Archive for the ‘Furgoneta Kangoo’ Category

LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA – 6 – Como los críos del «cole»

viernes, noviembre 11th, 2011

LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA – 6 – Como los críos del «cole»

Tras una temporada de parón en la serie de artículos de “LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA”, vamos a continuar instruyéndonos, a la par que deleitándonos, con las declaraciones que los peritos conspiracionistas hicieron ante el Tribunal de la Audiencia Nacional que juzgó los atentados del 11-M.

Recordarán nuestros lectores que habíamos finalizado el artículo anterior cuando, empezando la intervención de las acusaciones particulares, tenía la palabra la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo. Sigamos a partir de ahí (02;25;00 de la grabación, aproximadamente).

En la entrada de hoy, que viene a cubrir una media hora, aproximadamente, veremos que los conspiracionistas dijeron poco; en parte porque la perito TEDAX habló sobre su técnica de trabajo y los resultados obtenidos, lo que se prestaba menos a polemizar y, en parte, porque mucho de lo que dijo era repetición de lo ya declarado anteriormente. Sin embargo, aún así, las declaraciones conspiracionistas (hoy, estrella invitada, Carlos Romero) no tienen desperdicio, por inoportunas y por su casi nula utilidad.

(más…)

SÁNCHEZ MANZANO: UN DÍA EN SU VIDA (III)

lunes, agosto 2nd, 2010

Sánchez Manzano: un día en su vida (III)

En la entrada anterior, habíamos hecho una pausa en el momento en que los mandos más importantes de la seguridad nacional, convocados por el Secretario de Estado para la Seguridad, Ignacio Astarloa, celebran una reunión en la que se pone en común los hechos que se conocen y se toman acuerdos y medidas para hacer frente a la crisis.

Durante la reunión se produce el famoso equívoco del Titadyn con cordón detonante;  Pedro Díaz Pintado, Subdirector General Operativo, llama al Comisario de Seguridad Ciudadana, Santiago Cuadro Jaén, pidiéndole información sobre el explosivo utilizado. Según Santiago Cuadro, la respuesta fue: «Dinamita, posiblemente con cordón detonante«. Pedro Díaz Pintado, en cambio, declara haber oído al otro lado del hilo: «Titadyn, posiblemente con cordón detonante«.

Uno de los dos, quizás ambos, están equivocados, pero lo que sí está claro es que Jesús Sánchez Manzano no tuvo nada que ver en esta confusión, tal vez la más importante de aquel fin de semana. 

(más…)

LAS VEINTIUNA MENTIRAS DE LUIS DEL PINO (V)

miércoles, abril 21st, 2010

 Viene de la entrega anterior:

==================================================

13. ¿Con qué pruebas se construyó entonces la versión oficial?

Luis del Pino dice:

Con los objetos encontrados en una furgoneta que apareció en Alcalá de Henares y con una mochila-bomba que apareció sin estallar 18 horas después de la masacre. La furgoneta de Alcalá fue inspeccionada en la mañana del 11-M por dos perros distintos, sin que detectaran ningún rastro de explosivo. Sin embargo, al ser llevada a dependencias policiales, apareció en la furgoneta un resto de dinamita Goma2-ECO. La mochila-bomba apareció también en dependencias policiales, concretamente en la comisaría de Puente de Vallecas. Es decir, las dos pruebas fundamentales del caso no aparecieron en los escenarios del crimen, sino en sendas comisarías, sin que exista ninguna evidencia de que procedían de los trenes o estaban relacionadas con lo que estalló en los trenes.

Respuesta:

 Luis del Pino MIENTE.

La investigación jurídico-policial reveló miles de pruebas contenidas en un Sumario de más de ciento veinte mil folios. La furgoneta Kangoo y la mochila de El Pozo (encontrada en la Comisaría de Puente de Vallecas) fueron las primeras pistas importantes que apuntaron a la culpabilidad del comando terrorista, liderado por Jamal Ahmidan -en cuanto a la autoría material- y a Emilio Suárez Trashorras -en cuanto a la colaboración necesaria para obtener los explosivos-, pero pronto fueron respaldados por otras pruebas: necrorreseñas, estudios de ADN, escuchas telefónicas, seguimientos por BTS, testimonios, reconocimientos visuales, confesiones de algunos de los detenidos, contradicciones en los testimonios de los acusados, etc.

