Llame, Don Luis.

El siguiente artículo es otra muestra más de lo que es verdaderamente Desiertos Lejanos; un esfuerzo entre todos contra las mentiras del 11-M. Esta colaboración viene de parte de nuestro forista conocido como «Inquietud», sin duda un gran artículo que merece la pena leer. Destinado a desmontar el Enigma Numero 24 -Llámame- de Luis del Pino.
Muchas gracias, Inquietud.

Actualmente se conoce con precisión de que forma y en que circunstancias se llegó desde la tarjeta SIM insertada en el teléfono móvil del artefacto explosivo desactivado en la madrugada del día 12 de marzo de 2004 en el Parque Azorín de Madrid hasta determinar que 7 teléfonos móviles se registraron en las inmediaciones de una antena de telefonía (BTS) que daba cobertura en Morata de Tajuña.

La tarjeta SIM lleva impreso el número de línea 652.28.29.63 y este número fue comunicado a la operadora de telefonía Amena aproximadamente a las 10:30 del día 12 de marzo de 2004 para avanzar la investigación previamente a la emisión del preceptivo mandamiento judicial (según consta en la declaración en el juicio del 11M del Director de Seguridad de Amena). De esta tarjeta no consta ninguna llamada realizada ni recibida ni por tanto su activación (según la misma declaración anterior, “una tarjeta activada es una tarjeta que ya ha hecho alguna llamada y en consecuencia ha tenido una comunicación y está registrada en la red.”), situación ésta a la que se refieren los operadores como de tarjeta “expedida”. A partir del número de línea se determina qué centralita de Amena (MSC/VLR) mantiene la información de la última localización del teléfono. Esta información incluye el número de línea, el IMEI (número que identifica de forma única al terminal telefónico) y la BTS (antena de telefonía móvil) con la que se estableció el contacto. Dicha información se registra por primera vez (IMSI Attach) al encender el teléfono y teclear el PIN de la tarjeta SIM, y se va actualizando periódicamente o cuando el móvil cambia de área de cobertura. En Amena se guardaron todos los datos de esa BTS y al conocerse que la tarjeta del artefacto formaba parte de un lote de 30 tarjetas se pudo determinar que 6 tarjetas más de ese mismo lote también estaban en situación de expedidas (no activadas) y habían quedado registradas el mismo día y en la misma BTS que la hallada en el artefacto desactivado en el Parque Azorín.

Estos datos de registro tienen la peculiaridad de que se trata de información temporal, que se mantiene únicamente durante 72 horas (en realidad y por la forma en que se gestiona la caducidad de esta información se mantiene entre 72 y 96 horas, como veremos).

A partir de la página 602 del Auto de Procesamiento de 10 de abril de 2006 se reproduce un “Informe pericial emitido por dos expertos en telecomunicaciones (telefonía móvil) fechado el 3 de abril de 2006” donde se explica lo referente a este registro, concretamente en el apartado F (páginas 607 y 608):

F) Informe o explicación del sistema que permitió fijar o registrar el encendido de determinados terminales y tarjetas SIM asociadas en un punto determinado de la red, y en concreto, las circunstancias en que se produjo la intervención de Amena con relación a las tarjetas registradas bajo la cobertura de la BTS de Morata de Tajuña, sin que se produjera su activación, y que pudieron ser empleadas como temporizadores para activar los artefactos explosivos de los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004. Siempre que un terminal con su tarjeta asociada está registrado en la red, lo hace a través de una BTS. La red a partir de ese momento tiene registrado en su central de conmutación correspondiente (MSC/VLR), la ubicación de dicho terminal, Celda en la que está acampado. Esta es la forma en la que la red sabe a donde tiene que encaminar una llamada dirigida hacia ese móvil. Si el terminal va realizando movimientos dentro de la red su posición se va actualizando. Si el terminal es apagado o se sale del área de cobertura de la red, la información no desaparece de forma inmediata, sino que en la MSC/VLR queda registrado durante un tiempo la última celda en la que ha estado acampado el móvil. Esta localización una vez que el terminal ha sido apagado puede ser obtenida de la MSC/VLR por personal especializado, obteniéndose la información de la última localización del número con su IMEI asociado. El operador AMENA mantiene en sus centrales de conmutación, esta información durante 72 horas desde que se produce el apagado de los terminales. Cada 24 horas la MSC revisa los usuarios registrados y aquellos que han alcanzado los tres días de inactividad son borrados. Lo hace mediante un «timer» de forma que se va decrementando y cuando llega a cero borra el número. De esta forma se obtiene la última BTS desde la que el número estuvo conectado con la red, encendido y bajo cobertura de Amena. De igual forma se puede obtener una ventana de fecha y hora en la que esto ocurrió, ya que en función de cuando se realiza la consulta y del valor del «timer» para ese número, se sabe el tiempo que le falta para desregistrarse y por lo tanto cuando fue la última vez que estuvo conectado. De los logs del operador Amena revisados se confirma que el último contacto con la red lo tuvo desde la BTS MD30243 (Morata de Tajuña) y que este contacto se produjo entre las 2:24 del 10/03/04 y las 2:24 del 11/03/04. El que las tarjetas no estuvieran activas significa que eran tarjetas que nunca habían realizado ni recibido ninguna llamada. Al tratarse de tarjetas de prepago, para su activación deberían haber realizado una llamada saliente que se hubiese contestado. A la vista del terminal recuperado, todo apunta a que los terminales tuvieron que ser encendidos y conectados a la red, con la introducción del PIN, para poder ser sincronizados y programar la alarma despertador de los mismos que haría funcionar el modo vibración del terminal. Sin realizar el encendido y la conexión de los mismos con el PIN es imposible acceder a esas opciones de menú del terminal. Al encender el Terminal e introducir el PIN para poder acceder al menú se produce el registro automático en la red siempre que el Terminal esté en una zona de cobertura.

Completando los detalles a partir de esta información podemos inferir que el procedimiento exacto seguido en Amena para gestionar el tiempo de inactividad debe ser muy similar al siguiente:

– Cuando la red detecta el encendido del teléfono móvil se genera una entrada en las bases de datos de la central de conmutación correspondiente en la que aparece un dato de “timer” con un valor inicial de 3.

– Cada 24 horas, sobre las 2:24 de la madrugada, se comprueba este “timer”. Si su valor es 0 se borra la información y en caso contrario se decrementa su valor en uno.

A un teléfono encendido el día 10 de marzo por la tarde se le asigna el valor 3 hasta las 2:24 del día 11. A esa hora su valor se cambia a 2 y permanece así hasta las 2:24 del día 12. En ese momento se cambia a 1 y permanece así hasta las 2:24 del día 13. El día 13 a las 2:24 se cambia su valor a 0 (en este momento la información tiene una antigüedad entre 48 y 72 horas según la hora de encendido) y se mantiene con ese valor hasta las 2:24 del día 14. Finalmente el día 14 a las 2:24 se borra la información (con una antigüedad entre 72 y 96 horas).

Como cabría la posibilidad de que, en realidad, se decrementase primero el “timer” y a continuación se borrase si su valor es 0 (con lo cual la información sólo estaría disponible entre 48 y 72 horas), es conveniente aclarar este detalle a través de la declaración en el juicio del 11M del Director de Seguridad de Amena:

Si, pero eso es el día 13, me dicen que hay un grupo de tarjetas que se han vendido exactamente igual que esa tarjeta; o sea, el grupo de tarjetas eran 30. Entonces, tenemos los datos y comprobamos a ver que qué situaciones están: 15 están activadas y 15 constan como expedidas. Entonces comunico, que las que constan como expedidas, tanto unas como otras, necesitamos con urgencia un mandamiento para ver dónde podemos encontrar los datos relacionados con las que constan como expedidas. Tengo en cuenta que la de Morata de Tajuña constaba como expedida aún habiéndose registrado con el PIN en la BTS. En consecuencia, todas las expedidas podían estar en la misma situación. Les comento a las personas que… a los inspectores que me han visitado, les comento que como muy tarde deberíamos tener un mandamiento sobre las 6 ó 7 de la tarde para poder hacer todas esas gestiones, dado que si el atentado terrorista fue el día 11 por la mañana, creíamos objetivamente que no disponíamos de más tiempo que desde las 18 ó 19 horas hasta las 24h. Si no llegaba en ese tiempo, nuestro trabajo iba a ser prácticamente infructuoso y por eso poníamos ese límite. Con la particularidad de que no sabíamos si encontraríamos algún dato teniendo en cuenta que los otros teléfonos podían haber sido manipulados con anterioridad y podían haber pasado las 72h.

