LAS MENTIRAS DE ANTONIO IGLESIAS (y III)

Sigue de la segunda parte

¿Qué vieron los Tedax en sus análisis de la mañana del 11-M?

¿Qué vieron, Sr. Iglesias? ¡Pero si la jefa del laboratorio respondió delante de usted! Fue durante la vista, en la sesión de 28.5.2007. Mire, mire:

Fiscal ZARAGOZA: ¿Recuerda usted qué componentes de dinamita se detectan?

Perito Tedax: Sí, en inorgánicos nitritos, nitratos y amonio, con lo cual la lectura es nitrato amónico, y en orgánicos, nitroglicol, con lo cual la lectura final es dinamita.

Cabe añadir que su testimonio fue confirmado por los cuatro TEDAX de la pericial conjunta

Defensa ZOUGAM: …me refiero a la analítica que les dieron a ustedes,  correspondiente a lo encontrado en los focos de explosión.

Perito: Eh…, sí, se lo digo por tercera vez, creo, que es componentes de la dinamita; que lo analiza el Grupo de Investigación de Explosivos de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos y NRBQ del Cuerpo Nacional de Policía.

Defensa ZOUGAM: ¿Y no les detallan los componentes?

Perito: En el informe no consta pero sí, nosotros lo sabemos porque lo hablamos allí y estábamos en la unidad.

Defensa ZOUGAM: ¿Y qué componentes dedujeron ustedes que había en… (n.t; no se oye el final porque lo tapa el perito)?

Perito:  Nos eh…, se nos comenta porque era conocido que era nitrato amónico y nitroglicol.

… quienes, por cierto,  también confirmaron que las periciales de explosivo intacto las efectuaba la PC y las de focos de explosiones el Grupo de Investigación de Explosivos de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos y NRBQ del Cuerpo Nacional de Policía.

A lo mejor es que le falla la memoria, como con las fechas de la Goma 2 EC. Tantos datos… uno ya no está para según qué cosas. O a lo mejor es que resulta más excitante adoptar un tono interrogativo misterioso à la Del Pino, como quien anuncia una peli de intriga. Supongo que, cuando uno se dedica a la ciencia ficción, acaban pegándose las maneras del oficio.

Los Tedax realizaron el análisis de las muestras que recogieron en los focos de explosión en la mañana del 11- M, pero según el protocolo estas muestras debían de haber sido analizadas por la Policía Científica.

Siempre me ha hecho gracia esta insistencia en “los protocolos” por parte de los conspiracionistas. Pero ver a un perito químico -sin la menor experiencia forense en el análisis de explosivos- pronunciarse sobre protocolos policiales en la materia me parece difícilmente superable. Por supuesto, el Sr. Iglesias nunca nos ha aclarado a qué protocolos se refiere. Quizá porque, en este punto, como en tantos otros, se limita a repetir lo que ha leído en la prensa.

Esta cuestión puede tratarse con toda la extensión que se quiera, pero aquí probablemente nos llevaría muy lejos. Para quien desee más detalles, me remito a lo expuesto en otros lugares. En efecto, ya se ha comentado que, a partir de la información con la que se cuenta, no parece acreditada la existencia de ninguna obligación legal al respecto (véase también la aportación de Manel Gozalbo). Por otro lado, si hemos de creer lo que la juez Lledó refleja en su sentencia desestimatoria de la demanda de S-M contra El Mundo [proceso en el que el Sr. Iglesias también declaró en defensa de sus patrocinadores], ni siquiera puede sostenerse que el envío de los vestigios explosionados fuera una práctica frecuente.

Con la técnica de cromatografía fina practicada por los Tedax se puede detectar la presencia de nitratos, entre ellos la nitroglicerina y de DNT.

Supongo que a nadie se le escapa que esta afirmación es de suma relevancia. Y, además, podemos estar seguros de que no es un descuido transitorio, pues el Sr. Iglesias ha dicho esto mismo en diversas ocasiones. Por su interés, me permito documentarlo extensamente. Así, en su libro “Titadyn” (p. 78):

Incluso con los ensayos por vía húmeda y la cromatografía empleada en el laboratorio de los Tedax (cromatografía de capa fina, TLC) se podrían haber identificado […] nitroglicol (EGDN), dinitrotolueno (DNT) y nitroglicerina (NG).

En La Hora de Federico, 28.5.2009 (min.40:55):

Sánchez Manzano utilizó una técnica analítica que se llama ‘cromatografía de capa fina’, que no tiene la fineza, para entendernos, de la cromatografía de gases. Pero sí suficiente, si se hace bien, como para discriminar entre determinados componentes.

