Archive for the ‘Pedro J. Ramírez’ Category

Titadyn, el eterno retorno (XXXV) por Rasmo

miércoles, diciembre 14th, 2011

Titadyn, el eterno retorno (XXXV) por Rasmo

Nos quedan todavía varios asuntos por estudiar en relación con los explosivos y la actuación de Sánchez Manzano y la agente 17632 al respecto.

En su constante escrutinio en busca de algún elemento reprochable en la conducta de los mencionados, los conspiracionistas han aducido con frecuencia que los Tedax de Sánchez Manzano, supuestamente, infringieron los “protocolos” policiales en lo relativo a la recogida y el análisis de las muestras de los focos de explosión.

Esta acusación, que se ha convertido en uno de los aspectos básicos de la historieta conspirativa, comprende fundamentalmente dos partes diferenciadas (aunque incluye otros aspectos colaterales a los que también aludiré): por un lado, se afirma que se produjo una especie de invasión ilegítima, por parte de los Tedax de la Unidad Central (dirigida por Sánchez Manzano), de las funciones que habrían correspondido a los Tedax de la Brigada Provincial de Madrid (a las órdenes de Cáceres Vadillo). Por otro lado, y con carácter principal, se insiste en que las muestras debieron haber sido enviadas al laboratorio de la Policía Científica, único facultado para realizar unos análisis válidos.

Si no me equivoco, uno de los primeros artículos en los que se plasma con claridad esta doble vertiente apareció en El Mundo el 5.11.2006, anunciando la publicación del segundo libro de Luis del Pino (“Las Mentiras del 11-M”), con extractos de éste:

Las muestras recogidas en los focos de explosión de los trenes hubieran debido enviarse a la Policía Científica, que es quien se encarga de realizar todos los análisis en las investigaciones. En lugar de eso, las muestras recogidas en los trenes se enviaron a la Unidad Central de Desactivación de Explosivos (los Tedax), que no dispone de laboratorios tan sofisticados. A la Policía Científica sólo se le permitió analizar los explosivos encontrados fuera de los trenes (por ejemplo, el explosivo encontrado en la furgoneta de Alcalá o el de la mochila de Vallecas). Pero las muestras encontradas en los trenes, que eran las verdaderamente importantes, se guardaron cuidadosamente en poder de los Tedax.

Ni siquiera se cumplieron los protocolos en lo que a los Tedax se refiere. Porque el protocolo marca que si esas muestras se envían a los Tedax deben enviarse a la sede del grupo de Tedax provincial, no a la Unidad Central. Así se recoge en la declaración del jefe provincial de los Tedax ante el juez Del Olmo.

Podemos empezar por este segundo aspecto, que estimo de menor enjundia.

(más…)

EL FANTASMA DE LAS NAVIDADES ACTUALES (I), por Desiertos Lejanos.

lunes, diciembre 12th, 2011

EL FANTASMA DE LAS NAVIDADES ACTUALES (I)

El excelente artículo de Manel Gozalbo sobre las ”últimas revelaciones” del diario “El Mundo”, y el no menos recomendable comentario de José Donis han puesto ya, en negro sobre blanco, la falsedad, irrelevancia y ausencia de novedad de todas las patrañas difundidas en esta nueva campaña pro-liberación de Jamal Zougham, un terrorista condenado por el mayor atentado terrorista jamás cometido en España.

Poco queda que añadir -en líneas generales- sobre la hipocresía, cinismo y desvergüenza de los promotores de esta campaña que no hayan desvelado Manel o Donís. Pero, sin pisarles –al menos, no mucho-  los argumentos, quizás seamos capaces de profundizar en las declaraciones de los testigos -y compararlos con las afirmaciones de los redactores de “El Mundo”- a fin de que nuestros lectores se hagan una idea más precisa de la situación.