El Director de Seguridad de Amena también declaró que la información de los teléfonos encendidos en la BTS de Morata estaba guardada pero podría haberse encendido en otras ubicaciones. Si la información estuviera disponible un máximo de 72 horas, la información de los teléfonos registrados el día 10 ya se habría borrado el día 13 a las 2:24 por lo que el hecho de tener de margen todo el día 13 nos permite deducir que la información esta disponible un mínimo de 72 horas.

En definitiva esta perfectamente demostrado que 7 tarjetas SIM (una de ellas la que se encontró en el artefacto desactivado en el Parque Azorín) se utilizaron para encender otros tantos teléfonos móviles entre las 2:24 del día 10 de marzo de 2004 y las 2:24 del día 11 de marzo de 2004 en el área de cobertura de la BTS de Morata de Tajuña.

Analicemos con esta información en la mano el enigma número 24 de Luis del Pino titulado “Llámame” publicado el 3 de abril de 2006.

Son pocos ya los hechos que nos quedan por desmontar en la versión oficial sobre los atentados del 11-M. Uno de esos pocos datos sobre los que aún no habíamos puesto la lupa del análisis es el relativo a las siete tarjetas telefónicas que supuestamente se activaron en la casa de Morata de Tajuña el día anterior a los atentados y que se utilizaron, al parecer, en la confección de siete de las bombas de los trenes.

No insistiré mucho en el uso tendencioso del lenguaje, pero vale la pena detenerse un momento en ello. El autor del artículo utiliza la expresión “versión oficial” que le permite englobar en un todo tanto los muchos rumores publicados el día 11 de marzo de 2004 como los informes periciales incorporados al sumario 20/04 así como insinuar que se intenta trasmitir desde los estamentos oficiales una narración divergente de la realidad del atentado. Asimismo, insiste en que su labor de «desmontar hechos» está casi completa, amén de que la utilización de la palabra «supuestamente” ya introduce nada sutilmente la duda sobre las pruebas obtenidas de Amena.

Es hora de que volvamos nuestra atención sobre ello. Vamos a ver si ese dato nos confirma, efectivamente, que alguien que residía en Morata participó en los atentados o si se trata, por el contrario, de una más de esa cadena de intoxicaciones en que está basada la versión oficial. Como el lector es inteligente, ya se imaginará cuál es la respuesta más probable. Sin embargo, le garantizo que el análisis le sorprenderá, porque esas siete tarjetas de Morata nos van a llevar a demostrar la falsedad de otro de los datos fundamentales del sumario referido a la mochila de Vallecas.

Luis del Pino, usando el lenguaje intencionado que le caracteriza, equipara una de las pruebas manejadas en la investigación policial y judicial de los atentados a una intoxicación situando además sutilmente en una posición incómoda a los lectores que no están de acuerdo con sus tesis (insinúa que no son inteligentes, un clásico ad hominem). En realidad a estas alturas de su serie de enigmas no resulta sorprendente, puesto que ya ha decidido a priori que dicha investigación no se corresponde con la realidad de los hechos.

Las tarjetas de Morata

¿Cómo llegó la Policía a la conclusión de que en Morata se activaron esas siete famosas tarjetas telefónicas? Acudamos a los primeros informes policiales incluidos en el sumario.

En el primer informe de diligencias policiales, que recoge las actuaciones realizadas entre el 11 y el 18 de marzo, la Policía afirmaba que: La investigación consiguió determinar que 15 de las primeras 30 tarjetas [llegadas al locutorio de Zougham] no se han activado nunca, y de ellas siete habían sido encendidas (marcar número de PIN sin realizar llamada) entre las 16:00 y las 19:00 horas del día 10 de marzo en las proximidades de Morata de Tajuña. Entre ellas estaba la tarjeta 652.28.29.63 [la encontrada en la mochila de Vallecas].

Dicho informe corresponde a las diligencias 1304/04 de la Brigada Provincial de Información de Madrid. La información de la hora de encendido es mucho más precisa que la proporcionada por Amena por lo que no es descabellado suponer que los investigadores manejaron algún otro indicio para determinar esa franja horaria. Indicio que tal vez no era lo suficientemente sólido en comparación con la prueba aportada por Amena o que pudo perder fiabilidad con el progreso de las investigaciones.

¿Cuál era ese indicio? No lo sabemos, pero en la página 567 del Auto de Procesamiento se puede ver el posible razonamiento seguido:

Teniendo en cuenta que la información permanece en los sistemas durante 72 horas, y el Informe pericial emitido el 3 de abril de 2006 (que se recoge íntegramente en otro apartado de este auto) señala:»De los «logs» del operador Amena revisados se confirma que el último contacto con la red lo tuvo desde la BTS MD30243 (Morata de Tajuña) y que este contacto se produjo entre las 2:24 del 10/03/04 y las 2:24 del 11/03/04″), en combinación con el viaje que se estaba realizando la noche del día 9 de marzo de 2004 hacia Madrid, de parte de los miembros de la presunta célula terrorista usuarios de tarjetas telefónicas significativas, permite considerar que las operaciones dirigidas a la preparación de los terminales telefónicos se efectuaron el día 10 de marzo de 2004 (y, presumiblemente, con luz suficiente -natural-, a fin de facilitar la labor y asegurar su objetivo).

En efecto, la determinación más precisa de la hora se habría hecho con base en una especulación basada en la premisa de la luz natural; una conclusión tal vez aventurada, pero nada más grave que eso. No hay nada particularmente extraño en ella, como pretende la suspicacia contumaz de Del Pino, que en el curso del artículo habla de contradicciones cronológicas que ni lo son en sentido estricto ni tienen la menor relevancia. Al menos Del Pino no intenta siquiera argumentar la relevancia de dichas discrepancias menores.

Sigamos con el artículo:

En el segundo informe de diligencias policiales, que abarca las actuaciones comprendidas entre el 17 y el 22 de marzo de 2004, la versión es ya menos explícita:

A partir de esos datos [el teléfono y la tarjeta encontrados en la mochila de Vallecas], se pudo identificar una serie de IMEI y de Tarjetas SIM que habían estado, alternativamente, colocadas en diferentes teléfonos, y que habían tenido diferentes intercambios de comunicación, o contacto. La característica más llamativa de dicho estudio estuvo en averiguar que algunas de ellas habían estado, juntas, en un periodo de tiempo determinado y el día antes de los atentados, en un mismo sitio que pudo ser centrado entre los términos municipales de Morata de Tajuña y Chinchón.

Por tanto, la Policía había determinado en una fase muy temprana de las investigaciones que siete tarjetas se habían activado en Morata el día anterior a los atentados, siete tarjetas que se supone que fueron utilizadas con sus correspondientes terminales telefónicos en otras tantas bolsas-bomba de los trenes.

Este informe que cita Del Pino habla de tarjetas SIM que “habían tenido diferentes intercambios de comunicación, o contacto” y que «habían estado en diferentes teléfonos», lo que no se corresponde con las siete tarjetas sin activar (que nunca realizaron ni recibieron ninguna llamada ni estuvieron en diversos teléfonos) por lo que el informe parece referirse a otras de las muchas tarjetas investigadas. Por ejemplo, en la página 623 del Auto de Procesamiento aparece lo siguiente:

El día 9 de marzo de 2004, tienen actividad mutua los teléfonos 652284025 asignada a Jamal AHMIDAN, bajo la cobertura de la calle Farmacia, zona Chueca de Madrid, con el número de tarjeta 653029577, de Rachid OULAD AKCHA, quien atendiendo a las coberturas de su teléfono a las 21.23 horas es detectado por el repetidor de Campillo de Arenas, Jaén.

Finalmente, ambas tarjetas son detectadas por la estación base de Morata de Tajuña, deduciéndose que Rachid OULAD AKCHA y Jamal AHMIDAN a las 00.31 del día 10.3.04 están juntos en la finca.

Señalemos también que este párrafo «menos explícito» no es una nueva versión de los hechos. Es simplemente una descripción que no entra en detalle. No se puede, a partir de ello, deducir ninguna contradicción.

Volvamos al artículo:

¿Cómo había llegado la Policía a la conclusión de que esas tarjetas habían sido activadas en Morata el 10 de marzo? Se supone que preguntando a las compañías telefónicas, pero ¿qué datos son, exactamente, los que Amena le dio a la Policía?

La respuesta a esta pregunta está contenida en un detallado informe en el que la UCIE le indica al juez Del Olmo el estado de las investigaciones a fecha de 29 de marzo de 2004. Ese informe se encuentra en el tomo 17 del sumario e incluye un Anexo III titulado «Informe conexiones telefónicas», donde la Policía explica más en detalle las averiguaciones:


5) INVESTIGACIONES EFECTUADAS SOBRE LOS TERMINALES Y LAS TARJETAS CITADAS EN LOS ANTERIORES APARTADOS.