En “La tarde con Cristina” (COPE, 2.7.2009):

En el día 11, los TEDAX, dentro de su función, recogen unas muestras que analizan, con unos métodos un tanto sencillos, pero, a mi modo de ver, y lo digo desde la química, suficientemente explícitos como para haber obtenido datos. […] La técnica que ellos emplearon, que era cromatografía de capa fina, […] sin ser una supertécnica, es suficientemente explícita como para dar nombre y apellidos a los explosivos […].

En el programa de César Vidal en esRadio (11.3.2010; min: 16:38):

Los Tedax recogen y llevan a su laboratorio las muestras de los focos de explosión nada más producirse las explosiones del 11-M, en la mañana del 11 de marzo. Lo llevan, lo analizan por la técnica de cromatografía de capa fina, que se la ha tildado de una técnica burda… no es así, es una técnica que no es tan fina como la cromatografía gaseosa ni como la HPLC, pero suficientemente fina como para detectar DNT, nitroglicerina y nitrato amónico, nitratos inorgánicos. Es lo suficientemente fina.

Queda meridianamente claro, ¿no? La técnica empleada por la perito de los Tedax era SUFICIENTE para haber detectado las tan traídas y llevadas sustancias de la discordia: DNT y NG. Por cierto, y ya que el Sr. Iglesias lo menciona, resulta irónico: ¿quién era uno de esos que hablaba de “técnicas tercermundistas” en el laboratorio de los Tedax? Ni más ni menos que don Casimiro García Abadillo (EM, 20.11.2006), el otro coautor de “Titadyn” (tal vez deberían hablar más entre ellos). ¿Quién ridiculizaba las instalaciones de los Tedax motejándolas de “laboratorio de la Señorita Pepis”? Pues el mismo Jiménez Losantos ¡entrevistando al perito Iglesias! (La Hora de Federico, 28.5.2009). Y, sin embargo, resulta que no, que aquí tenemos al químico de referencia señalando que, después de todo, no se trataba de una técnica burda, que era “suficientemente fina”. Lo que hay que ver.

¿Por qué insisto en este punto? Recordemos lo que declaró la Perito Tedax en la sesión de 28.5.2007:

Fiscal ZARAGOZA: ¿Usted detectó en esas muestras que analizaron…. que analizó, en esas muestras de los focos, en esas 12 muestras, detectó componentes orgánicos nitroglicerina o dinitrotolueno?

Perito Tedax: Señor yo detecte lo que he  comunicado anteriormente, nitroglicol.

Fiscal ZARAGOZA: ¿Sólo nitroglicol?

Perito Tedax: Así es.

Fiscal ZARAGOZA: No hay rastro de DNT ni de nitroglicerina.

Perito Tedax: Yo no lo detecté.

¿Hace falta comentar algo? El propio Iglesias reconoce que las tantas veces vituperadas técnicas de la Perito Tedax eran suficientes para detectar los dichosos componentes, DNT y NG. La consecuencia es obvia e ineludible: o la Perito Tedax miente cuando dice que no encontró NG y DNT, o no había DNT y NG en los focos en 2004. Así de sencillo. Y, si no había… se acabó la historia.

Por supuesto, de forma maliciosa y soterrada, en su libro “Titadyn” (p. 117), Iglesias parece sugerir que la Perito Tedax, en efecto, mintió:

Con esta técnica [cromatografía de capa fina] se detectaron nitratos y nitritos (según declaración de la jefa de laboratorio en la vista oral), pero también, muy posiblemente, compuestos orgánicos nitrados. De hecho esta técnica permite separar dinitroetilénglicol, dinitrotolueno y nitroglicerina, entre otros. No se hizo referencia a ninguno de ellos en el informe inicial de 2004.

Algo que no se atrevió a hacer en presencia de la aludida, bajo juramento y ante un tribunal. Es decir, cuando y donde correspondía. Pero, con independencia de lo que los valientes conspiracionistas digan guarecidos tras los micrófonos o en sus columnas injuriosas, a la hora de la verdad, es decir, en el momento de formalizar las imputaciones y presentarlas ante un juzgado, lo máximo a lo que se ha llegado es a la querella interpuesta contra Sánchez Manzano y la perito Tedax por parte de la AAV11M, representada por José María de Pablo. Y esto es lo que hay: en dicha querella se atribuyen cosas muy feas a los acusados, pero en ningún momento se dice que los TEDAX mintieran en cuanto a los elementos por ellos descubiertos. Es decir, no afirman que los TEDAX encontraran los elementos del Titadyn (NG y DNT) y los ocultaran. Lo que sostienen es que esos elementos no pudieron encontrarse con los «escasos medios» del laboratorio TEDAX, no científicos, de señorita Pepis, etc., y por eso deberían haber enviado las muestras de los focos a la Policía Científica. En este sentido, la declaración de la Perito Tedax constituye una alegación de hecho no controvertida.

