Archive for the ‘El Periplo de la Bolsa de Vallecas’ Category

¿Había metralla en los cadáveres del 11-M? por Desiertos Lejanos

viernes, noviembre 18th, 2011

Antes de entrar estrictamente en el tema que se plantea alrededor de las autopsias, la metralla y las declaraciones de la Dra Baladía conviene hacer algunas aclaraciones para quienes se acercan a estos temas sin demasiado conocimiento y sin ánimo de profundizar:

1- La discusión acerca de la metralla es falsa por muchas razones. En primer lugar porque la presencia o ausencia de metralla en los cadaveres (e incluso en los focos de las explosiones) no probarían ninguna de las hipótesis que los medios conspiradores pretenden asumir como «falsas verdades» y que dan origen a esta polémica y a esta presentación en el juzgado de Coro Cillán.  Las bombas utilizadas en los trenes no se compran en la ferreteria de la esquina en un kit cerrado con manual de ensamblaje y no tienen por qué tener todas exactamente la misma construcción. Aún en el caso que se hubiera buscado metralla en los cadaveres y no se hubiera hallado, ese dato por sí solo no presupone que la mochila de Parque Azorin es falsa (como proclaman los medios conspiracionistas). Pudo haber metralla en uno,  sólo en algunos o en todos los artefactos. La presencia o ausencia de metralla no probaría nada acerca de la construcción de ninguno de los artefactos y eso nos da pie a la segunda relflexión:

2- Es falsa porque una pericia, y una autopsia es una pericia, sólo puede dar respuesta a las preguntas que se le hacen; y siempre que se le haga la pregunta correcta. Es muy dificil que se obtenga en una autopsia la respuesta a ¿como estaban construidos los artefactos explosivos? y más dificil aún si a esa autopsia no se le hace esa pregunta (que un forense dificlmente haría y que la Dra Baladía no hizo en ese momento). La autopsia no es una pericial sobre los artefactos ni sobre los focos. Tomar un supuesto dato, aislarlo del estudio en el que se está realizando y proyectarlo como conclusión absoluta a una pericia que tiene un campo y un método completamente diferentes es hacer trampa. Y es una trampa mucho más flagrante si, además, el dato proyectado es falso. Hubieron pericias de los focos, realizadas por peritos especializados y fueron ellos los únicos que tuvieron capacidad, medios técnicos, conocimiento y acceso al lugar para determinar si hubo o no metralla. Si la Dra Baladia no firmó en su momento un informe pericial acerca de la construcción de los explosivos no fue porque una mano poderosa quiso ocultar una verdad peligrosa, sino porque la doctora carecía y carece de conocimientos técnicos, de acceso a las pruebas y de herramientas adecuadas.Dicho en otras palabras: ni entonces, ni ahora, pudo saber la Dra Baladia si en los artefactos hubo o no metralla. Como mucho pudo saber, y veremos si hizo lo necesario para averiguarlo, si hubo metralla en los cadaveres de las víctimas y por eso la tercera reflexión:

3- Esta discusión es falsa por extemporanea y malintencionada. Extemporanea porque en el juzgado de Cillán no se esta tratando acerca de las periciales ni de las autopsias sino acerca de la actuación de Sanchez Manzano. Y malintencionada porque los medios conspiradores pretenden, una vez mas, encontrar en esta polémica una excelente respuesta a una hipotética mala pregunta que  nadie ha formulado.

Dicho ésto, pasemos a debatir lo prometido.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XX), por Rasmo

viernes, diciembre 17th, 2010

Titadyn, el eterno retorno (XX)

Creo haber mostrado de manera suficientemente plausible, en la entrega precedente, la evidencia sobre el tipo de Titadyn con el que contaba ETA en fechas anteriores al 11-M. Señalé las razones por las que podía asumirse que dicha organización terrorista había utilizado dinamita de dos tipos: Titadyn 30 A, fruto de un robo en Plévin en septiembre de 1999, y Titadyn 30, robado en marzo de 2001 cerca de Grenoble.

Pero, dentro de la sección 2.A), quedaba una última cuestión: ¿Qué pasa con el Titadyn de Cañaveras? Me refiero a la dinamita intervenida en una de las  dos furgonetas conducidas por los etarras Irkus Badillo y Gorka Vidal en la denominada “caravana de la muerte”, interceptada en la madrugada del 29 de febrero de 2004 cerca de Cuenca. Se trata del explosivo que los principales comentaristas tienen en mente cuando hablan de “Titadyn”. De hecho, la muestra de Titadyn examinada en la pericial del juicio procedía de esa incautación y fueron Irkus Badillo y Gorka Vidal dos de los tres etarras llamados a declarar.