5.1) Tomando como dato objetivo que el auténtico IMEI del terminal recuperado en la bolsa [de Vallecas] fuese el 350822350941947, se ha averiguado que fue encendido con la tarjeta 652 282 963 en su interior (sin hacer llamada alguna, por tanto sin activarse) bajo la cobertura de la BTS (Estación Base) de Morata deTajuña (con posterioridad al 09-03-04 a las 2 de la mañana, no pudiéndose precisar más ya que el día 12-03-04 fue analizada, teniendo constancia los sistemas de la actividad realizada tan solo en 72 horas)

5.2) El mismo procedimiento que se usó con la tarjeta 652 282 963 y el terminal 350822350941947, en el mismo lugar y periodo temporal, fue asimismo el utilizado con las siguientes tarjetas e IMEI, lo cual nos lleva a pensar que han sido de las utilizadas para la realización de los atentados [enumera a continuación las otras seis tarjetas y terminales de Morata]

El punto 5.1 no concreta con precisión la franja de tiempo en el que se registra el móvil bajo la cobertura de la BTS de Morata. Pero la información que da es justo la que puede darse sin comprobar el valor exacto que tenía el “timer” correspondiente a los días de inactividad del teléfono, sólo conociendo el algoritmo general de borrado que he descrito arriba.

Desafortunadamente para Del Pino, sabemos que se obtuvo una información mucho más detallada el día 12-3-04. En efecto, el Director de Seguridad de Amena declaró en el juicio lo siguiente: “Entonces continuamos localizándolo por otros medios hasta que a las nueve, nueve y pico de la noche… del día 12, ya identificamos que la tarjeta tenía un registro en una BTS de Morata de Tajuña. Y digo registro porque esa tarjeta nunca estuvo activada y nunca había hecho llamadas.”

Por ello como muy pronto el registro del móvil se pudo producir a partir el día 9-3-04 sobre las 2:24 de la madrugada (los registros anteriores a ese momento se habrían borrado el día 12-3-04 a las 2:24). Ahora sabemos que se puede precisar en un margen de 24 horas el momento del registro pero lo sustancial es que siete tarjetas pertenecientes a un lote determinado y que no estaban activadas se utilizaron en otros tantos teléfonos (sin realizar ni recibir llamadas) bajo la cobertura de la BTS de Morata de Tajuña y en una franja de tiempo similar adecuada a la programación de los temporizadores para los artefactos explosivos. Esta precisión se realizó posteriormente:

De los logs del operador Amena revisados se confirma que el último contacto con la red lo tuvo desde la BTS MD30243 (Morata de Tajuña) y que este contacto se produjo entre las 2:24 del 10/03/04 y las 2:24 del 11/03/04.”

Esto consta en el informe de 3 de abril de 2006 incluido en el auto de procesamiento.

En otras palabras: el día 12 de marzo a las 2 de la madrugada, Amena le dice a la Policía que la tarjeta 652282963 [la tarjeta de la mochila de Vallecas] se había encendido junto con otras seis tarjetas telefónicas bajo el repetidor de Morata en algún momento de las 72 horas anteriores, sin llegar a realizar llamada alguna.

Esta frase es totalmente incorrecta ya que la hora de las dos de la madrugada corresponde a la hora del borrado periódico de la información de localización en la central de conmutación de Amena y no a la hora en que se realiza la investigación como afirma Luis del Pino. Del Pino asume sin comprobarlo que el borrado se realiza continuamente (lo que se llama «algoritmo de ventana deslizante»), cuando la realidad es que el borrado se hace una vez al día, método mucho más práctico. Error garrafal, imperdonable en un ingeniero de telecomunicaciones.

Además afirma que Amena informa a esa hora no sólo de la tarjeta hallada en el artefacto sino de las otras seis tarjetas. Es muy importante notar cómo este punto de partida totalmente falso –al parecer Luis del Pino no se molesta en contrastar esta información clave– le permite a continuación obtener todo tipo de consecuencias contradictorias con los hechos conocidos; y es que es bien sabido en lógica cómo a partir de premisas que no son ciertas se puede deducir lo que queramos.

Ese párrafo del informe policial tiene una enorme importancia, porque nos dice dos cosas:

1) En primer lugar, que la consulta sobre la tarjeta de la mochila de Vallecas se realiza a las 2 de la madrugada del día 12 de marzo. Sin embargo, este dato contradice todo lo que sabemos acerca de la aparición de la mochila de Vallecas. ¿Cómo es posible que se efectuara esa consulta a las 2 de la madrugada, si la mochila de Vallecas no fue encontrada oficialmente hasta más o menos esa hora y no es desactivada hasta las cuatro o cinco de la mañana de ese mismo día? ¿Cómo se puede preguntar a las 2 de la madrugada por una tarjeta que no parecería hasta algunas horas después?

2) En segundo lugar, ese informe policial revela que esas tarjetas fueron encendidas en Morata en algún momento de las 72 horas anteriores a las 2 de la madrugada del día 12 de marzo. Es decir, esas tarjetas fueron encendidas en algún momento entre las 2 de la madrugada del 9 de marzo y las 2 de la madrugada del 12 de marzo. Lo cual equivale a decir que resulta perfectamente posible que esas tarjetas fueran encendidas en Morata después de los atentados.

Hay que volver a insistir en que la consulta sobre la tarjeta hallada en el artefacto se produce el día 12 de marzo pero no tiene por qué ser a las dos de la madrugada; puede producirse en cualquier intervalo entre las dos de la madrugada del 12 y las dos de la madrugada del 13. Así pues la supuesta contradicción encontrada se debe a una premisa que no es cierta.

En cuanto al segundo punto, sin apoyarnos más que en el «Informe conexiones telefónicas» incorporado en el informe de la UCIE de 29 de marzo de 2004 si que se podría argumentar sobre la posibilidad de que fueran encendidas en Morata después de los atentados (argumentación que con el resto de la información conocida actualmente queda descartada de raíz); sin embargo, como he dicho arriba, el informe del 3 de abril de 2006 es mucho más preciso, descartando que la tarjeta se haya activado después de las 2:24 AM del día 11.

De todas formas, la afirmación de Luis del Pino es manifiestamente insidiosa puesto que implica que alguien tuvo que conseguir siete tarjetas sin activar pertenecientes a un lote de 30 tarjetas entre las que se incluían otras tarjetas utilizadas por los presuntos terroristas (¿cómo logró tal hazaña?), luego encender siete móviles muy determinados en las proximidades de Morata de Tajuña posteriormente al atentado y finalmente colocar una de esas tarjetas en un artefacto ficticio destinado a ser desactivado por la policía. Todo ello consistente con las especulaciones de Luis del Pino pero totalmente inaceptable en la medida en que Del Pino –¡que raro!– no aporta la más mínima prueba.

La gravedad de los hechos que se derivan de este informe policial es enorme, porque esos hechos contradicen la historia oficial sobre la hora de aparición de la mochila y porque echan por tierra el dato de que siete tarjetas se encendieran cerca de la casa de Morata el día anterior a la masacre.

De gravedad nada. Lo que sucede con los “hechos” de los que habla Luis del Pino es que no tiene prueba alguna de ellos. Y como sabemos, el que afirma tiene que probar. Mientras tanto, sus especulaciones quedan al mismo nivel que las afirmaciones sobre la existencia del monstruo del lago Ness.

Tratemos de pensar en una explicación racional que no invalide la versión oficial sobre la hora de aparición de la mochila. Vamos a suponer, por ejemplo, que se trata de un error del informe policial: las horas de la madrugada siempre causan confusiones a la hora de asignarlas a un día u otro, así que vamos a suponer que la consulta a la compañía telefónica se realizó «por la noche» del día 12 de marzo, es decir, a las 2 de la madrugada del día 13 marzo. Si fuera así, eso querría decir que las siete tarjetas se encendieron en Morata en algún momento entre las 2 de la madrugada del día 10 de marzo y las 2 de la madrugada del día 13 de marzo. Eso seguiría dejando abierta la puerta a la posibilidad de que esas tarjetas hubieran sido activadas en Morata después de los atentados, pero serviría para evitar la contradicción con la hora oficial de aparición de la mochila.

Sin embargo, ese error resulta muy poco probable. La versión oficial nos dice que la mochila de Vallecas se encontró alrededor de las 2 de la madrugada del día 12 y se desactivó un par de horas después. Es decir, en la mañana del día 12 la Policía disponía ya de la tarjeta y el terminal telefónicos de la mochila de Vallecas, así que cualquier consulta a las compañías telefónicas se habría realizado a lo largo de ese día. No habría tenido sentido que esperaran a la madrugada del día siguiente.

