El enigmático tablero de ajedrez de Luis del Pino (III)

“El Ajedrez es una guerra en un tablero. El objetivo es aplastar la mente del oponente”. (Bobby Fischer)

La teoría conspirativa o mejor dicho teorías conspirativas sobre el 11-M tienen los días contados, al menos para aquellos que confíen en las actuaciones de los Tribunales y en los hechos probados contenidos en sus resoluciones.

Una sentencia no es una presunción de verdad, pero como ejercicio intelectual del juez, consecuencia de la aplicación de las reglas de la carga y valoración de la prueba, produce efectos de cosa juzgada. Esto es, lo resuelto en una sentencia firme no puede ser atacado ni dentro del mismo proceso ni en otro diferente.

Los Peones Negros, con Luis del Pino a la cabeza, han cuestionado, por ejemplo, la práctica de las necropsias a los suicidas del 3 de abril: “…esas autopsias no existen: nadie hizo la autopsia a esos presuntos terroristas muertos en Leganés.”.

Pues bien, existen. Recientemente, han aparecido fotografías de las mismas en Interviú, o el propio Tribunal Supremo ha declarado en el Auto 17419/2006 de 1 de diciembre, archivando una querella de ‘Manos Limpias’, sobre este particular que:

“La responsabilidad de la diligencia de inspección ocular, levantamiento de cadáveres y ordenación de las prevenciones oportunas en relación con tales diligencias -señaladamente la autopsia e inhumación de los cadáveres- correspondió al Juzgado que encontraba en función de Guardia, el día que ocurrieron los hechos, que era el Juzgado Central de Instrucción número 3 (por lo tanto, no aquél en que prestan servicios el Magistrado y Fiscal querellados). En todo caso y pese a la opinión del recurrente, lo cierto es que si se efectuó la correspondiente diligencia de autopsia.

Pero es mas, al tratarse de unos hechos singulares, con una trascendencia muy superior a la ordinaria, no se efectuaron unas autopsias convencionales y burocráticas, sino que se procuró -y consiguió- extremar las precauciones. Así en la Pieza Separada, Tomo II, folios 568 y ss., obra un amplísimo y muy documentado “informe antropológico y radiológico”, firmado por los Médicos Forenses Prieto Carretero, Bedate Gutierrez y Conejero Estévez.- Incluso, a requerimiento del Instructor se efectuó un informe ampliatorio, por peritos especialistas, obrante en el Tomo 227 folios 88.537 y ss. titulado “informe dactiloscópico…”

Los Peones llevan meses insistiendo en “querer saber la verdad del 11-M”. Me permito la licencia de aconsejarles dos alternativas: o bien esperan a la Sentencia del juicio a los 29 procesados, lo más razonable; o bien eligen el camino seguido por ‘Manos Limpias’. Eso sí, pueden correr su misma suerte. Tras el archivo de la querella presentada contra el juez Juan del Olmo, el sindicato está siendo investigado por un presunto delito de acusación y denuncia falsa. Es digno de admiración, han llevado la Teoría de la Conspiración hasta sus últimas consecuencias.

Retomando la metodología de los anteriores artículos, he de reconocer que me sorprende mucho más lo que los promotores de la conspiración ocultan y silencian, que aquello que “inventan” (véase el caso de las inexistentes autopsias). Como en las primeras líneas indiqué, las sentencias firmes producen el efecto de cosa juzgada, siendo inatacable su contenido. Hay particularmente cuatro sentencias firmes ausentes en el tablero-ficción que los teóricos de la conspiración han ideado como marco de su oposición a la verdad judicial del 11-M. Luis del Pino ha optado por camuflar los hechos probados de las resoluciones judiciales firmes que, conexas con el 11-M, imposibilitan sus elocuentes tesis.

Tres de ellas tratan el fenómeno de las redes islamistas en nuestro país e Italia, y la otra, la que ha puesto fin al llamado ‘Caso Pípol’, condena a dos procesados por el 11-M por tenencia y tráfico de explosivos.