(más…)

LAS VEINTIUNA MENTIRAS DE LUIS DEL PINO (IV)

lunes, abril 12th, 2010

Tras la necesaria digresión para ocuparnos de la serie de embustes de otro estupendo mentiroso, Antonio Iglesias, volvemos a retomar el Catecismo Conspiracionista de Luis del Pino donde lo habíamos dejado:

==================================================

 

10. ¿Quién dio la orden de destruir los trenes?

Luis del Pino dijo:

Tampoco se sabe. Nadie se atrevió a dejar constancia escrita de la orden de destrucción. Pero lo que sí existe es una orden del juez Del Olmo autorizando que se destruyeran todos los efectos no reclamados por las víctimas, efectos que hubieran permitido hacer ulteriores análisis. Aquellos efectos de las víctimas del 11-M fueron quemados en el vertedero de Valdemingómez.

Respuesta:

Es un CONJUNTO DE FALSEDADES, Sr. Del Pino.

Como ya se ha comentado en anteriores entradas, el artículo nº 326 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal dice así:

Cuando el delito que se persiga haya dejado vestigios o pruebas materiales de su perpetración, el Juez instructor o el que haga sus veces los recogerá y conservará para el juicio oral si fuere posible, procediendo al efecto a la inspección ocular y a la descripción de todo aquello que pueda tener relación con la existencia y naturaleza del hecho.

La conservación de los vagones afectados por las explosiones -que son, como ya se ha dicho, escenario, y no arma del crimen, como tantas veces se empeñan en decir los conspiracionistas- hasta la celebración del juicio oral era manifiestamente imposible, por razones de índole moral e incluso de Salud Pública -por contener sangre, restos humanos, etc-, por lo que el juez instructor procedió a ordenar inspecciones oculares, dictámenes periciales,  informes técnicos y extracción de las todas las pruebas necesarias.

(más…)

Titadyn, El Eterno Retorno (XII) por Rasmo

viernes, marzo 5th, 2010

Titadyn, El Eterno Retorno (XII) por Rasmo

Para mentís de agoreros contrincantes, que no se molestaron en comprobar si nuestro Foro seguía vivo, publicamos aquí la esperada siguiente entrada de las Aventuras de Tytadin, la roca de Sísifo de los tiempos modernos de nuestro amigo Rasmo

(Continúa del anterior capítulo)

La presente entrega constituye un excurso respecto del hilo principal, aunque espero que su conexión con los puntos tratados en las páginas inmediatamente anteriores quede fácilmente de manifiesto. En último término, pretendo ilustrar la actitud informativa de El Mundo y allegados, que considero deleznable, y el uso y abuso que hacen del pretendido carácter científico de “Titadyn” y de sus hallazgos.

En esta pieza seguiré mi costumbre de documentar cada una de mis afirmaciones de hecho en la medida de lo posible, aunque, sobre la base de tales hechos, admito que me permitiré alguna que otra inferencia más o menos especulativa, en las proximidades de una práctica que no goza de mi favor: la atribución de intenciones. Creo sinceramente que efectuaré atribuciones verosímiles y en cualquier caso más prudentes y articuladas que cualquier ejercicio de hermenéutica malévola al que nos tienen acostumbrados las fuentes habituales en todo lo que afecta a la versión oficial. Pero, sea como fuere, dado el carácter incidental y accesorio de estas reflexiones, su mayor o menor grado de acierto no tiene en última instancia gran influencia sobre la valoración de fondo que vengo desarrollando respecto al libro examinado.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (VII) por Rasmo

lunes, noviembre 23rd, 2009

[Rasmo retoma aquí su esperada serie dedicada al desmontaje de «Titadyn». En algunas ocasiones su trabajo se solapa con el de otros compañeros pero, como podrán comprobar, siempre se aborda desde un inédito punto de vista que concede a los puntos tratados un enfoque novedoso e interesante]

Titadyn, El Eterno Retorno (VII) por Rasmo

Continúa de Tytadyn, el eterno retorno (VIb)

Mencioné en una anterior entrega las tres principales alegaciones que los autores conspiracionistas han basado en la detección de metenamina en ciertas muestras: 1) la relativa a la posible presencia de un explosivo militar; 2) la que imputa una supuesta mentira a Sánchez Manzano al comunicar que las muestras M-2 (Kangoo) y M-4 (mochila de Vallecas) eran semejantes; y, en particular, 3) la que afirma que las muestras M-2 (Kangoo) y M-3 (muestra de cotejo con la M-2 enviada por el laboratorio de los TEDAX) tenían idéntica procedencia (con la sibilina intención de predeterminar los resultados analíticos en la dirección de la Goma 2 ECO y, en consecuencia, producir en última instancia un vuelco electoral).