Luis del Pino se ha buscado una “explicación racional” pero parece que no lo hace con la intención de explicar nada sino más bien para tratar de cubrir el expediente de explorar otras posibilidades que, por supuesto, le conducen a reafirmar su hipótesis. En realidad, lo que hace es cometer la falacia del falso dilema: sólo hay dos explicaciones, la mía y la que desinteresadamente he planteado como «explicación racional» de la versión oficial. Y como esta última es falsa, sólo queda la posibilidad de que la mía sea verdadera. Falso. Hay otras alternativas.

Entre ellas la que se antoja la verdadera explicación racional, que estaba, como he dicho, en una información mucho más precisa de la compañía Amena que Del Pino decide ignorar y que demuestra que los teléfonos se activaron antes de las 2:24 del día 11.

Por otra parte Luis del Pino no puede menos que saber perfectamente –y de esto no dice nada– que, de hecho, se libraron órdenes judiciales a las operadoras de telefonía desde el mismo día 12 de marzo de 2004. Dichas órdenes constan en el sumario con la fecha y hora de envío de las mismas. En particular, la petición de la orden al juzgado de instrucción No.6 se envía por fax el día 12 a las 14:25, según consta en el sumario, tomo 1, página 127 del archivo PDF; y el fax a Amena desde el juzgado se envía a las 16:48 del día 12, según consta en el mismo sumario, tomo 1, página 132.

Continuemos.

Pero, además, el propio informe de la UCIE, como vamos a ver, proporciona otra información que viene a corroborar que en realidad no hay ningún error y que lo que sucede es que no es cierto que la mochila de Vallecas fuera encontrada a eso de las 2 de la madrugada del día 12 de marzo.

¿Dónde se encontró la mochila?

En el sumario hay varios testimonios e informes en los que se indica que la mochila de Vallecas pasó por IFEMA antes de terminar recalando en la comisaría de Puente de Vallecas (donde luego sería encontrada, según la versión oficial).

Así, en el primer informe de diligencias policiales, de 17 de marzo, se afirma que:
A través del análisis que se realizó de la bolsa sin explotar encontrada entre los efectos llevados al recinto ferial, posteriormente trasladada a la Comisaría de Vallecas, y de ahí a los Servicios TEDAX, se averiguó que contenía un teléfono móvil.

Es decir, se afirma que la mochila de Vallecas pasó por IFEMA. Pero, si esa mochila fue descubierta en la comisaría, ¿cómo podía la Policía estar tan segura de que había pasado por IFEMA? Como ya saben los lectores de «Los enigmas», sólo la primera tanda de bultos de la estación de El Pozo pasó por IFEMA; todas las demás tandas de bultos del tren de El Pozo fueron directamente desde la estación hasta la comisaría. Entonces, ¿por qué no podía esa mochila haber ido directamente a comisaría desde El Pozo? ¿Qué dato tenía la Policía para afirmar que esa mochila estaba en la primera tanda de bultos, que sí que había pasado por IFEMA?

En el Auto de Procesamiento, a partir de la página 57 se recogen las declaraciones del Inspector-Jefe del C.N.P. que se responsabilizo del traslado de los efectos en la Estación de El Pozo. A continuación, en páginas 61 y 62 se recogen las declaraciones realizadas el 1 de julio de 2004 por dos de los policías que intervinieron en el traslado de los efectos. Finalmente a partir de la página 62 se recogen las declaraciones realizadas el 15 de marzo de 2006 por el resto de policías que intervinieron en el traslado de los efectos.

Pese a la dificultad de establecer una secuencia de hechos exacta a partir de todas estas declaraciones se comprueba que la totalidad de las diecisiete bolsas que se inventariaron en la comisaría de Puente de Vallecas pasaron por IFEMA. Aun suponiendo que el traslado de los efectos ocurriera en más de un viaje, en el primero de ellos debieron ir la mayoría de bolsas y ninguno de los policías ha declarado que llevara efectos directamente de la Estación de El Pozo a la Comisaría de Puente de Vallecas. De todas formas, entre tantas idas y venidas no se puede descartar completamente la posibilidad de que alguna bolsa con efectos hubiera se hubiera llevado a la Comisaría de Puente de Vallecas sin haberla descargado en el IFEMA pero no dejaría de ser un detalle insustancial y, por supuesto, no demostrado.

El informe de diligencias simplemente da una información descriptiva que se ajusta a la secuencia fundamental de los hechos (es decir que salvo alguna posible excepción se llevaron los efectos de la Estación a IFEMA, que permanecieron allí un tiempo y finalmente se trasladaron a la Comisaría de Puente de Vallecas donde se realizo el inventario); de ninguna manera se corresponde esto con lo que afirma taxativamente Del Pino.

Esta misma afirmación vuelve a realizarse en el segundo informe de diligencias policiales, de fecha 22 de marzo:

… en total se produjeron DIEZ EXPLOSIONES, a las que había que unir otras dos que fueron provocadas por Equipos TEDAX en bolsas, no explosionadas, que fueron encontradas, y una que fue localizada entre los efectos recuperados en los lugares de los hechos, y trasladados a los recintos de IFEMA y que, desde allí, fue remitida a la Comisaría de Policía de Vallecas. Esta bolsa fue intervenida por equipos TEDAX que procedieron a su estudio y análisis. De nuevo, la pregunta es la misma: ¿cómo sabía la Policía que la mochila pasó por IFEMA?

El misterio lo desvela el informe de la UCIE de fecha 29 de marzo al que hacíamos referencia en el apartado anterior. En ese informe, la Policía le comunica al juez Del Olmo, textualmente, lo siguiente:

2) APARICIÓN DE UNA BOLSA SIN EXPLOTAR. Entre los efectos recuperados de la Estación del Pozo y trasladados seguidamente al Pabellón 6 de IFEMA, fue localizada una bolsa de deportes de loneta, en cuyo interior se hallaba:

– Un detonador eléctrico del número 5, con dos mordazas y cápsula de cobre, fabricado por Unión Española de Explosivos,
– Un cargador de red a energía eléctrica, para teléfono móvil.
– Un teléfono móvil, marca TRIUM, unido a explosivo compuesto por diez kilos y ciento veinte gramos de sustancia, identificada como Goma-2/ Dinamita, con el logotipo ECO,
– 640 gramos de diversos elementos de tornillería y clavos que actuarían, en su caso, como metralla.

La bolsa fue posteriormente remitida a una Comisaría de Policía y el artefacto, que estaba programado para explosionar a las 07:40 horas del día once de marzo, fue neutralizada por los artificieros del TEDAX.

Es decir, aquella mochila de Vallecas fue encontrada, en realidad, en IFEMA. Es allí donde se detecta aquella bolsa-bomba, mucho antes de la hora oficial en que nos dicen que se encontró. Y es sólo después de detectar esa bomba que se decide trasladarla a la comisaría de Puente de Vallecas.

Luis del Pino establece a través de una interpretación sesgada de las palabras del informe la secuencia de hechos que a él le interesa, identificando cronología con sintaxis. Deduce que puesto que se inserta el dato de que se localizó la bolsa de deportes entre los efectos recuperados en la Estación del Pozo y se describe su contenido sintácticamente entre el traslado a IFEMA y el traslado a la Comisaría de Puente de Vallecas, es que fue en el IFEMA donde fue encontrada. No sólo no tiene ninguna lógica y es totalmente insostenible, en ausencia de evidencia, que una vez localizada una bolsa con un artefacto explosivo se remita a una Comisaría de Policía para neutralizarla, sino que no se puede deducir del párrafo citado que la bolsa haya aparecido en IFEMA, algo que ese párrafo no afirma y que es contrario a la declaración de una decena de policías. En este párrafo no hay una secuencia temporal. Esto se pone de manifiesto ante una contradicción que Del Pino no ve: si la secuencia sintáctica es estrictamente temporal, ¿cómo se explica el hecho de que se detalle antes la descripción del contenido de la bolsa de deportes que la información de su neutralización?

Es por eso que sí que pudo realizarse la consulta a la compañía telefónica a las 2 de la madrugada de aquel 12 de marzo: porque la Policía podía perfectamente disponer ya de la tarjeta telefónica contenida en esa bolsa que, en realidad, había sido detectada algunas horas antes de lo que nos dijeron.

Hasta aquí, todos los datos están extraídos de los informes policiales contenidos en el sumario judicial. Pero además contamos con testimonios de personas que estuvieron en IFEMA aquella tarde del 11 de marzo y que cuentan cómo se produjo una alarma de bomba en algún momento entre las 19:30 y las 21:00, alarma que motivó la presencia de un equipo de desactivación de explosivos con perros que (según dicen) no encontraron nada. Esa labor de rastreo de explosivos con perros en IFEMA no está reflejada en el sumario. ¿Se ha molestado alguien en informar de ese episodio al juez instructor?