7. Operación Dátil. Sumario 35/2001 del Juzgado Central de Instrucción N° 5

Señala el auto de procesamiento del Sumario 20/2004 del Juzgado Central de Instrucción Nº 6, que el Grupo de Madrid constituido por Mustafá Maymouni (Sarhane ‘El Tunecino’, Faissal Allouch, Mohamed Afalah, Said Berraj…); el grupo de ‘Mohamed El Egipcio’ (Basel Ghalyoun, Fouad el Morabit, los hermanos Almallah Dabas…) y el grupo de Lavapiés (Jamal Zougham) “presentaban además iniciales vinculaciones con la célula de AL QAEDA en España liderada por ABU DAHDAH (Sumario n° 35/2001 del Juzgado Central de Instrucción N° 5), ya que la mayoría de ellos habían sido investigados en aquel procedimiento por diferentes conexiones con aquella célula. El origen general de todos ellos parecía proceder de las labores de captación o reclutamiento radical que venía del grupo de ABU DAHDAH.

En la misma línea se pronuncia el escrito de conclusiones provisionales del Ministerio Fiscal, que estima que el 11-M fue la “respuesta” a las detenciones de la ‘Operación Dátil’ y a “la posición del Gobierno de España en la Guerra Irak”:

“El proyecto de ejecutar atentados en España se empezó a fraguar a raíz de las detenciones (…) del líder de AL QAEDA en España, el sirio nacionalizado español IMAD EDDINE BARAKAT YARKAS, alias ABU DAHDAH, junto a otras personas pertenecientes a (…) “Los Soldados de Alá”, los cuales resultaron procesados en el Sumario no 35/01 del Juzgado Central de Instrucción no 5, denominado “Operación Dátil”, de los que 18 fueron condenados. (…) Adoctrinados perfectamente por el anteriormente mencionado ABU DAHDAH, varios de sus seguidores, entre los que destacaban Mustafa MAYMOUNI, Driss CHEBLI y Serhane BEN ABDELMAJID FAKED, alias EL TUNECINO, comenzaron a mantener reuniones con el objeto de determinar los atentados a cometer en suelo español y a captar para sus fines a personas cercanas a los grupos salafistas marroquíes.

(…) En el mes de Febrero de 2.002 tuvo lugar una reunión en Estambul (Turquía) en la que dirigentes de los Grupos Islámicos Combatientes Libios, Marroquíes y Tunecinos, acordaron que el/la “Jihad” o Guerra Santa, debía realizarse en aquellos lugares donde se residía (…) Tras las manifestaciones hechas por OSAMA BEN LADEN, en el mensaje que se emitió el día 18 de Octubre de 2003 en la cadena de televisión qatarí AL YAZIRA en la que situó a España, entre otros países occidentales, como objetivos en los que atentar, se puso en marcha la actividad de planificación y ejecución del atentado, fijándose la fecha y comenzándose a preparar toda la logística e infraestructura necesaria para su realización.

(…) Es, pues, en el año 2003 cuando siguiendo las directrices ideológicas del grupo terrorista AL QAEDA, SARHANE BEN ABDELMAJID FAKED, alias EL TUNECINO, en unión de los procesados Rabei OSMAN EL SAYED AHMED, alias MOHAMED EL EGIPCIO, JOUSSEF BELHADJ (responsable del Ala Militar de AL ANSAR de AL QAEDA en Europa), alias ABU DUJAN EL AFGANI, y HASSAN EL HASKI, alias ABU HAMZA, máximo responsable del GRUPO ISLAMICO COMBATIENTE MARROQUI en España, en respuesta a las detenciones que a partir de Octubre-Noviembre de 2001 se estaban produciendo contra miembros de la comunidad musulmana y de la posición del Gobierno de España en la guerra de Irak, comenzaron a planear la forma de poder cometer atentados en suelo español, (…) amparándose siempre en el hecho que la lucha se producía contra un Estado que apoyaba la coalición en la invasión y guerra de Irak por los EEUU de América.”

Lo cierto es que la Sentencia de la Audiencia Nacional de septiembre de 2005 no hizo referencia a ningún hecho concreto relacionado con los actuales procesados, reclamados o suicidados en los ataques de Madrid de 2004. No obstante, el auto de procesamiento del sumario 35/2001 instruido por Baltasar Garzón sí pone de manifiesto las distintas conexiones entre los presuntos autores de los atentados de Madrid y la llamada célula de Al Qaeda en España (Soldados de Alá), dirigida por Eddin Barakat Yarkas @ ‘Abu Dahdah’.