Sin embargo, insisto, si lo que dice el perito Iglesias (que se ha prestado a declarar como testigo de cargo en el marco de la referida querella) es cierto, no se impidió a nadie detectar lo que no había; la Policía Científica no iba a detectar lo que no se detectó con una técnica suficiente.

De lo que hayan podido ver entonces los Tedax sólo tenemos noticias seis semanas después cuando, a requerimiento de Del Olmo, informan diciendo que registraron componentes genéricos de dinamita.

Introduzcamos un matiz importante a ese “sólo tenemos noticias”. Para empezar, quien tenía que tener noticias no era el Sr. Iglesias, ni los periodistas de ningún signo, ni la ciudadanía… en suma, no hay un “nosotros” al que se haya escondido nada. La perito informó el mismo día verbalmente a quien correspondía, es decir, a sus superiores, según declaró en el juicio:

Vamos a ver,  normalmente, tal como se trabaja, es: en el laboratorio en la unidad a la que pertenezco, pues… la primera noticia de qué hay debe ser absolutamente cierta, no dudosa, debe ser indiscutible, de que eso por lo menos sí existe. […] Entonces se da esa noticia, se da verbalmente a mis superiores; y a continuación ya, tranquilamente, se continúan las analíticas.

Y, en efecto, cuando el juez instructor lo solicita, se le manda por escrito. ¿Tiene el Sr. Iglesias algún conocimiento o experiencia en materia policial que le permita juzgar la atipicidad o anomalía de este proceder? Porque, si no es así, todo esto no pasa de ser chatarra de tertuliano todólogo.

Si detectaron tales compuestos, sabían cuáles eran.

Pues claro que sí, ya lo dijo la Perito Tedax en el juicio, delante de usted (bueno, en realidad, detrás):

Entonces, mantengo la palabra dinamita que es lo único cierto que yo considero en esta analít….en estos análisis de conclusión y pongo componentes por dar idea de que componentes hay, evidentemente, para poder definir como dinamita el explosivo presente. Sin componentes no se hubiera podido definir nunca la dinamita.

[Nota: la transcripción colgada en Libertad Digital dice: “… por dar idea de qué componentes hay…”. No obstante, la observación directa del vídeo y el propio sentido de la frase me llevan a considerar que la versión correcta es la que aporto aquí]

¿Qué fue lo que vieron que les impidió especificarlo?

¿Otra vez?: nitrato amónico y nitroglicol, como sin duda sabe. Esta actitud supone realmente caer bajo, pero este perito insiste en formular estas falaces e insidiosas preguntas. Ya lo había hecho en su intervención de 2.7.2009 en “La Tarde con Cristina”:

Si usted dice que ha visto explosivos genéricos, es porque sabe qué explosivos son. ¿Por qué no lo dice? ¿Tan feo es lo que vieron que no lo dicen?

Y en el ya citado programa de César Vidal con motivo del sexto aniversario (11.3.2010; min. 16:50):

Entonces, yo tengo una incógnita tremenda: qué vieron los TEDAX en aquella analítica, que se quedaron mudos durante seis semanas […]. Por favor, cuando alguien dice que ha descubierto un producto genérico, sabe qué producto genérico es. ¿Qué pasa, que no gustó ese producto? No somos mal pensados, pero es que nos hacen plantearnos esta duda metódica.

Al contrario, Sr. Iglesias, campeón del método, es usted precisamente un mal pensado. Y de la peor especie, de los que se dedican a formular esas preguntas capciosas y arteras que contienen en sí mismas la infamante acusación de encubrimiento y ocultación. Lo que tiene que demostrar usted en primer lugar es que, efectivamente, los tedax quedaron “impedidos” de poner por escrito sus hallazgos o que se quedaron “mudos”, o que vieron algo “feo”… En suma, debería abstenerse de hacer una descripción del hecho que contiene en sí misma una calificación de lo que pretende demostrar.