El episodio no es baladí, porque ¿cómo pudo producirse esa alarma de bomba, si no es porque alguien abriera algún bulto y viera algo raro en su interior? ¿Quién llamó a ese equipo de desactivación de explosivos y qué fue lo que motivó la llamada? ¿Quiénes acudieron a IFEMA a realizar esa inspección?
¿Fue antes o después de que los bultos de El Pozo salieran hacia la comisaría de Puente de Vallecas, lo cual se produjo en torno a las 21:00?

Luis del Pino convierte un rumor acerca de una bomba en un hecho incontestable. La única constancia de esa amenaza de bomba es la declaración de la Directora del Instituto Anatómico Forense de Madrid en la Comisión de Investigación del 11M. En la página 31 del documento enlazado puede leerse: “Pero igual que en un momento determinado alguien me dijo que teníamos por allí puesta una mochila con una bomba y que había perros rastreando y yo dije: Ni caso, nosotros a lo nuestro. No me pregunten ni quién me lo dijo, ni en qué momento.”

Independientemente de la base real que pueda tener ese comentario de alguien indeterminado, la única explicación que le encuentra es que alguien se dedico a abrir las bolsas y vio algo raro en su interior. No sé si el autor del artículo tendrá alguna prueba de la “presencia de un equipo de desactivación de explosivos con perros” pero tampoco tendría nada de extraño puesto que podrían estar asegurándose de
que no se había trasladado ningún artefacto o bien alguien con muy pocos escrúpulos podría haber realizado un falso aviso de bomba. También podría ser que un bulto abandonado en algún rincón se hubiera confundido con una posible bomba… sin abrir dicho bulto. ¿Cuántas falsas alarmas de bomba hay en los aeropuertos por una situación similar? ¿Y no entra dentro de una posible explicación lógica que por la tarde, después de un atentado tan brutal, la gente sea excesivamente suspicaz y vea bombas donde no las hay? ¿No les pasó a ustedes, cuando viajaban en tren en los primeros días después del 11-M, que miraban a todos lados intentando descubrir objetos sospechosos? ¿Cómo es posible que Del Pino no halle otra explicación que la de que alguien abrió un bulto y vio una bomba? ¿De verdad nos está diciendo que no existen las falsas alarmas?

Ítem más: si alguien ya había localizado la bomba observando el interior de un bulto, ¿qué hacían ahí los perros, cuyo cometido es precisamente localizar bombas? ¿Se llama a los perros para que localicen una bomba ya localizada? Pues no. A quienes se llama en esos casos es a un equipo de TEDAX, no a los guías caninos. Dos grupos distintos que, por cierto, Del Pino parece confundir al hablar de equipos de desactivación con perros. Por lo demás, por la vista oral han desfilado incontables miembros del Tedax. Ni uno solo de ellos ha declarado haber sido enviado a IFEMA por una alarma de bomba. Tampoco sus superiores tienen noticia de ese hecho.

Es absurdo, a partir de simples rumores y de hechos no probados que además tienen explicaciones alternativas mucho más racionales, saltar a las conclusiones a las que salta Luis del Pino.

Conclusiones

Los propios informes policiales nos permiten afirmar dos cosas. En primer lugar, que no existe constancia alguna de que las famosas siete tarjetas de Morata fueran activadas antes de los atentados. En segundo lugar, que la mochila de Vallecas no sólo no estuvo nunca en los trenes, sino que tampoco fue encontrada en Vallecas, ni tampoco fue encontrada a la hora que nos dijeron, sino varias horas antes.

Como hemos visto, estas conclusiones son insostenibles. Luis del Pino obvia las reglas del razonamiento para dar alas a una portentosa teoría de manipulación de pruebas. En lugar de seguir la senda de la lógica que dictaría que un registro en la red de un teléfono móvil hallado en un artefacto explosivo procedente de uno de los trenes es improbabilísimo que sea posterior al atentado, Del Pino razona que puesto que cabría la posibilidad de que se registrara posteriormente esto implica que el propio artefacto es una prueba falsa. Sin una sola prueba, entre todas las explicaciones Del Pino no sólo elige la más inverosímil, ¡sino que descarta sin explicación las otras alternativas! ¿Desde cuándo, a partir de la afirmación «Juan llegó a casa entre las cuatro y las seis» se puede deducir sin lugar a dudas que Juan llegó a casa después de las cinco? Pues no otra cosa hace Del Pino. Y esto sin hablar de cómo ha ignorado la información más precisa que no conviene a su tesis.

La conclusión de Luis del Pino ya era interesada y falsa en su momento, al haber omitido datos fundamentales, y mucho más hoy en día que está demostrado que los móviles se registraron en la red antes de los atentados y que está plenamente acreditado judicialmente que el artefacto desactivado en el Parque Azorín estuvo en los trenes y fue encontrado durante la madrugada del día 12 de marzo de 2004 en la Comisaría de Puente de Vallecas.

Aquella mochila fue, muy probablemente, depositada en los recintos feriales de IFEMA, localizada varias horas antes de la hora oficial de aparición y trasladada a comisaría sólo después de saberse que contenía una bomba.

¿Por qué ese retraso en la comunicación de que había aparecido una bolsa-bomba en IFEMA? ¿Quién podía tener interés en retrasar ese hallazgo unas horas? ¿A quién se le comunicó la existencia de esa bomba, y a quién se le ocultó que esa bomba había aparecido? ¿Quién estuvo a cargo de la custodia de esa bolsa entre su hora de aparición «real» y la hora de aparición «oficial»? ¿Tuvo alguien oportunidad de manipular su contenido? Pero, sobre todo, la pregunta fundamental es: ¿quién depositó esa bomba en IFEMA?

No habiendo ninguna prueba que dé la más mínima verosimilitud –y sí muchas que se la quitan– a la afirmación de Luis del Pino, las preguntas que formula carecen de todo sentido. Es como preguntarse por el color de los ojos de los marcianos. Primero hay que establecer que los marcianos existen.

Pero es que además el asunto no tiene sentido desde un punto de vista cronológico. Aún suponiendo que la mochila hubiera sido hallada en IFEMA a media tarde, ¿qué es lo que se habría alterado? Lo más probable es que nada en absoluto. Los objetos llegaron a IFEMA sobre las 16:30-16:45 (testimonio de, entre otros, el agente con carné 87.141, Auto de Procesamiento, pag. 62) y fueron recogidos entre las 20:30 y las 21:30 horas. Al mismo tiempo, entre el hallazgo y la desactivación de la bomba de Vallecas transcurrieron unas tres horas. Es decir que si se hubiese encontrado la bomba en seguida, sobre las 17:00 (dando un lapso para descargar los efectos), es razonable pensar que no podría haberse desactivado hasta las 20:00. Hasta esa hora no se sabría nada sobre la bomba. Desde luego, no se sabría antes de esa hora el tipo de explosivo, ni se habría hecho la menor indagación sobre el detonador o la tarjeta SIM. Y no habría ningún dato objetivo que extraer hasta que se realizaran pruebas de laboratorio e indagaciones. Hacia las 20:20, Acebes estaba realizando su segunda comparecencia; es muy improbable que en ese momento hubiera habido información relevante que le hubiera hecho cambiar sus palabras. ¿Qué podría haber cambiado además de ello? Cuesta mucho trabajo imaginarlo. Típicamente, Del Pino no nos cuenta cuál es la relevancia de ese supuesto ocultamiento de unas pocas horas. Y seguramente no lo dice porque ni a él se le ha ocurrido qué relevancia puede tener.

A estas alturas, pocas dudas caben ya acerca del inmenso ejercicio de manipulación que se puso en marcha aquel 11 de marzo. Aunque aún nos queda mucho por averiguar. Y necesitamos el testimonio de las personas que vivieran los hechos aquella jornada. Si estuviste en IFEMA, si viste algo raro, si tuviste conocimiento de algún dato relacionado con esa mochila de Vallecas, llámame.

¿Inmenso ejercicio de manipulación? Acabamos de ver que Del Pino no nos ha dicho la relevancia del mismo. Entonces, ¿cómo concluye que es inmenso? Muy fácil: actúa como el prestidigitador que escamotea un paso del razonamiento, confiando en que sus lectores no se den cuenta.