Así por ejemplo, Mustapha Maymouni, antecesor de ‘El Tunecino’ como líder del “Grupo de Madrid”, aparece reflejado como un miembro de la célula de Abu Dahdah. (Folio 78 y ss). Maymouni, cuñado de ‘El Tunecino’, cumple actualmente condena por los atentados de Casablanca de 2003. El sumario 9/03, referido a los atentados de mayo de 2003 en Marruecos, le identifica como un miembro de Salafia Jihadia; captado por Amer Azizi, Malek el Andalusí y Abu Dahdah. Fue el directo responsable de la creación de dos células operativas en Kenitra (Marruecos) y Madrid:

“MUSTAPHA decide hacer la Jihad en Marruecos y en España a raíz de la decisión de los líderes de los Grupos Islámicos Combatientes Libio y Marroquí (GICL-GICM), bajo la dirección ideológica de AL QAEDA (ABU MUSAB AL ZARQAWI). (…) Su detención provoca la dispersión de los miembros de Madrid y el abandono de sus actividades, al quedar el grupo sin una referencia ideológica. (…) Sin embargo los planteamientos salafistas jihadistas difundidos por MUSTAPHA sin duda influyeron en la convicción de aquellos que se vincularon al 11-M.”

Sarhane ben Abdelmajid ‘El Tunecino’ pertenecía a los ‘Soldados de Alá’ dirigidos por Abu Dahdah y había sido investigado en el transcurso de la ‘Operación Dátil’. Tras las consecutivas detenciones de Dahdah, Driss Chebli y su cuñado Maymouni, se erigió como líder del “Grupo de Madrid”, tal y como aparece reflejado en diversos autos de Del Olmo o en el fragmento antes citado del escrito de conclusiones provisionales del Ministerio Fiscal.

Jamal Zougam, presunto autor material del 11-M, es calificado en autos como “seguidor” de Abu Dahdah. (Folio 289 y ss). No fue procesado por Garzón aunque si testificó en el juicio a la célula desarticulada en la ‘Operación Dátil’. Mantenía una relación cordial con Abdelaziz Benyaich o Abu Dahdah, ambos condenados por pertenencia o integración en organización terrorista.

Mohamed Needl Acaid, otro de los condenados por los mismos delitos, es el propietario de la famosa finca de Chinchón arrendada sucesivamente a Mustapha Maymouni y al suicida, Jamal Ahmidan, en enero de 2004.

Said Berraj ‘El mensajero’, mantenía contactos con Abu Dahdah y Said Chedadi, condenado asimismo por pertenencia o integración en organización terrorista. Said fue detenido en octubre de 2000 en Turquía junto a Amer Azizi @ ‘Othman Al Aandalusi’, presunto “jefe militar de Al Qaeda en Europa” y Salaheddin Benyaich @ ‘Abu Mughen’, condenado por los atentados de Casablanca de 2003. Sobre los dos primeros pesa actualmente un orden de búsqueda y captura internacional. El 20 de mayo de 2004, Berraj fue procesado por Garzón en relación con el sumario 35/2001. Del Olmo le sitúa a su vez como integrante del “Grupo de Madrid”.

Khalid Zeimi Pardo, imputado por el 11-M y en el Sumario 35/2001 del JCI N° 5, pero no procesado, era amigo íntimo de Sarhane ‘El Tunecino’ y uno de los seguidores de Dahdah y Maymouni. Fue detenido en el marco de la ‘Operación Nova’ junto a otro imputado, Mohamed El Ouazzani, integrante, a su vez, del “Grupo de Sarhane”.

En una llamada interceptada el 11 de julio de 2001, Youssef Belhadj @ Abu Dujan el Afgani, y Driss Chebli conversan desde una cabina de Lavapiés con Abu Dahdah y Amer Azizi. El comisario de la UCIE, Rafael Gómez Menor, recalcó estos extremos en su declaración pericial en el juicio a la célula de Abu Dahdah. Abu Dujan está procesado por un presunto delito de conspiración terrorista, como presunto integrante del GICM. La instrucción del 11-M le señala como ideólogo del 11-M. La conversación grabada pone de relieve la relación entre uno de los procesados como ideólogos del 11-M y tres miembros de Al Qaeda, a su vez vinculados con ‘El Tunecino’.