Tras un amplio excurso, retomo aquí el hilo de la discusión, que habrá de ser particularmente extensa, pues este tercer punto, en realidad, me permitirá abordar y revisar el asunto de la metenamina desde un ángulo muy general, al discutir su presencia y la relación entre determinadas muestras que pretende deducirse de la detección de dicha sustancia.

(más…)

La demanda de Sánchez Manzano contra “El Mundo” (II), por Errante

jueves, julio 2nd, 2009

Continuemos con la segunda parte de los artículos firmados por el Amigo Errante, que pretende poner de manifiesto que, pese a que el libro de Antonio Iglesias dice lo contrario, todas las teorías y acusaciones apuntadas en él ya habían aparecido en los medios de comunicación afines.

Primera Entrada: La demanda de Sánchez Manzano contra “El Mundo” (I), por Errante 

Continúa la demanda interpuesta por Sánchez-Manzano:

3,2,2.- Expresiones o mensajes lesivos

A pesar de la existencia de esta cadena de informes en la que, clara y meridianamente, constan: la ausencia de ocultación o manipulación de informes, la presencia de la metenamina por la generación en cromatógrafo y la irrelevancia de la presencia de esta sustancia, los demandados tergiversan y omiten parte del contenido de estos informes y omiten otros. Así mismo, presentan como negligente o delictiva toda la actuación de mi mandante sobre los informes realizados de análisis de explosivos y sobre las competencias de cada Unidad para realizar su trabajo.

(más…)

Respuesta a Allica (2)

martes, marzo 3rd, 2009

4. La inverosimilitud de la teoría de Allica, o de cómo un conspiracionista nunca lleva su razonamiento hasta sus últimas consecuencias.

Le molesta al señor Allica mi comparación con Roswell (omitiendo curiosamente que también he comparado su teoría a las del 11-S). Y sin embargo, no ha podido refutar mis planteamientos. Yo sostengo que existe una identidad metodológica común a todas las teorías conspirativas. Todas plantean un omnímodo poder en la sombra capaz de manipular la verdad. En palabras de Allica:

Por primera vez en la historia, la manipulación informativa -no en el sentido de mentir, sino en el de teledirigir al público como si de un rebaño se tratara- alcanzó cotas insospechadas, llegándose a contar uno a uno, cada día, los muertos civiles fallecidos durante la guerra como consecuencia del fuego de la coalición aliada. Ese clima de violencia y maniqueísmo se fue alimentando entre la sociedad y se mantuvo siempre vivo hasta el mismo 11M. Desde todos los frentes, cívicos, sindicales, artísticos, lúdicos y por supuesto, políticos. Una ingente labor de ingeniería social digna de alguien con capacidad para influir en todos esos terrenos sin más que tocar las cuerdas adecuadas. Una formidable labor de infiltración propia de unos muy preparados servicios de Inteligencia. (énfasis de LFA)”

El propio Allica reconoce en el párrafo anterior que lo que plantea no tiene precedente ninguno. Por primera vez en la historia, nos dice. Aún así pretende que, basándose en una cierta cantidad de discrepancias reales (por lo general irrelevantes), “hechos” inventados (falsedades o medias verdades), elucubraciones postuladas como axiomas y varias toneladas de suspicacia, creamos que lo que dice no es ya verosímil, sino la explicación real de lo que ocurrió.