En todo caso, hace meses de este enigma. Que sepamos, nadie ha llamado a Del Pino; al menos éste no lo ha hecho público. Y es que en el momento de escribir este texto, con el juicio de los atentados del 11M celebrándose con total normalidad y basándose en ese sumario que para Del Pino no tiene valor (Gómez Bermúdez ha dicho hace poco: «si no está en el sumario, no existe»), pocas dudas caben acerca de quién está manipulando realmente. La investigación de los atentados del 11M ha sido de una complejidad enorme agravada por el hecho de que varios de los presuntos terroristas se suicidaron y ninguno de los procesados actualmente se haya autoinculpado –sin olvidar que ya ha habido una sentencia firme relacionada con los hechos– por lo que siempre quedarán muchos detalles por averiguar. Cosa muy distinta es verter multitud de insidias y sospechas sin fundamento sobre la policía y las instituciones basándose únicamente en exprimir la imaginación sobre las inevitables imperfecciones que tiene toda investigación. ¡Que los árboles no nos impidan ver el bosque!

231 Responses to “Llame, Don Luis.”

  1. estamostrabajandoenello dice:

    Yo vi un documental (no recuerdo el nombre) en un canal digital de estos, sobre las causas del derrumbre (no exactamente la misma causa para cada torre, pues los impactos fueron diferentes, pero el factor principal que aducían era las altas temperaturas generadas por el fuego, y la poca resistencia al calor de un material en concreto cuya utilización fue revolucionaria en su época, cómo las torres en sí, según decían). No puedo opinar sobre el documental porque soy un ignorante al respecto, pero sí que era lo suficientemente detallado y explícito en su teoría como para que un experto dé su opinión. Siento no recordar el título

    Pepe, con lo del «rejo» me refería a la parte de mí que es algo conspiranoica (es una expresión de mi tierra que intuyo se refiere a los tentáculos del pulpo), especialmente cuando se trata de personas con mucho poder, sobre todo aquellos que sienten en el fondo de su alma que «lo que uno tiene es lo que se merece». Gracias por su recomendación; leer e informarse es fundamental, por supuesto, así lo haré en cuanto pueda (de hecho me gustaría informarme al máximo de todos los «manejos» yanquis, y también europeos, durante el siglo XX). Si yo no contesto a sus cuestiones es porque no tengo información, ni para afirmar ni para rebatir. Pero sí insisto en que si hay pruebas contundentes, por qué nadie ha denunciado nada en los tribunales (Estulin, por ejemplo, que dice que si nadie se ha metido con él es porque saben de lo contundente de sus pruebas)

  2. lejianeutra dice:

    Video evidence also showed unambiguously that the collapse progressed from the top to the bottom, and there was no evidence (collected by NIST, or by the New York Police Department, the Port Authority Police Department or the Fire Department of New York) of any blast or explosions in the region below the impact

    Curiosamente el documental Loose Change, la Biblia de estos tipos, muestra supuestas explosiones que se fueron produciendo en una de las Torres por debajo del punto de impacto del avión, conforme el edificio se iba derrumbando.

    Lo más gracioso es que, aparte de la poca magnitud de esas supuestas explosiones, como prueba de que fueron varias te pone la misma pero vista desde distintos angulos mientras la voz en off va diciendo «aquí, aquí y aquí».

  3. Y mientras tanto el artículo de Inquietud sin comentar. ¿No hay un solo conspiracionista que se atreva a defender el Enigma del Jefe Máximo?

  4. Pepe dice:

    Urodonal, ¿que son los teletubis?, ¿que son los Pokemon? Mi edad es lo sufucientemente grande como para no conocer mínimamente esas realidades. ¿Que pintan en esta discusión? ¿Que edad tienes usted que me tutea?

    Arean,

    Bueno, bueno, bueno, así que el derrumbe se inició en cada una de las torres en el piso donde se estrellaron respectivamente los aviones y se produjo de arriba abajo según cada sección va llegando al suelo y no en la basada y de abajo arriba como en las demoliciones controladas normales, legales. Arean, eso sirve para demostrar que no fue una demolición convencional, no que no fue una demolición Y luego dice que ni el NIST ni la policía de Nueva York ni los bomberos han encontrado evidencias de que hubiera habido explosiones por debajo de los pisos donde se inició el derrumbe. Vaya por Dios, o sea que lo que vemos todos en las fotos y en los vídeos disponibles públicamente no son explosiones. Yo las veo simplemente viendo un video de los que abundan sobre el 11S y leyendo las declaraciones de los bomberos (bum, bum, bum), declaraciones que por cierto han sido retenidas durante años por cuestiones legales, manteniendolas fuera del alcance del público. Vamos, que los hierros fundidos de la base son consecuencia del desplome. ¿No será que no han querido verlo? A ver, Arean. ¿Quién paga al NIST? El gobierno americano. ¿Que juez le ha requerido a la policía y a los bomberos de Nueva York que diga lo que sabe? Ninguno, en Nueva York no ha habido Juez del Olmo ni fiscal Sanchez ni Juez Bermudez. No me extraña que el NIST por su cuenta no haya recogido ninguna evidencia de explosiones, y tampoco las haya recibido de la Policía ni los bomberos. Su responsabilidad, la del NIST que es un organismo que estudia los edificios desde el punto de vista civil y científico, no cubre andar pidiendo informes a la policía como si tuviera autoridad judicial. ¿Que no puede ser que no haya ningún proceso judicial abierto sobre la cuestión? Pues sí puede ser. Es más, ese es el caso. ¿Por qué? ¿Como es posible? Buena pregunta. La misma que se puede hacer cualquiera sobre el 7J. Y sobre todo, desde luego ellos, el NIST, no serán los que presenten pruebas que van contra su teoría. Lean a Griffin. Arean, sus argumentos son esta vez un tanto precarios, lo hubiera hecho mejor Fumanchu con su lógica «aplastante documental-televisiva». Para esto hubiera sido mejor que se ahorrara tanto copia y pega y hubiera dicho, es la palabra de Pepe contra la del NIST, porque solo el NIST sostiene lo que sostiene. Ya le he dicho que está pendiente de publicarse la opinión de ese 99,99% de los expertos mundiales que avalan la teoría de esos funcionarios gubernamentales. A ver si la Universidad de Edimburgo se lanza a la piscina y anima al resto, no tienen gran cosa que perder, ahora que la ciudad donde reside lleva camino de convertirse en la capital del independentismo escocés y anda menesterosa de atención pública y leyenda, y sobre todo, de ayuda exterior, que ya está bien que Irlanda se lleve todo el apoyo atlántico-americano.

    Estamoscurrandoneso, recibido lo del rejo, no viene esa acepción en el DRAE y por eso no lo cogía. Pero oiga, no diga usted esas cosas aquí, eso de que tiene una vena conspiranoica, y menos aún que va a estudiar historia pero con espíritu crítico, que le pueden calentar las orejas. Y lo que es peor, se puede dar un buen morrón cuando se de cuanta de cuantas cosas que ha dado por ciertas son justamente lo contrario de lo que nos han dicho. Al menos le recomiendo que se ponga una chichonera.

    Recuerde, Peter Bergen, y su libro sobre Osama.

    http://libros.libertaddigital.com/articulo.php/1276233396

    Espero que sepa apreciar el sentido que tiene que le ponga la crítica precísamente de Bardají (entre otras cosas no se me puede acusar de acudir a fuentes conspiranoicas), el apologeta mayor de la War on Terror que tenemos en la Celtiberia. De la lectura de esta crítica que le ofrezco se sacan ya jugosas conclusiones, pero aún le recomendaría que la relea cuando haya terminado el libro. Puede que me entienda.

    Sobre porqué no se denuncia la mentira del 11S y demás ante el juez si está tan claro, pues verá, la justicia y la lógica no viven exactamente en el mismo piso. Piense en Diaz de Mera, que tan tonto como para, simplemente haberse inventado su historia no es. Y no digo que la justicia no use de la lógica con cierta regularidad, lo que digo es que desde luego hay bastante más aristas que esa en los dominios de la Ley. Los individuos denuncian lo que les afecta a ellos como individuos. Para las cuestiones coletivas, no hay más remedio que acudir a las instancias colectivas, pero, si estas no consiguen la adecuada representatividad y sobre todo, las suficientes fuerza argumentativa y seguridad jurídica, no hay nada que hacer. ¿Cree que al señor Steve Jones, a quien se refería Arean el otro día, lo han echado de su universidad porque no paga las cuotas? Pues vuelva a pensarlo. Y si nos vamos al terreno de la integridad personal, pues no tiene usted más que pensar en cuantos han caido. ¿Cree usted que el periodista Pearl murió porque los fanáticos islamistas odiaban lo que decía contra ellos?. Bueno, pues pienselo de nuevo. ¿Cree que Nicolas Berg fue decapitado por la insurgencia iraquí porque quería instalar torres de telefonía movil en un Irak recién devastado? Pues pienselo otra vez. ¿Cree que el ciclista de Tres Cantos murió calcinado porque unos fulanos quiseron robarle mientras daba un paseo en bicicleta cargado de tesoros atractivos? Pues pienselo otra vez. ¿Cree que al espía ruso que murió según las crónicas envenenado con polonio se lo llévó la gripe? Pues dele un par de vueltas a la cuestión. Por último, ¿sabe por qué se suicidó el señor Kelly en un parque de Londres?.