(más…)

11-M Refrito Rererererevisited por MANEL GOZALBO.

sábado, diciembre 10th, 2011

11-M Refrito Rererererevisited

Manel Gozalbo

Se lo dije en Twitter al flamante fichaje de ABC, Juan Carlos Girauta, que empezaba a hacer cábalas jurídicas sobre el significado de las supuestas exclusivas de El Mundo relativas a Jamal Zougam. Nada de lo que se está publicando es nuevo —le comenté—, ya ha sido visto y descartado por el Tribunal Supremo cuando los recursos de casación. La conversación terminó con un incrédulo expletive not deleted por su parte que uno, a estas alturas, entiende justificado de sobras. Porque esta no es ni la primera ni la decimonovena vez que El Mundo reempaqueta noticias viejas del 11-M y las presenta como si fueran nuevas de trinca, para interminable asombro de sus parroquianos. Y tampoco es ni la segunda ni la vigésima que, al hacerlo, distorsiona hechos, oculta datos e inventa sobre la marcha, presentando las cosas bajo una luz que no es la propia. Me dejaron de pillar desprevenido hace años —a la fuerza ahorcan—, pero admito que quien no siga la saga onceémica muy de cerca puede sentirse defraudado en su buena fe más de lo aconsejable.

El día de la marmota contado por la marmota.

(más…)

¿Había metralla en los cadáveres del 11-M? -II por Desiertos Lejanos II

miércoles, noviembre 30th, 2011

Recordarán que en el artículo anterior recogíamos y estudiábamos las declaraciones a Luis del Pino -en Enero de 2008- y ante la juez Coro Cillán -según la información de Libertad Digital- de la forense Carmen Baladía, Directora del Instituto Anatómico Forense de Madrid durante los sucesos de Marzo de 2004.

El punto más importante de sus declaraciones es, según las interpretaciones conspiracionistas, la casi total ausencia (según la Dra Baladía) de metralla -tanto primaria como secundaria o inducida- entre los cadáveres del 11-M.

Parece raro que, dadas las características de los atentados (como la cantidad de explosivos o el recinto cerrado donde se produjeron, que hace fácil el desprendimiento de fragmentos de los vagones) no existiese prácticamente ningún caso de metralla en los cadáveres. ¿No les parece? Pues más extraño aún resulta si comprobamos que un tercio de los supervivientes, nada más y nada menos, fueron afectados por fragmentos de metralla, primaria o secundaria. Los hechos pueden comprobarse en las declaraciones de las víctimas de los atentados, y han sido demostrados en artículos científicos y en la Sentencia de la Audiencia Nacional, corroborada y aumentada por el Tribunal Supremo.

También demostramos en el artículo anterior que las autopsias realizadas en IFEMA el 11 de Marzo de 2004 fueron orientadas a identificar los cuerpos, no a encontrar metralla, como declaró la propia Dra Baladía ante la Comisión del 11-M (Diario de Sesiones del Congreso. Comparecencia del día 6 de julio de 2004. Página 26 y siguientes): no se dieron instrucciones para una búsqueda sistemática de cuerpos extraños, no se realizaron radiografías  -y las que se practicaron fueron, fundamentalmente, odontogramas- en los cadáveres ya identificados y, por último, no se realizó un registro de los hallazgos que se pudiesen encontrar. Así, la causa de que no se encontrase más metralla en los cuerpos es… que no se buscó.

Esto debería bastar para dar respuesta a Carmen Baladía en cuanto a la existencia de metralla -en general, primaria y secundaria- entre los viajeros de los trenes del 11-M y, por tanto, entre los fallecidos. Sin embargo, la forense ha dado un paso más, afirmando que la mínima cantidad de metralla encontrada -ocho casos cuyo registro documental no puede pasar por alto- “podían provenir de restos metálicos del entorno de la explosión”, según Libertad Digital. La intención, como ya se dijo, es negar la existencia de metralla en los artefactos explosivos, con la intención de desacreditar la única mochila que fue desactivada; la que, proveniente de “El Pozo”, pudo ser desactivada en el Parque Azorín y que contenía pruebas que aceleraron sobremanera la investigación.

En esta segunda parte del artículo, estudiaremos qué pruebas hay sobre las diferentes clases de metralla encontradas en los distintos escenarios de los atentados. Con intención de abreviar, nos limitaremos a discutir la existencia o no de metralla, sus tipos y clases, dejando de lado el resto de similitudes encontradas entre los artefactos y las pruebas halladas en otros lugares (cantidad y tipo de explosivos, teléfonos móviles, detonadores, etc) que, en estos momentos, no son objetivo de la polémica conspiracionista, pese a que constituyen las más sólidas pruebas de la autenticidad de la “mochila de Vallecas”. Porque, no lo olvidemos, es el conjunto de las pruebas encontradas en la investigación lo que cuenta, y conviene tener presente que, con el resto de pruebas (la furgoneta Renault Kangoo, los vehículos usados por los asesinos, los testimonios de los actores en la tragedia, las reivindicaciones de los propios criminales, etc) se hubiera terminado llegando a las mismas  conclusiones; la mochila sólo aceleró la investigación, sin dar un cambio brusco a los acontecimientos.