El sumario de la ‘Operación Dátil’ contiene abundantes conversaciones telefónicas intervenidas y relata contactos prosélitos entre miembros del grupo de Abu Dahdah e imputados y procesados por el 11-M. Los detractores de la verdad judicial han silenciado en sus particulares figuraciones esta relación. Se afanan en usar ácido bórico o tarjetas de visita del ‘Grupo Mondraón’ para relacionar la masacre con ETA. En cambio, prefieren obviar nexos directos con individuos condenados por la Audiencia Nacional como miembros de la red Al Qaeda.

8. Proceso en Milán contra Rabei Osman ‘Mohamed el Egipcio’

Rabei Osman fue investigado en las diligencias previas del Sumario 53/2002 del Juzgado Central de Instrucción nº 5. Se le identificó como integrante de la Yihad Islámica Egipcia de Aymam Al Zawahiri, hoy número dos de Bin Laden.

‘Mohamed el Egipcio’, estrecho colaborador de ‘El Tunecino’ y considerado líder de uno de los subgrupos embrionarios del 11-M, está procesado por presuntos delitos de integración o pertenencia a organización terrorista y de conspiración para delito terrorista. Fue detenido por la DIGOS en Milán el 7 de junio 2004. Días antes de su captura, las autoridades italiana intervinieron conversaciones telefónicas y medioambientales en la que se atribuyó los ataques de Madrid: “La operación entera de Madrid fue mía. (…) El hilo de la operación de Madrid fue mío, ¿entiendes? Los trenes… (…) Todos fueron mi grupo.”

Recientemente, en noviembre del año pasado, ‘El Egipcio’ fue condenado a diez años de cárcel. El Tribunal de Justicia de Milán le considera culpable de “asociación para delinquir con fines de terrorismo internacional”.

El fiscal de Milán, Maurizio Romanelli, aseguró en su alegato final que Rabei Osman, mantenía estrechos vínculos con los cerebros del 11-M y con los promotores de ataques suicidas en Irak: “Las personas implicadas al más alto nivel en los atentados de Madrid y en decidir los sangrientos ataques están fuertemente relacionadas con Rabei”. Era “representante de un grupo yihadista egipcio vinculado a Al Qaeda . “Al menos dos de las personas consideradas autores de la tragedia de Madrid eran, de hecho, ‘hombres de Rabei’”.

Por desgracia no he tenido acceso directo a la sentencia condenatoria hecha pública en Milán el uno de febrero. Según diversas agencias de noticias, la motivación de la resolución señala que Rabei Osman era “un miembro influyente de Al Qaeda y en la célula islámica acusada de la tragedia de Madrid”. “Era el organizador de las actividades de las células de combatientes islámicos que operan en varios países europeos”.

Los foros conspiracionistas han silenciado esta significativa condena. Precisamente con la declaración de Rabei Osman comenzará el próximo 15 de febrero el juicio a los procesados por el 11-M. ¿Qué tratamiento recibirá Rabei de los Peones? ¿Pelanas de Lavapiés o condenado como “miembro influyente de Al Qaeda”?

9. El Caso Pípol y la condena a ‘El Gitanillo’

La llamada “trama asturiana” responsable del suministro de explosivos a la célula que perpetró los ataques de marzo y abril de 2004 ha sido uno de los filones para los buscadores de “enigmas” y “agujeros negros” en el 11-M.

Lo cierto es que las resoluciones firmes condenando a G.M.V. @ ‘El Gitanillo’, Antonio Toro y Suárez Trashorras constituyen una verdadero desmentido a las macabras ilusiones conspiracionistas.

‘El Gitanillo’ fue condenado en noviembre de 2004 a seis años de reclusión en un centro de internamiento para menores. La Sentencia del Expediente de Reforma Nº 3/2004 del Juzgado Central de Menores le atribuye un “delito de transporte de sustancias explosivas”. El tablero de Luis del Pino sufre hace meses carcoma: la sentencia firme acredita como hecho probado que el condenado transportó explosivos desde Asturias a Madrid, en febrero de 2004, concretamente haciendo llegar Goma 2 Eco a manos de Jamal Ahmihdan @ El Chino o Mowgli.