    En fín a todos los defensores de la VO. Le voy a decir lo que ya debía haber dicho hace mucho. Verán. Lo peor no es todo eso que he dicho sobre el 11M y el 11S y de otras cosas, que si es mentira lo que dice la VO y tal y cual. Lo peor es que todo es una conspiración dirigida por ……

    ….

    ¡¡¡ZZZZZZPPPPPPPP!¡¡ Sí señores, el secreto de la conspiración y porqué es tan eficaz en el engaño está en la privilegiada mente retorcida de ZP que tiene en su casa un globo terráqueo con el que, usando técnicas de Vudú y gracias a su pecepción extrasensorial que le permite concerlo todo y manjar a quien se le antoja, incluso sin que el gobernado lo note y por eso la conspiración cuenta con tantos colaboradores inesperados, gobierna el mundo. No, no el Mundo, el mundo. El mundo mundial.

    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ….. ¿creible?, ¿verdad que no?, ¿verdad que no es creible que ni siquiera el conspiranoico Pepe crea que eso es verdad? Efectívamente, Pepe no se cree eso como de hecho no se cree lo que ha venido diciendo todo este tiermpo. Menos mál que he terminado mi trabajo. Menos mál que por fín Lior se ha quitado la careta y una vez desenmascarado el topo (y comprobada la fidelidad de los blogeros) me puedo marchar a seguir con mi trabajo, que es mucho y más importante que el que he tenido que hacer aquí.

    He de decir que se han creido ustedes que lo del lunático de Pepe iba en serio con una convicción que llama la atención. Que los peones negros, contra quienes se creó este blog, digan que el 11M fue cosa del PSOE conchavado con la ETA pase. Pero las chaladuras que he hecho decir a mi Pepe virtual son excesivas. La verad, pensé que no las tomarían en serio, que ni se dignarían a contestarlas. Incialmente, al ver como entraban al trapo, pensé que no merecían la confianza depositada en ustedes, que debian haberse concentrado en combatir la corriente de opinión verdaderamente peligrosa, la peonil, pero he de reconocer que en al final creo que han hecho un trabajo meritorio Aunque solo sea por el esfuerzo realizado. De hecho, por si no bastara la peonía, si algo demuestra la porfía que han mantenido ustedes con mi muñeco Pepil es que la gente, manejada adecuadamente, es capaz de creerse cualquier cosa. Y la gente vota. Y por eso su labor, contra LD y contra LdP es fundamental, porque hay que evitar que la gente sea manejada, que la gente se deje engañar por pseudocientíficos que dicen lo que les dicta la fidelidad a su nómina.

    En fin, que me marcho, pero que dada mi alta responsabilidad, y en bien de todos, aunque duela, no debo dejar de señalar algunos fallos de su actuación (teniendo en cuenta que eran todos contra uno y que obviamente no pude contestar a todos en todo, mi capacidad de invención no es ilimitada, pero como vengan los de la Central verán lo que es bueno).

    Tuppence ha estado francamente bien, creo que la mejor, casi seguro por su condición de mujer, siempre precisa, pero claramente ha dado la impresión de que la Ciencia no lo sabe todo y menos aún es infalible y, aunque todo eso es cierto, es mejor no dar facilidades. No es neceario ser tan explícito.

    Lejía ha estado en algunos momentos claramente desbocado y, aunque su fogosidad ha sido su mejor arma, quizá debería cuidar un poco sus argumentos (¡y su vista playera!).

    De estamostrabajandoenllo, además de que usa un mote poco ingenioso, ya me ocupare debidamente para que corrija ciertas desviaciones.

    Desiertos Lejanos y 3 dias de Marzo mucho Tafakismo y demás pero han hablado muy poco en forma de comentarios, y en la brega es donde hay que dar el callo, como los políticos en campaña, no es suficiente haberlo hecho bien (con sus artículos meridianos), hay que demostrarlo con palabras cara a cara, me parece que habra que revisar ciertos complementos.

    A Arean le animo a que cambie ligeramente el tono de su discurso, la forma como habla, demasiado afectado como para convencer a la masa, que es la que importa. Parece que no ha hecho el curso avanzado de tratamiento de plebes, que si no recuerdo mal es obligatorio.

    A los demás, pues nada, que no descuiden, que volveré, y no seré tan benévolo. Que el que quiera beneficios, que se los trabaje y no viva del cuento. Que luego vendrá el llanto y rechinar de dientes para los que solo hayan dicho tonterías.

    Adios a todos, y no se me desvíen ni desfallezcan, ya saben el lema…

  5. lior dice:

    Que no me mencione en su sesudo análisis no sé si es positivo o negativo…

    jojojojo…

  6. lior dice:

    Puntualizando

    Que los peones negros, contra quienes se creó este blog

    Si, «pepe». Como bien dije al principio usted no se ha enterado de nada. 😀

  7. lejianeutra dice:

    Lo de Pepe me recuerda al chiste aquel en que la mujer tira al marido por la ventana, y él se levanta y dice «¿Ah, sí? Pues ahora me voy». A ver cuánto dura el exilio esta vez.

    Adiós, Pepe, campeón. Eres el número 1, la octava maravilla… Y gracias por compararme en un mensaje a un noble toro y en otro a un caballo salvaje. La verdad, pa compartir género contigo… mejor me quedo relinchando.

  8. Javier dice:

    Otro que se nos va…

  9. lior dice:

    Sr. «Desiertos Lejanos»,

    Siento ser tocawebs pero el enlace a ‘Artículos’ no va 🙂

  10. Josele dice:

    😀 😀 😀 😀

    Ahora resulta que Pepe es un enviado de Moraleda para comprobar si nos merecemos la subvención.

    ¡Menos marear la perdiz y más enviar los cheques!

  11. Tuppence dice:

    Lo que pasa es que estais rabiosos porque ha dicho que yo soy la más mejor y me voy a llevar el plus de Moraleda. Aunque no me va a dar un cargo público (que es lo que yo quería), debido a mi falta de deshonestidad intelectual. Cachissss.

    😀

  12. lejianeutra dice:

    Lo que pasa es que estais rabiosos porque ha dicho que yo soy la más mejor y me voy a llevar el plus de Moraleda

    Sí, has sido elegida la más guapa por Rompetechos… 😆

  13. Tuppence dice:

    Sí, has sido elegida la más guapa por Rompetechos…

    envidiosos. La envidia os corroe. prrfffffffffffffffffffffffffffff.

    😀 😀 😀

  14. estamostrabajandoenello dice:

    joer, muñeco Pepil, esa salida «a la desconcerté» me ha dejado flipando, cual NEO al salir de Matrix muscularmente atrofiado y todo. Ha pasado usted de caerme bien a convertirse en el nuevo calamar gigante de mis sueños ultramarinos.

    Le veo perderse en la negrura de las profundidades.

    Al decir lo de mi mote, aunque parezca increíble, es la primera vez que caigo en la cuenta de que esa primera persona del plural puede entenderse (no digo que en su caso haya sido así) como una auto-inclusión en el esfuerzo colectivo que supone este blog. Nada más lejos de mi intención. Puedo prometer y prometo que yo aquí no he trabajado ni un julio. Tan sólo he aprendido. Iluso, tal vez, pero no modesto.

    Para evitar cualquier duda, mi mote hay que pronunciarlo con riguroso acento tejano. Sobre que es poco ingenioso, estoy devastadoramente de acuerdo; pocas cosas buenas han salido del desprecio más profundo (que aunque muchos no lo crean ni lo sientan así, no es lo mismo que el odio)

    Sinceramente espero que intente usted corregir mis desviaciones, lo cual no quiere decir que pueda, o no, conseguirlo.

    Si no se encuentra ya en el espacio abisal viviendo quién sabe qué cefalópodas aventuras, le pido que me aclare qué quiso decir con esto:
    «…pero claramente ha dado la impresión de que la Ciencia no lo sabe todo y menos aún es infalible y, aunque todo eso es cierto, es mejor no dar facilidades. No es neceario ser tan explícito.

    En resumen, he vivido un intenso dejavú. ¿Un cambio en el sistema?

  15. Liberto dice:

    estamostrabajandoenello

    Decepcionado estoy por toda esa historia de tu mote (y en general con muchos de los motes habituales aquí).