(más…)

LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA – 6 – Como los críos del «cole»

viernes, noviembre 11th, 2011

LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA – 6 – Como los críos del «cole»

Tras una temporada de parón en la serie de artículos de “LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA”, vamos a continuar instruyéndonos, a la par que deleitándonos, con las declaraciones que los peritos conspiracionistas hicieron ante el Tribunal de la Audiencia Nacional que juzgó los atentados del 11-M.

Recordarán nuestros lectores que habíamos finalizado el artículo anterior cuando, empezando la intervención de las acusaciones particulares, tenía la palabra la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo. Sigamos a partir de ahí (02;25;00 de la grabación, aproximadamente).

En la entrada de hoy, que viene a cubrir una media hora, aproximadamente, veremos que los conspiracionistas dijeron poco; en parte porque la perito TEDAX habló sobre su técnica de trabajo y los resultados obtenidos, lo que se prestaba menos a polemizar y, en parte, porque mucho de lo que dijo era repetición de lo ya declarado anteriormente. Sin embargo, aún así, las declaraciones conspiracionistas (hoy, estrella invitada, Carlos Romero) no tienen desperdicio, por inoportunas y por su casi nula utilidad.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XXXIV) por Rasmo

martes, agosto 30th, 2011

Titadyn, el eterno retorno (XXXIV) por Rasmo

(Sigue de entradas anteriores)

He discutido las circunstancias de hecho en torno a la posible relevancia que hubiera podido tener la comunicación errónea sobre el tipo de explosivo al mediodía del 11 de marzo. Seguidamente, expuestos tales hechos, terminé mi anterior entrega discutiendo la débil consistencia del razonamiento teórico que los encuadra, según el cual ésta fue la información que determinó que todo el mundo (Policía, CNI, Gobierno) pensara que la masacre había sido obra de ETA. Creo haber mostrado que es un razonamiento falaz.

Debo precisar, sin embargo, que no pretendo ningunear el dato sobre el explosivo. Sólo quiero calibrar su importancia en su justa medida, colocándolo en una perspectiva realista y equilibrada. Tan verdadero como que a algunos sí les pudo parecer relevante es que otros no le otorgaron mayor trascendencia. Lo que sugiero es que se trata de algo tan incierto a priori, que no puede asumirse dogmáticamente su carácter decisivo. Si se atribuye a un conspirador en ciernes que prepara un golpe de Estado policial y/o mediático la misma inteligencia que algunos adjudican a los imputados de la versión oficial para dudar de ésta, el postulado que discutimos es decepcionantemente simplista.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XXXIII) por Rasmo

jueves, agosto 11th, 2011

Titadyn, el eterno retorno (XXXIII) por Rasmo

2) La Policía, toda entera

Una vez despachado el asunto más secundario,  procede analizar el núcleo del razonamiento que parece guiar la insistencia en la importancia que supuestamente tuvo ese dato del “Titadyn con cordón detonante”.

Casi dos años antes de la publicación de “Titadyn”, García Abadillo había escrito (EM, 18.6.2007):

[E]l comisario jefe de Seguridad Ciudadana, Santiago Cuadro Jaén, le dice por teléfono [a Díaz-Pintado] que el explosivo es «Titadyn con cordón detonante». Ese dato, según los testimonios de todos los mandos policiales ante el tribunal, llevó a pensar que, efectivamente, la masacre había sido obra de ETA. […] Ese mismo día, en una reunión celebrada a las 17.00 horas, esta vez en el despacho del director general de la Policía, el ahora denostado Agustín Díaz de Mera, el propio Cuadro Jaén le dijo a Díaz Pintado que no se trataba de Titadyn, sino de una dinamita de la que todavía no se sabía la marca. Fue a partir de entonces cuando la hipótesis de la autoría de ETA comenzó a perder fuerza. Porque, si no era Titadyn, según la versión de los jefes policiales, casi seguro que no era ETA.