No espero demasiada sutileza argumental por parte de algunos, pero creo que el problema de fondo que ponen de manifiesto los infundios del Sr. Iglesias es el tantas veces observado razonamiento circular, o más bien invertido, del conspiracionismo. O la petición de principio, como creo que se denomina en argot pedante. Los dudantes metódicos no demuestran que los agentes “oficiales” han mentido y, por eso, su propia teoría es cierta. No. Los agentes “oficialestienen que haber mentido porque eso es lo que hace falta para que sus teorías sean correctas. Y, como ya han decidido de antemano que sus teorías son correctas, entonces está clara la mentira de los “oficialistas”, tal como sospechaban.

Hagamos una somera recapitulación. Los peritos oficiales se inclinan por la hipótesis de que las muestras (todas, es decir, tanto de los focos como de explosivo intacto) se han podido contaminar. Iglesias y compañía opinan que no, que lo que aparece en 2007 en la muestra M-1 tenía necesariamente que estar ya en el 2004. Sin embargo, él mismo acepta que las muestras de explosivo intacto (pero sólo ellas, curiosamente) sí están contaminadas. Él mismo sabe que en la M-1 (que es una muestra de un foco) no se halló nada en 2004, pese a ser analizada por la Policía Científica (incluyendo a dos peritos intachables: López Cidad y Escribano). Y él mismo afirma que la técnica con la que se analizaron en 2004 las demás muestras de los focos en el laboratorio de los Tedax era suficiente para detectar lo que apareció en 2007, pero no en 2004 (según declara la autora de los análisis, una funcionaria con dos décadas de servicio). Para mí está claro. Pero, como Iglesias ha decidido, pero no acreditado, que lo que vale es el resultado de 2007, entonces, por fuerza, la perito tedax tiene que estar mintiendo, porque, de otro modo, su hipótesis deviene insostenible. Eso es todo el bagaje científico y objetivo que puede ofrecer para desvirtuar el testimonio bajo juramento de la agente de policía: un simple “no me lo creo”.

¿Por qué hacen sólo una vaga, inverosímil y tardía declaración de su hallazgo?

Dejemos claro una vez más que el experto Iglesias, totalmente inexperto en el análisis forense de explosivos y completamente lego en cuestiones de procedimiento criminal y policial, no está calificando la declaración de “vaga, inverosímil y tardía” como químico. Sus calificativos en este sentido son tan atendibles como los de mi peluquera (dicho sea con todos los respetos hacia ella) o mi dentista (ídem.).

¿Tardía respecto a qué? ¿Para qué? ¿Por qué?

¿Inverosímil por qué? Porque él no se lo cree. Perfecto.

Y en cuanto a “vaga”… ¿El Sr. Iglesias se pregunta por qué? Pues también lo explicó la perito en la vista, hay que ver cuántas cosas se le olvidan a este hombre:

Digo dinamita a mis superiores. Eso lo mantengo después siempre. Pero sí, porque además es una herramienta fácil para trabajar, todo el mundo conoce la palabra dinamita. La palabra nitratos, nitritos, amonio, nitroglicol, es… son más complicadas para personas no expertas en estos temas, sin embargo, dinamita, todo el mundo puede trabajar con ello y van a trabajar colectivos policiales, autoridades judiciales… mis superiores moverán esta información según su mejor criterio. Entonces, mantengo la palabra dinamita, que es lo único cierto que yo considero en esta analít….en estos análisis de conclusión […]. Ellos son pre… solamente decían ¿qué hay? y yo no puedo, a personal que normalmente no es experto, no puedo estarle liando con términos químicos que no conducen a nada.

Una cosa es que no le guste la explicación (cada tertuliano opina lo que quiere) y otra bien distinta ignorarla y hacer como que no existe, para no tener siquiera que rebatirla. Y a toro pasado todos somos muy listos. Pero lo cierto es que el propio error de Sánchez Manzano con la nitroglicerina en la Comisión del 11-M; las declaraciones del ex ministro Acebes en el mismo foro y sobre el mismo tema; las imprecisiones periodísticas (incluido El Mundo, quién lo diría, que llegó a publicar que la nitroglicerina era distintiva del Titadyn y el nitroglicol de la Goma 2 ECO, pero no del primero… -editorial, 30.7.2006-), lo que demuestran precisamente es el acierto de la observación de la perito Tedax, ella sí, experta en el análisis de explosivos en el marco de una investigación policial.