(más…)

SÁNCHEZ MANZANO: UN DÍA EN SU VIDA (y IV)

martes, agosto 10th, 2010

Sánchez Manzano: un día en su vida (y IV)

En la entrada anterior de esta serie, habíamos dejado el relato de Sánchez Manzano en el hallazgo de los detonadores, con un resto de explosivo, en la Renault Kangoo y, a través de ello, cómo se consiguió llegar hasta la empresa fabricante, que colaboró con la investigación facilitando sus listados para encontrar la empresa de donde había sido robado el material:

Desde ese momento se inician las investigaciones sobre lo que se encuentra en la furgoneta por parte de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos, que es a la que le corresponde hacer ese tipo de investigaciones, y con colaboradores expertos en este tema a las 72 horas conseguimos fijar el punto de salida de donde había sido sustraído el material explosivo, lo que se comunica inmediatamente a la Comisaría General de Información.

No sabemos lo que hizo Sánchez Manzano el resto de la tarde, aunque imaginamos que trabajó con el resto de mandos policiales que encabezaban la investigación, porque, como añade…

Se pueden imaginar el esfuerzo que se tuvo que hacer en esas 72 horas para llegar tan pronto a resultados tan positivos.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XIII) por Rasmo

miércoles, julio 7th, 2010

Titadyn, El Eterno Retorno (XIII) por Rasmo

Sigue de Titadyn, el eterno Retorno (XII)

Hemos examinado en anteriores entregas cuánto ha dado de sí el asunto de la metenamina en contacto con una fértil y desinhibida imaginación. No obstante, si hemos de creer lo que el Sr. García Abadillo escribe en el Prólogo de “Titadyn”, nada de esto habría tenido demasiada trascendencia en ausencia de otro gran elemento. En efecto, nos aproximamos al meollo de todos los males: Sánchez Manzano y la referencia a la nitroglicerina en la Comisión de Investigación del 11-M. Así es como lo expone el vicedirector de El Mundo en “Titadyn” (pp. 17-18):

El asunto de los explosivos no habría despertado ninguna polémica si no hubiera sido por la torpeza del propio Sánchez Manzano. Efectivamente, el comisario jefe de los Tedax, en su comparecencia ante la Comisión de Investigación del 11-M, que tuvo lugar el 7 de julio de 2004, a una pregunta del diputado del PP Jaime Ignacio del Burgo sobre la composición del explosivo usado por los terroristas, respondió: «He dicho que los restos de los focos de las explosiones llegan a la unidad a las 12.30; se inicia su análisis y se obtienen los primeros resultados en torno a las 14.00 horas [del 11 de marzo]. En algunos casos (en concreto en ocho de los diez focos), no en todos, cuando se hace el análisis de los restos del foco de la explosión logramos encontrar restos de nitroglicerina, y la nitroglicerina es el componente de todas las dinamitas». Posteriormente, durante el mismo interrogatorio, pero esta vez a preguntas del diputado del Grupo Mixto José Antonio Labordeta, Sánchez Manzano volvió a insistir sobre el mismo tema: «A las 14.00 horas, como son muestras obtenidas en los restos que ha dejado la explosión, lo único que se puede averiguar es que es dinamita, porque lo único que se puede encontrar es nitroglicerina, que es componente común en todas las dinamitas».

¿Que el asunto de los explosivos no habría despertado ninguna polémica sin este incidente? Visto lo visto, me permito dudarlo. A algunos autores no les hace falta estímulo externo alguno para descubrir grandes misterios. De hecho, hemos comprobado en anteriores entregas que el asunto de la metenamina, en realidad, estaba ya resuelto en el seno de la investigación antes incluso de que empezara la algarabía mediática.

(más…)

LAS VEINTIUNA MENTIRAS DE LUIS DEL PINO (V)

miércoles, abril 21st, 2010

 Viene de la entrega anterior:

==================================================

13. ¿Con qué pruebas se construyó entonces la versión oficial?

Luis del Pino dice:

Con los objetos encontrados en una furgoneta que apareció en Alcalá de Henares y con una mochila-bomba que apareció sin estallar 18 horas después de la masacre. La furgoneta de Alcalá fue inspeccionada en la mañana del 11-M por dos perros distintos, sin que detectaran ningún rastro de explosivo. Sin embargo, al ser llevada a dependencias policiales, apareció en la furgoneta un resto de dinamita Goma2-ECO. La mochila-bomba apareció también en dependencias policiales, concretamente en la comisaría de Puente de Vallecas. Es decir, las dos pruebas fundamentales del caso no aparecieron en los escenarios del crimen, sino en sendas comisarías, sin que exista ninguna evidencia de que procedían de los trenes o estaban relacionadas con lo que estalló en los trenes.

