentencia desestimatoria de la demanda de S-M contra El Mundo [proceso en el que el Sr. Iglesias también declaró en defensa de sus patrocinadores], ni siquiera puede sostenerse que el envío de los vestigios explosionados fuera una práctica frecuente.

(más…)

LA SENTENCIA:(3) Una mochila en la cocina.

jueves, octubre 8th, 2009

Sigue de LA SENTENCIA:  (2) Los móviles de ETA.

(Artículo colectivo)

Es mi impresión que la sentencia desestimatoria (de la cual no pondremos aquí el correspondiente presupuesto fáctico, para no largar en demasía el artículo) de la demanda de Sánchez Manzano (en lo sucesivo, S-M), se articula en torno a cuatro puntos básicos:

1) Los demandados exponen hechos reales, no conjeturas:

La información contenida en los artículos enjuiciados es veraz en lo sustancial y no está basada en rumores ni en meras conjeturas. En esencia, ha quedado probada la sustancial conformidad con la realidad de los hechos expuestos o divulgados en ellos. (p. 26)

2) Esos hechos ciertos constituyen anomalías y disfunciones. 

3) A partir de unos hechos ciertos, considerados “anómalos”, es lícito plantear, esta vez sí, conjeturas o hipótesis, por chocantes que puedan parecer (de ahí la referencia a los GAL (p. 38):

[En cuanto a las expresiones de los demandados,] su razón de ser tiene su antecedente en los hechos y datos […] reputados como veraces, y sobre la base de los mismos los demandados aportan sus opiniones, exponen hipótesis, conjeturas y juicios de valor, los cuales dentro del contexto explicitado […] son […] fruto de una crítica periodística admisible ante una serie concatenada de hechos que revelaban anomalías y disfunciones de diverso signo y que ineludiblemente alcanzaban al demandante por el protagonismo que ostentó en su desarrollo. (p. 36).

4) Además, por último, los demandados no imputan categóricamente delitos, sino que los plantean de manera hipotética y potencial.

De otro lado, ninguno de los artículos atribuye categóricamente al actor una manipulación intencionada de las pruebas o la comisión de hechos susceptibles de constituir delito, pues no se afirma ello como un hecho cierto sino con potencialidad, como posibilidad presumible o presunta […] (p. 38).

(más…)