La condena en firme a ‘El Gitanillo’ constituye un elemento inculpatorio de primer orden contra varios de los procesados por los atentados de Madrid. El relato de hechos de la Sentencia recoge que Trashorras le propuso viajar de Asturias a Madrid en autobús transportando una mochila que contenía entre 15 y 20 kilogramos de dinamita. Ya en la estación de Méndez Alvaro llamó a un móvil que le había facilitado el ex minero asturiano y conversó con Jamal Ahmidam ‘El Chino’. G.M.V. aseguró que otros dos inviduos (Sergio Álvarez y Antonio Iván Reis Palicio @ Jimmi), realizaron con anterioridad viajes similares al suyo.

NOTA: evitamos la reproducción del nombre real del menor condenado ya que en virtud del artículo 56.2, apartado C, de la Ley Orgánica reguladora de la responsabilidad penal de los menores, G.M.V. tiene derecho a la preservación de “su dignidad y su intimidad”.

Si importante cara al juicio del 11-M ha sido la condena de ‘El Gitanillo’, más aun ha sido la de Trashorras y Toro. Sí, los individuos que fueron entrevistados a toda plana por el diario EL MUNDO. “No soy el monstruo que habéis pintado”, clamaba Antonio Toro, en octubre de 2004. Todo un hombre de acero, para Fernando Múgica.

Suárez Trashorras, por su parte, recitaría titular de encargo: “Soy una víctima de un golpe de Estado encubierto tras un grupo de musulmanes”. Para Luis del Pino, la entrevista supuso la luz al final del túnel. A Jaime Ignacio del Burgo le cuadraban finalmente las cuentas:

“Pues bien, ahora resulta que ETA también estaba allí, en el 11-M. Así se desprende al menos de las declaraciones efectuadas por Emilio Suárez Trashorras a ese magistral periodista de investigación que es Fernando Múgica y que acaba de publicar el diario EL MUNDO.”

La Audiencia Provincial de Asturias ha puesto las cosas en su sitio. Ni considera a Toro un “hombre de acero”, ni a a Trashorras una “víctima” de nada, ni existe siquiera el túnel de Del Pino. Faltaría más. La Sección Octava ha condenado a José Emilio Suárez Trashorras y a Antonio Toro a 10 años y 11 años y seis meses de prisión, respectivamente. Trashorras poseía ilícitamente explosivos y traficó con drogas. Su cuñado, Antonio Toro, traficó simultáneamente con drogas y explosivos.

La sentencia del ‘Caso Pípol’ (Sumario nº 1/02 del Juzgado de Instrucción nº 1 de Gijón) será incorporada al juicio por el 11-M como prueba documental. El fallo corrobora la base de las acusaciones. Pese a ser recurrible en casación ante el Tribunal Supremo, esta eventual instancia no modificaría los hechos probados.

La resolución no duda en referirse al “indicio” que supone la acusación del 11-M formulada contra los dos condenados. La Audiencia de Asturias vincula así de forma expresa la Sentencia con el 11-M. Donde acaba la “Operación Pípol”, comienza el 11-M.

Así las cosas, está probado judicialmente, en sentencias firmes, que la llamada “trama asturiana” entregó dinamita Goma 2 ECO a Jamal Ahmidan, ‘El Chino’. La cosa juzgada entra en la partida, desvelando las artimañas del fraudulento “tablero delpiniano”.

Comments

53 Responses to “El enigmático tablero de ajedrez de Luis del Pino (III)”

  1. Valmont dice:

    Tad:

    Según Forrest Gump, un modelo con el que probablemente se sentirá identificado, “tonto es el que dice tonterías”. Yo deduzco que usted es tonto (o un canalla) de sus palabras. Usted presupone que soy tonto y de ahí colige que lo que digo son tonterías.

    De su idiotez (o condición de jeta) hay indicios tangibles. Lleva usted varios meses metiendo la pata con cada una de las tesis que sostiene: se le han rebatido por docenas. Y ahí sigue, tan pancho, erre que erre. O tiene un serio problema de razonamiento o un morro que se lo pisa.

    Para concluir que yo soy idiota, que tal vez lo sea, usted tiene que hacer un (nuevo) acto de fe: muy conspiracionista.

    Así de cruel es la naturaleza.

  2. anonimo de cartagena dice:

    Irene ha dicho que no.

    Se acabaron los ratones.

Leave a Reply