Archive for the ‘C. García Abadillo’ Category

EL FANTASMA DE LAS NAVIDADES ACTUALES (I), por Desiertos Lejanos.

lunes, diciembre 12th, 2011

EL FANTASMA DE LAS NAVIDADES ACTUALES (I)

El excelente artículo de Manel Gozalbo sobre las ”últimas revelaciones” del diario “El Mundo”, y el no menos recomendable comentario de José Donis han puesto ya, en negro sobre blanco, la falsedad, irrelevancia y ausencia de novedad de todas las patrañas difundidas en esta nueva campaña pro-liberación de Jamal Zougham, un terrorista condenado por el mayor atentado terrorista jamás cometido en España.

Poco queda que añadir -en líneas generales- sobre la hipocresía, cinismo y desvergüenza de los promotores de esta campaña que no hayan desvelado Manel o Donís. Pero, sin pisarles –al menos, no mucho-  los argumentos, quizás seamos capaces de profundizar en las declaraciones de los testigos -y compararlos con las afirmaciones de los redactores de “El Mundo”- a fin de que nuestros lectores se hagan una idea más precisa de la situación.

(más…)

11-M Refrito Rererererevisited por MANEL GOZALBO.

sábado, diciembre 10th, 2011

11-M Refrito Rererererevisited

Manel Gozalbo

Se lo dije en Twitter al flamante fichaje de ABC, Juan Carlos Girauta, que empezaba a hacer cábalas jurídicas sobre el significado de las supuestas exclusivas de El Mundo relativas a Jamal Zougam. Nada de lo que se está publicando es nuevo —le comenté—, ya ha sido visto y descartado por el Tribunal Supremo cuando los recursos de casación. La conversación terminó con un incrédulo expletive not deleted por su parte que uno, a estas alturas, entiende justificado de sobras. Porque esta no es ni la primera ni la decimonovena vez que El Mundo reempaqueta noticias viejas del 11-M y las presenta como si fueran nuevas de trinca, para interminable asombro de sus parroquianos. Y tampoco es ni la segunda ni la vigésima que, al hacerlo, distorsiona hechos, oculta datos e inventa sobre la marcha, presentando las cosas bajo una luz que no es la propia. Me dejaron de pillar desprevenido hace años —a la fuerza ahorcan—, pero admito que quien no siga la saga onceémica muy de cerca puede sentirse defraudado en su buena fe más de lo aconsejable.

El día de la marmota contado por la marmota.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XXXIV) por Rasmo

martes, agosto 30th, 2011

Titadyn, el eterno retorno (XXXIV) por Rasmo

(Sigue de entradas anteriores)

He discutido las circunstancias de hecho en torno a la posible relevancia que hubiera podido tener la comunicación errónea sobre el tipo de explosivo al mediodía del 11 de marzo. Seguidamente, expuestos tales hechos, terminé mi anterior entrega discutiendo la débil consistencia del razonamiento teórico que los encuadra, según el cual ésta fue la información que determinó que todo el mundo (Policía, CNI, Gobierno) pensara que la masacre había sido obra de ETA. Creo haber mostrado que es un razonamiento falaz.

Debo precisar, sin embargo, que no pretendo ningunear el dato sobre el explosivo. Sólo quiero calibrar su importancia en su justa medida, colocándolo en una perspectiva realista y equilibrada. Tan verdadero como que a algunos sí les pudo parecer relevante es que otros no le otorgaron mayor trascendencia. Lo que sugiero es que se trata de algo tan incierto a priori, que no puede asumirse dogmáticamente su carácter decisivo. Si se atribuye a un conspirador en ciernes que prepara un golpe de Estado policial y/o mediático la misma inteligencia que algunos adjudican a los imputados de la versión oficial para dudar de ésta, el postulado que discutimos es decepcionantemente simplista.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XXXIII) por Rasmo

jueves, agosto 11th, 2011

Titadyn, el eterno retorno (XXXIII) por Rasmo

2) La Policía, toda entera

Una vez despachado el asunto más secundario,  procede analizar el núcleo del razonamiento que parece guiar la insistencia en la importancia que supuestamente tuvo ese dato del “Titadyn con cordón detonante”.