(más…)

Respuesta a Santiago Allica (1)

miércoles, septiembre 17th, 2008

Hace unas semanas inicié, casi sin quererlo, una polémica con Santiago Allica (uno de los Peones Negros más activos en el blog de Luis del Pino, con el mote de «Trico») en un medio electrónico llamado Diario Liberal, editado por Eduardo de Lácara. Digo casi sin quererlo porque habiendo dado con esa página por casualidad, no pude dejar de notar que reservaba un espacio significativo a promover el conspiracionismo del 11-M. Ello dio pie a una carta a la redacción, en la que me quejaba de que un diario que se anunciaba como «la información con criterio» diera pábulo a las teorías conspiracionistas. El editor me contestó diciendo que su medio promovía el debate, y me pidió permiso para publicar la carta, a lo cual accedí. Dicha carta provocó una irritada respuesta de Allica, a fuer de autor de la mayoría de los artículos conspiracionistas de ese medio, carta a la cual, a mi vez, respondí de forma breve. Allica volvió al a carga, con una extensa contrarréplica. Tengo que confesar que ello me sorprendió agradablemente; los conspiracionistas no suelen abrir sus espacios al debate.

Así que acostumbrado a este tipo de intercambios, pergeñé a mi vez una larga respuesta y la envié al editor, con la confianza de verla publicada a la luz de su invitación al debate, por no mencionar el elemental derecho de réplica que amparan las leyes. Pasaron los días sin que mi réplica fuera publicada. De todas formas pensaba publicarla en esta bitácora, así que no le di demasiada importancia. Pero unos días después caímos en la cuenta (el colectivo de Desiertos Lejanos, no el yo mayestático) de que todas las intervenciones habían desaparecido, no ya de la portada de la página Web, sino también de los enlaces directos que llevaban a ellas. La polémica, de un plumazo, había dejado de existir.

En su lugar ha aparecido, en la página de Diario Liberal, un documento pdf que reunía los artículos de Allica, con un prólogo del propio Lácara del cual extraigo –gracias al colega Acorrecto, que además rescató del cache las réplicas de Allica– un par de fragmentos:

A lo largo de este verano, los miles de lectores de Diario Liberal han gozado
del privilegio de poder leer las paradojas sobre la masacre terrorista del 11-M que
Santiago Allica ha publicado en nuestras páginas digitales.

No pocos han intentado –e intentarán- explicar la trama que rodea al siniestro
atentado. En puridad, su éxito ha sido parco, relativo, y el sempiterno oscurantismo de
las esferas de poder en España ha terminado por sumir en las tinieblas a los ciudadanos.

[…]

Con indiscutible acierto, Santiago ha sabido conducirnos a través de lo poco –o
nada- que los ciudadanos conocemos de lo acontecido aquel fatídico 11 de marzo de
Madrid..

Cuento esta breve anécdota para que quede constancia de cómo entienden nuestros adversarios el debate, la objetividad y el espíritu crítico. Se enredan en largos soliloquios de los que invariablemente salen convenciéndose a sí mismos de la razón de sus argumentos; eliminan las opiniones críticas; se cierran ante toda voz que pueda enfrentarlos a la disonancia cognitiva que padecen. El poco debate que permiten es eliminado sin dejar huella, a poco que se sientan en aprietos. Honestidad intelectual, creo que la llaman.

Sin más preámbulo, doy paso a mi respuesta a Allica, primera parte. El ejercicio ha merecido la pena, en la medida en que pone de manifiesto buena parte de las miserias metodológicas del conspiracionismo. He decidido no cambiar ni una coma del texto que envié a Lácara, dejando incluso el párrafo en el que le elogiaba por permitir este debate, y que originalmente pensaba editar para adaptar el texto al formato de un artículo de esta bitácora. Pero más vale dejar constancia de lo ingenuo que puede ser uno. Comencemos.

(más…)

Pulgarcito el Conspirador (II)

jueves, noviembre 30th, 2006

Intermezzo

En la entrega anterior hablábamos de algunas de los eventos críticos que deben ocurrir para que la conspiración que plantea hipótesis de Pulgarcito, tal como ha sido formulada por Múgica y Del Pino, tenga éxito. Un comentarista llamado Nicmeacuerdo me objetó que las dos preguntas críticas que yo hacía no eran tales. Su argumento era en esencia que lo que yo llamaba hipótesis de Pulgarcito no era sino un hombre de paja, una versión caricaturizada hasta la inverosimilitud, que yo hacía de los escritos de Múgica y Del Pino sin que éstos afirmaran lo que yo decía que afirmaban.

En particular, Nicmeacuerdo decía que ni Múgica ni Del Pino habían afirmado que los hallazgos de las pruebas estuvieran rigurosamente cronometrados.

Mi contestación fue citarle este párrafo del Enigma No. 5, «Las miguitas de Pulgarcito» de Luis del Pino:

(más…)