    En tu caso, hubiera jurado que era un plural mayestático, leshes… 🙁

  16. estamostrabajandoenello dice:

    Bueno, entiendo que se trata de un «consejo» para Tuppence, en el sentido de que es mejor por parte del experto no dar a entender que la ciencia no lo sabe todo y que no es infalible. Si realmente quiso decir eso, deduzco que va implícita la creencia de que las personas legas creen que la ciencia es infalible, o que son los científicos los que así lo piensan. Para nada dudo de que existan dichas personas, pero lo que sí creo, al contrario del sentido de su consejo, es que tienen que hacerse mirar con carácter de urgencia esas creencias.

    Dios mío, esa actitud proyectiva hacia las certezas científicas, esa inquina con Areán desde el principio, esa delicadeza hacia Tuppence, ese juego de palabras con el usted y el tuteo, esa epistemología escurridiza, el «kerigma» de la desconfianza… Este dejavú no se me va de la cabeza. ¿Me estará poseyendo el espíritu peonil?

  17. estamostrabajandoenello dice:

    Liberto, de veras que me apena decepcionarte. Cual peón arrebatado, yo también fui presa de mis pasiones al elegir mi mote
    Eso sí, me gustaría señalar que se trató de un arrebato pasional de índole personal, no político (aunque en el fondo reconozco que se trata de cuestiones inseparables)

    En cualquier caso, hago mía la interpretación que tu quieras darle. Sonará mejor y será más saludable psicológicamente 🙂

    Bueno, te dejo, para que sigas blanqueando capitales con tranquilidad 😉

    Un saludo

  18. Liberto dice:

    Pepe

    Le confieso a usted, dilecto amigo, que no he terminado de leer ninguna de sus farragosas aportaciones, de ahí que las pocas veces que me he dirigido a usted han sido para expresarle mi «admiración» por su productividad (lange Rede, kurzer Sinn) o para sugerirle que se dedique a la ciencia ficción. Pero no crea usted que se va a ir de rositas. Yo quiero el 10% de todos los ingresos que usted obtenga en el futuro con sus escritos. Y no intente escabullirse, que aquí hay suficientes testigos que no tendrán objeciones en aceptar un soborno y testificarán en mi favor. (Si aceptan la pasta de Moraleda, digo yo…) Un 10% de mucho es bastante para repartir, no ?

    A los demás, pues nada, que no descuiden, que volveré, y no seré tan benévolo. Que el que quiera beneficios, que se los trabaje y no viva del cuento. Que luego vendrá el llanto.

    Imagino que esto de arriba sí que va en serio, así que aquí va otra confesión. Si hay algún tipo de persona que detesto de todo corazón es el Perdonavidas (tanto como al Torquemada), y usted es un caso de libro. Para evitar que me editen/revisen/modifiquen/censuren este comentario le diré simplemente que es usted un hijo de padre borracho. Y créame, yo soy un tío encantador, benévolo, estupendo, simpático y supermaravilloso, salvo en situaciones excepcionales y es posible que una de ellas esté asomando en el horizonte.

    Un abrazo, majete. 🙂 😀

  19. Liberto dice:

    Estamostrabajandoenello

    Amoavé. Tu mote no está mal, pero deberás concentrarte en empezar tus comentarios con “Nos consideramos que…”, “Nos declaramos que…”, “Nos pontificamos que…” y dejarte de leshes.

    Otros motes lo tienen más fácil. Lior tendría que cambiarse a “Li-a-or” y Tuppence debería dejarse de falsas modestias (two pences) y llamarse “Unpotosí”, que le iría mucho mejor. Por cierto, qué crédito merece Rompetechos en cuestiones visuales? 🙂

    Sobre lo del blanqueo de capitales, he perdido la gran oportunidad de mi vida, el caso Malaya. La judicatura suiza ha mandado a España de una tacada toda la documentación disponible. Ni procedimiento de ayuda judicial ni leshes. Todo de una tacada, para que les dejen en paz. El juez Torres está alucinadito.Y yo tendré que seguir siendo un currante.

  20. estamostrabajandoenello dice:

    je, je, li-a-or, pero roil no lo permitiría. Su existencia y su afán por saber/entender/aprender la verdad dependen de ello

  21. urodonal dice:

    Don José ha dicho

    Urodonal, ¿que son los teletubis?, ¿que son los Pokemon? Mi edad es lo sufucientemente grande como para no conocer mínimamente esas realidades. ¿Que pintan en esta discusión? ¿Que edad tienes usted que me tutea?

    Je je, mi modestia me impide decir que me lo he cargao con lo de los Teletubbies y Pokemon, no digáis que no. Este tiene un póster de Picachu en su habitación, fijo.

  22. Pepe #204:

    Monumental y deplorable ad hominem sobre el NIST. Además de que la ASCE, a la que usted no menciona, no es financiada por el gobierno estadounidense. Hágalo un poco más difícil, hombre. Mire que refutarle en dos líneas es demasiado fácil…

  23. lior dice:

    Mi edad es lo sufucientemente grande como para no conocer mínimamente esas realidades.

    Sí Uro. La anterior frase la escribió en pleno cortocircuito.

  24. Juanjo dice:

    Nitratos y nitroglicol.

    «O mintió en su declaración ante Del Olmo o ha
    mentido delante del tribunal del 11-M, pero lo que no
    es posible es que ambas declaraciones sean ciertas.
    Pero no pasa nada: nadie va a tomar ninguna medida
    al respecto.»

    Tuppence, no te fies que a lo mejor LdP se equivoca y te acaban reclamando una explicación. De todos modos si necesitas un abogado aquí seguro que hay varios tan buenos como tú en lo tuyo, .

    ¿Da miedo Bermúdez?

  25. Tuppence dice:

    224
    Juanjo Says:
    Mayo 30th, 2007 at 22:59

    #

    Nitratos y nitroglicol.

    “O mintió en su declaración ante Del Olmo o ha
    mentido delante del tribunal del 11-M, pero lo que no
    es posible es que ambas declaraciones sean ciertas.
    Pero no pasa nada: nadie va a tomar ninguna medida
    al respecto.”

    Tuppence, no te fies que a lo mejor LdP se equivoca y te acaban reclamando una explicación. De todos modos si necesitas un abogado aquí seguro que hay varios tan buenos como tú en lo tuyo, .

    ¿Da miedo Bermúdez?

    ¿A mí? ¿Una explicación? Pues nada, esgrimiré aquello que le gustaba tanto a mi muy estimado y malogrado Erflai: nitratos y nitroglicol, por sentido común, querido, por sentido común.

    Y no, no me da miedo Bermúdez. De hecho si pudiera le invitaría a unas cañas.

    Sip. Acerté. Soy una máquina.

    Por cierto, no olvides el amonio. Y los nitritos.

    😀

  26. MANUEL BUENO GIL dice:

    Increible.
    La conferencia episcopal española dando cobijo a los conspiradores mediante el púlpito de la COPE. Esta emisora tiene dos estrellas fugaces.El talibán matutino,ateo,incrédulo, un ganapán al servicio de
    quien más paga y asi sube y sube hasta la cúspide mediática.El de la
    noche,escibidor industrial,de secta protestante,enemigo por tanto de
    su catolicismo.Semejante duo orientado por dos carcas dinosaurios
    (Rouco y Cañizares) marcan el rumbo y el sendero de la Iglesia católica española.Asi nos va y peor nos ira.LA DIRECCIÓN CATOLICA EN ESPAÑA CAMINA EN CONTRA DE LO QUE DIJO Y PROPUSO EL nAZARENO

  27. Frajalo dice:

    Perdón por mi anterior mensaje. Marque como enlace parte de mi declaración. Ups, sry

  28. Don volt dice:

    He llegado a mi propia conclusion de que paso alli.

    No parece un atentado de Al-Qaeda, porque no lo es.

    No tiene nada que ver con el 11s de NYC, no hay multimillonarios locos envueltos, no hay suicidas, los terroristas estaban policialmente «sucios» o sea fichados e investigados, hay confidentes, delincuentes de poca monta, e incluso blancos de Asturias.
    Y a AL-Qaeda los blancos no les caen muy bien, aun asi, tiene bastante poder como para no necesitar la «corrupta» ayuda de delincuentes blancos.

    Mucho queda por saber, mucho.
    Imiotadores de Bin Laden? puede ser, pero bastante cutres.

  29. Mangeclous dice:

    Don volt: nos has contado lo que crees que no pasó, pero no tus conclusiones acerca de lo que pasó…

  30. lior dice:

    Don Volt,

    ¿Quién ha dicho que fuera un atentado de Al-Qaeda?

    Sí, sólo los conspiracionistas. Pero no se preocupe, ellos no se enteran mucho de lo que ocurre en la realidad 😉

Leave a Reply