Casi dos años antes de la publicación de “Titadyn”, García Abadillo había escrito (EM, 18.6.2007):

[E]l comisario jefe de Seguridad Ciudadana, Santiago Cuadro Jaén, le dice por teléfono [a Díaz-Pintado] que el explosivo es «Titadyn con cordón detonante». Ese dato, según los testimonios de todos los mandos policiales ante el tribunal, llevó a pensar que, efectivamente, la masacre había sido obra de ETA. […] Ese mismo día, en una reunión celebrada a las 17.00 horas, esta vez en el despacho del director general de la Policía, el ahora denostado Agustín Díaz de Mera, el propio Cuadro Jaén le dijo a Díaz Pintado que no se trataba de Titadyn, sino de una dinamita de la que todavía no se sabía la marca. Fue a partir de entonces cuando la hipótesis de la autoría de ETA comenzó a perder fuerza. Porque, si no era Titadyn, según la versión de los jefes policiales, casi seguro que no era ETA.

El argumento parece bastante claro: Titadyn = ETA; no Titadyn = no ETA. Y, para ello, el vicedirector de El Mundo se ampara, una vez más en las supuestas declaraciones de los jefes de la Policía.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XXXII) por Rasmo

viernes, julio 29th, 2011

Titadyn, el eterno retorno (XXXII) por Rasmo

(Sigue de la entrada anterior)

Como ya he señalado, el estudio de la documentación relevante pone de manifiesto que la referencia al Titadyn que venimos discutiendo, al mediodía del 11 de marzo, no fue más que un simple error. Sobre este punto no debería haber ninguna duda razonable, pero este último adjetivo no es la característica más habitual de las teorías conspirativas.

La propia génesis de la información transmitida, expuesta en detalle en las anteriores entregas, así lo corrobora. Pero es que, además, todos los mandos policiales que han dado su opinión al respecto se han pronunciado en ese sentido y no creo que nadie esté mejor situado o tenga mayor interés (aunque sólo sea como presuntos damnificados) que ellos.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XXXI) Por Rasmo

martes, junio 21st, 2011

Titadyn, el eterno retorno (XXXI) Por Rasmo

(Sigue de la entrada anterior)

Ya vimos que la acusación de García Abadillo según la cual fue el propio Sánchez Manzano quien habló de “Titadyn con cordón detonante” es una patraña.

Ahora trataré el asunto de cómo se produjo, a lo largo del aquel 11 de marzo, la corrección de ese dato, junto con otros aspectos conexos. En particular, en el contexto de este análisis, abordaré la cuestión de si realmente en la controvertida comunicación telefónica del mediodía se mencionó dicho explosivo (como afirma Díaz Pintado) o sólo se hizo referencia a una “dinamita” inespecífica (como asegura Cuadro Jaén). Debo advertir que mi opinión sobre este último punto en concreto no pasa de ser una serie de conjeturas más o menos plausibles, pero que no pretendo en modo alguno definitivas. Asimismo, soy consciente de que se trata de un ejercicio de interés limitado, casi académico, por al menos dos razones que discurren en sentidos inversos. Por un lado, sea quien sea el responsable último de la información errónea, lo que está claro (debería estarlo) es que se trata efectivamente de un simple error, lo cual basta (debería bastar) para desactivar muchas de las tonterías que se han podido leer y oír. Por otro lado, aunque se trate de un error, lo cierto es que esas palabras salieron de esa reunión y se comunicaron al Gobierno y demás actores policiales, mediáticos y sociales, de modo que sus efectos deberán ser calibrados de forma pertinente. Volveré sobre ambos aspectos más tarde, una vez que haya expuesto mis valoraciones acerca del incidente telefónico.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XXX) por Rasmo

domingo, junio 12th, 2011

Titadyn, el eterno retorno (XXX) por Rasmo

(Sigue de la entrada anterior)

He argumentado que García Abadillo, en lo que he llamado “texto de referencia” (pp. 22 a 25 de “Titadyn”), como ya hizo años antes desde su periódico, altera deliberadamente el marco horario de los acontecimientos relativos a la primera comunicación sobre el tipo de explosivo, en la reunión de la cúpula policial mantenida al mediodía del 11 de marzo, casi seguramente porque ello permite ligar esa información (“Titadyn con cordón detonante”) a los primeros análisis de los Tedax, que concluyeron en torno a las 14 horas. Hemos comprobado que, en realidad, la llamada de Santiago Cuadro a Pedro Díaz Pintado se había producido al menos una hora antes de que el laboratorio de los Tedax informara de los primeros resultados obtenidos en los análisis de los focos de explosión. Y hemos constatado que García Abadillo no podía ignorarlo.