El argumento parece bastante claro: Titadyn = ETA; no Titadyn = no ETA. Y, para ello, el vicedirector de El Mundo se ampara, una vez más en las supuestas declaraciones de los jefes de la Policía.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XXXII) por Rasmo

viernes, julio 29th, 2011

Titadyn, el eterno retorno (XXXII) por Rasmo

(Sigue de la entrada anterior)

Como ya he señalado, el estudio de la documentación relevante pone de manifiesto que la referencia al Titadyn que venimos discutiendo, al mediodía del 11 de marzo, no fue más que un simple error. Sobre este punto no debería haber ninguna duda razonable, pero este último adjetivo no es la característica más habitual de las teorías conspirativas.

La propia génesis de la información transmitida, expuesta en detalle en las anteriores entregas, así lo corrobora. Pero es que, además, todos los mandos policiales que han dado su opinión al respecto se han pronunciado en ese sentido y no creo que nadie esté mejor situado o tenga mayor interés (aunque sólo sea como presuntos damnificados) que ellos.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XXXI) Por Rasmo

martes, junio 21st, 2011

Titadyn, el eterno retorno (XXXI) Por Rasmo

(Sigue de la entrada anterior)

Ya vimos que la acusación de García Abadillo según la cual fue el propio Sánchez Manzano quien habló de “Titadyn con cordón detonante” es una patraña.

Ahora trataré el asunto de cómo se produjo, a lo largo del aquel 11 de marzo, la corrección de ese dato, junto con otros aspectos conexos. En particular, en el contexto de este análisis, abordaré la cuestión de si realmente en la controvertida comunicación telefónica del mediodía se mencionó dicho explosivo (como afirma Díaz Pintado) o sólo se hizo referencia a una “dinamita” inespecífica (como asegura Cuadro Jaén). Debo advertir que mi opinión sobre este último punto en concreto no pasa de ser una serie de conjeturas más o menos plausibles, pero que no pretendo en modo alguno definitivas. Asimismo, soy consciente de que se trata de un ejercicio de interés limitado, casi académico, por al menos dos razones que discurren en sentidos inversos. Por un lado, sea quien sea el responsable último de la información errónea, lo que está claro (debería estarlo) es que se trata efectivamente de un simple error, lo cual basta (debería bastar) para desactivar muchas de las tonterías que se han podido leer y oír. Por otro lado, aunque se trate de un error, lo cierto es que esas palabras salieron de esa reunión y se comunicaron al Gobierno y demás actores policiales, mediáticos y sociales, de modo que sus efectos deberán ser calibrados de forma pertinente. Volveré sobre ambos aspectos más tarde, una vez que haya expuesto mis valoraciones acerca del incidente telefónico.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XXX) por Rasmo

domingo, junio 12th, 2011

Titadyn, el eterno retorno (XXX) por Rasmo

(Sigue de la entrada anterior)

He argumentado que García Abadillo, en lo que he llamado “texto de referencia” (pp. 22 a 25 de “Titadyn”), como ya hizo años antes desde su periódico, altera deliberadamente el marco horario de los acontecimientos relativos a la primera comunicación sobre el tipo de explosivo, en la reunión de la cúpula policial mantenida al mediodía del 11 de marzo, casi seguramente porque ello permite ligar esa información (“Titadyn con cordón detonante”) a los primeros análisis de los Tedax, que concluyeron en torno a las 14 horas. Hemos comprobado que, en realidad, la llamada de Santiago Cuadro a Pedro Díaz Pintado se había producido al menos una hora antes de que el laboratorio de los Tedax informara de los primeros resultados obtenidos en los análisis de los focos de explosión. Y hemos constatado que García Abadillo no podía ignorarlo.

Aunque el mencionado autor no lo hace, algún conspiracionista irredento podría improvisar una objeción ad hoc para seguir manteniendo la posibilidad de esa vinculación entre los análisis químicos y la información sobre el explosivo trasladada a los responsables de las fuerzas de seguridad: a lo mejor es que… también nos han mentido respecto a la hora de esos análisis.

(más…)