Considero que este es uno de los puntos más oscuros y graves de la actuación de este cuerpo y que requiere de un urgente esclarecimiento.

Más de lo mismo. Ver a este químico de muy dudosa solvencia intelectual aprovechando sus quince minutos de fama para erigirse en juez de la actuación de un cuerpo policial es lacerante.

Ello al margen de que hicieran desaparecer los extractos de los lavados de las muestras con agua y acetona, extractos que deberían de haber sido conservados para un eventual análisis de confrontación según es preceptivo por la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Este es otro de los clásicos de la superchería. Empecemos recordando al Sr. Iglesias que el análisis de confrontación se hizo desde el momento en que los peritos de la prueba encargada por el tribunal analizaron las mismas muestras. 

Vuelvo a recomendar al Sr. Iglesias que repase la declaración de la Perito Tedax, ya que él no pareció estar muy atento, pese a encontrarse a pocos metros cuando se produjo.

La Perito Tedax realizó sus análisis sobre una parte de las muestras, dejando el resto sin tocar, para posteriores estudios:

Fiscal: Pero usted sometió a agua y acetona TODOS LOS RESTOS hallados en los focos o solamente unas partes?

Perito Tedax: Bueno, cuando hay muestra suficiente, evidentemente, sólo una parte. Por ejemplo, si hubiera 10 restos metálicos, pues se podrían utilizar sólo algunos. Si hay un tejido se corta una parte, si hay una pieza que no se utiliza toda, pues también se puede utilizar una parte nada más.

[…]

Fiscal: Ya. Sí. Quedaron muestras o restos de focos de explosión que no fueron sometidos…

Perito Tedax: Sí.

Fiscal: …a tratamiento o a disolvente con agua y acetona?

Perito: Sí, sí, sí.

También se explicó ante el Tribunal la causa por la que no se guardaron los extractos del tratamiento de las muestras con agua y acetona:

Perito Tedax: Los extractos orgánicos los ejecuto con el mínimo, la mínima cantidad imprescindible de acetona para no tener que esperar[…]nunca extraigo con cantidades enormes de acetona dado que conllevaría evaporar, someter a calor, y son temas que a mí el calor no me gusta para los explosivos ni para los disolventes porque puedo perder componentes. Entonces son mínimas cantidades, extractos mínimos de sustancias, de hasta un centímetro cúbico, el que puedo llegar a estar al final poniendo en la placa. Con esas cantidades evidentemente, se utilizan o se evaporan, con que se deje en el ambiente del laboratorio. Las reactivos, perdón, los extractos acuosos se utilizan para añadirles reactivos encima, -como ustedes, mis compañeros químicos que están aquí, saben perfectamente- que la vía húmeda clásica consiste en eso, en utilizar el extracto acuoso, añadiendo determinados reactivos, o determinadas sustancias para determinar los cationes o las aniones que sean menester identificar. Por lo tanto se utiliza, es decir, se inutilizan porque se añaden cosas para ver y detectar, luego entonces esa es la práctica que se hace, por tanto, nunca se han guardado.

Tal práctica fue, en efecto, defendida por los Peritos de la Guardia Civil:

Perito Guardia Civil: Yo quiero, yo quiero decir que nosotros, en el laboratorio nuestro de la Guardia Civil, entendemos que la práctica que ha efectuado la perito de los Tedax es normal y correcta, porque nosotros, cuando recibimos una muestra de gran volumen que no podemos introducir en un vaso de precipitados para proceder a un lavado, lo que procedemos es a recortar una parte y sobre esa parte hacer los análisis; y ya desecharlo, guardando el resto sin lavar, y creo que también que el hecho de que aparezcan los componentes amónicos del polvo de extintor es un claro indicio de que la muestra no ha sido lavada porque está claro que desaparecerían al lavarla.

Y también me atrevería a sugerirle al Sr. Iglesias que le pregunte a su colega, el muy honrado perito Escribano, qué hizo él con sus propias muestras de agua y acetona. Quizás se llevase una sorpresa.

Por lo demás, todavía estoy esperando que el preclaro autor del libro que ha de reabrir el caso del 11-M (libro donde, por cierto, confunde el sumario con el escrito de calificaciones de la fiscalía, por poner sólo un ejemplo) nos aclare qué artículo de la Ley de Enjuiciamiento Criminal obliga a conservar los extractos de agua y acetona.

No, no se moleste.

Tags: , , , , , , , , ,

One Response to “LAS MENTIRAS DE ANTONIO IGLESIAS (y III)”

Leave a Reply