Aunque el mencionado autor no lo hace, algún conspiracionista irredento podría improvisar una objeción ad hoc para seguir manteniendo la posibilidad de esa vinculación entre los análisis químicos y la información sobre el explosivo trasladada a los responsables de las fuerzas de seguridad: a lo mejor es que… también nos han mentido respecto a la hora de esos análisis.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XXIX), por Rasmo

miércoles, junio 8th, 2011

Titadyn, el eterno retorno (XXIX), por Rasmo

Terminé la anterior entrega señalando que un solo dato echaba por tierra en lo fundamental el armazón argumental pergeñado por García Abadillo en torno a la reunión de la cúpula policial al mediodía del 11 de marzo de 2004.

En efecto, dicho autor señala que la llamada de Cuadro Jaén a Díaz Pintado en la que, supuestamente, el primero le dijo al segundo que el explosivo utilizado había sido “Titadyn con cordón detonante” se produjo “sobre las dos de la tarde” (p. 23 de “Titadyn”).

Sin embargo, es un dato falso. Completamente falso.

Y, con un mínimo de conocimiento de causa, es tan fácil situar cronológicamente (siquiera de forma aproximada) esa comunicación telefónica, que el dato de las 14 horas aparece como una imprecisión realmente extraña. ¿De dónde surge? ¿Y por qué?

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XXVIII) por Rasmo

sábado, junio 4th, 2011

Titadyn, el eterno retorno (XXVIII) por Rasmo

 

2) “Titadyn con cordón detonante”

Acabamos de examinar las circunstancias en las que se produjeron los primeros análisis de los focos de explosión. Y habíamos referido en su momento la importancia que algunos comentaristas (ignorando o tergiversando datos elementales) atribuían a dichos análisis, cuyos imaginarios resultados (a partir de la alusión a la nitroglicerina por parte de Sánchez Manzano en la Comisión del 11-M) ligaban además al asunto de la mención del Titadyn (la marca de dinamita habitualmente utilizada por ETA) en una reunión de la cúpula policial celebrada el mismo día de la matanza.

Llega ahora, pues, el momento de abordar ese otro aspecto fundamental de la narrativa contenida en lo que he denominado “texto de referencia” del prólogo de “Titadyn” (véase la entrega XXIV). Me refiero, claro está, al incidente de la comunicación según la cual el explosivo empleado en los trenes era “Titadyn con cordón detonante”.

(más…)

Titadyn, el eterno retorno (XXVI) por Rasmo

martes, abril 5th, 2011

Titadyn, el eterno retorno (XXVI) por Rasmo

(Sigue de la entrada anterior)

Recordemos una de las reflexiones de García Abadillo, en su prólogo a «Titadyn«, dentro de la amplia cita que he denominado “texto de referencia” (recuérdese: es la exposición que hace Casimiro G. Abadillo, en las páginas 22 a 25 de dicho libro, bajo el epígrafe “El dato que llevó al Gobierno a la tumba”):

Si al final el atentado era obra de los islamistas, estaba claro que eso iba a actuar como revulsivo en contra del PP. Pero si el atentado era obra de ETA, Rajoy podía estar seguro de su triunfo frente a Zapatero. […] Aunque parezca obvio, no se puede desligar esta percepción (la seguridad de que la autoría, según fuera islamista o etarra, determinaría un triunfador en las elecciones del 14 de marzo) para entender todo lo que ocurrió durante las horas previas a ese día. Porque también ese mismo análisis se lo hicieron todos y cada uno de los policías que intervinieron en la investigación. Mejor dicho, todos los jefes policiales, cuyos puestos podían depender de que la victoria electoral fuese del PP o del PSOE.

¿“Aunque parezca obvio”? ¿“Obvio”? Esta es una de esas afirmaciones campanudas que el vicedirector de El Mundo se permite proferir con la despreocupada suficiencia de quien se considera exento de ofrecer nada parecido a una justificación.

(más…)