Respuesta:

 Luis del Pino MIENTE.

La investigación jurídico-policial reveló miles de pruebas contenidas en un Sumario de más de ciento veinte mil folios. La furgoneta Kangoo y la mochila de El Pozo (encontrada en la Comisaría de Puente de Vallecas) fueron las primeras pistas importantes que apuntaron a la culpabilidad del comando terrorista, liderado por Jamal Ahmidan -en cuanto a la autoría material- y a Emilio Suárez Trashorras -en cuanto a la colaboración necesaria para obtener los explosivos-, pero pronto fueron respaldados por otras pruebas: necrorreseñas, estudios de ADN, escuchas telefónicas, seguimientos por BTS, testimonios, reconocimientos visuales, confesiones de algunos de los detenidos, contradicciones en los testimonios de los acusados, etc.

(más…)

LAS VEINTIUNA MENTIRAS DE LUIS DEL PINO (IV)

lunes, abril 12th, 2010

Tras la necesaria digresión para ocuparnos de la serie de embustes de otro estupendo mentiroso, Antonio Iglesias, volvemos a retomar el Catecismo Conspiracionista de Luis del Pino donde lo habíamos dejado:

==================================================

 

10. ¿Quién dio la orden de destruir los trenes?

Luis del Pino dijo:

Tampoco se sabe. Nadie se atrevió a dejar constancia escrita de la orden de destrucción. Pero lo que sí existe es una orden del juez Del Olmo autorizando que se destruyeran todos los efectos no reclamados por las víctimas, efectos que hubieran permitido hacer ulteriores análisis. Aquellos efectos de las víctimas del 11-M fueron quemados en el vertedero de Valdemingómez.

Respuesta:

Es un CONJUNTO DE FALSEDADES, Sr. Del Pino.

Como ya se ha comentado en anteriores entradas, el artículo nº 326 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal dice así:

Cuando el delito que se persiga haya dejado vestigios o pruebas materiales de su perpetración, el Juez instructor o el que haga sus veces los recogerá y conservará para el juicio oral si fuere posible, procediendo al efecto a la inspección ocular y a la descripción de todo aquello que pueda tener relación con la existencia y naturaleza del hecho.

La conservación de los vagones afectados por las explosiones -que son, como ya se ha dicho, escenario, y no arma del crimen, como tantas veces se empeñan en decir los conspiracionistas- hasta la celebración del juicio oral era manifiestamente imposible, por razones de índole moral e incluso de Salud Pública -por contener sangre, restos humanos, etc-, por lo que el juez instructor procedió a ordenar inspecciones oculares, dictámenes periciales,  informes técnicos y extracción de las todas las pruebas necesarias.

(más…)

LA SENTENCIA:(3) Una mochila en la cocina.

jueves, octubre 8th, 2009

Sigue de LA SENTENCIA:  (2) Los móviles de ETA.

(Artículo colectivo)

Es mi impresión que la sentencia desestimatoria (de la cual no pondremos aquí el correspondiente presupuesto fáctico, para no largar en demasía el artículo) de la demanda de Sánchez Manzano (en lo sucesivo, S-M), se articula en torno a cuatro puntos básicos:

1) Los demandados exponen hechos reales, no conjeturas:

La información contenida en los artículos enjuiciados es veraz en lo sustancial y no está basada en rumores ni en meras conjeturas. En esencia, ha quedado probada la sustancial conformidad con la realidad de los hechos expuestos o divulgados en ellos. (p. 26)

2) Esos hechos ciertos constituyen anomalías y disfunciones. 

3) A partir de unos hechos ciertos, considerados “anómalos”, es lícito plantear, esta vez sí, conjeturas o hipótesis, por chocantes que puedan parecer (de ahí la referencia a los GAL (p. 38):

[En cuanto a las expresiones de los demandados,] su razón de ser tiene su antecedente en los hechos y datos […] reputados como veraces, y sobre la base de los mismos los demandados aportan sus opiniones, exponen hipótesis, conjeturas y juicios de valor, los cuales dentro del contexto explicitado […] son […] fruto de una crítica periodística admisible ante una serie concatenada de hechos que revelaban anomalías y disfunciones de diverso signo y que ineludiblemente alcanzaban al demandante por el protagonismo que ostentó en su desarrollo. (p. 36).

4) Además, por último, los demandados no imputan categóricamente delitos, sino que los plantean de manera hipotética y potencial.

De otro lado, ninguno de los artículos atribuye categóricamente al actor una manipulación intencionada de las pruebas o la comisión de hechos susceptibles de constituir delito, pues no se afirma ello como un hecho cierto sino con potencialidad, como posibilidad presumible o presunta […] (p. 38).

(más…)