POR QUÉ ES IMPROBABLE QUE ESTALLARA TITADYN EN LOS TRENES DEL 11-M Por Flashman

Hace unos días, nuevamente, el 11-M fue objeto de actualidad. Esta vez fue por los vídeos de las pericias realizadas para determinar el tipo de explosivo que estalló aquella terrible mañana del 11 de marzo de 2004. El aparato mediático estaba capitaneado por, como no, el diario El Mundo, esta vez acompañado por la cadena de televisión VEO 7, que forma parte del mismo conglomerado empresarial. En dicho canal se emitieron unos fragmentos de vídeo a través de los cuales se intenta convencer al espectador incauto de que quien afirmó una cosa en el juicio sostuvo la contraria durante las periciales. En otras palabras, que hubo perjurio y que este fue determinante en las conclusiones finales de la sentencia.

Lo que intenta transmitir El Mundo con el apoyo audiovisual citado es fácilmente rebatible; tanto, que sólo hace falta aplicar unas pocas reglas lógicas junto a la lectura de algunos párrafos de esa sentencia que tanto aborrecen. Como no es este el motivo de esta entrada, aunque está vinculado estrechamente, baste añadir que las periciales de los explosivos ocupan unas 300 horas de vídeo; lo que se ha difundido estos días atrás apenas son unos minutos. No hace falta ser Einstein para establecer que tan nimio porcentaje no puede en ningún caso convertirse en representativo de un todo tan extenso, en el que puede haber mil deliberaciones hasta llegar a unas conclusiones que puedan llamarse definitivas.

El objeto de este post es demostrar, con los datos en la mano, la improbabilidad de que en los trenes del 11-M estallara el explosivo conocido como tidadyn (o titadine), hasta el punto de desechar por completo tal hipótesis. Porque, por si todavía hay quien no se ha enterado, la jugada que busca el entramado conspiranoico que encabeza El Mundo (Luis del Pino ya sigue otros derroteros, si cabe más delirantes) es vincular a ETA con el 11-M a través de uno de sus explosivos más empleados: el dichoso Titadyn.

Bien, comenzamos con el dinitrotolueno (DNT). Esta sustancia, polémica a raíz de su aparición en las periciales y que no forma parte de la goma 2 ECO -explosivo establecido por los tribunales como arma homicida usada en los atentados- está presente, si nos fiamos de los análisis de la pericial de explosivos de 2007, en todos los focos de explosión de los trenes. Y el DNT sí forma parte de la composición del Titadyn. Ello ha sido uno de los datos que ha llevado a algunos peritos contratados por las defensas a afirmar con rotundidad que ése fue el explosivo utilizado aquella mañana.

¿Qué objeciones presenta el argumento? Pues que la proporción de DNT hallada en los análisis, un porcentaje inferior al 0,01 % en todos los casos, es tan sumamente ínfima que no cabe hablar de presencia en grado de componente.

Para complementar el anterior párrafo, tratemos el otro componente de la discordia, ausente de la goma2 ECO y también presente en el Titadyn: la nitroglicerina (NG). Esta sustancia aparece en los análisis de uno solo de los focos de explosión – de hecho, sólo en una muestra, la M-1, pero es suficiente para que el conspiracionismo se altere ante su sola presencia. Veamos lo que se dijo en el juicio respecto a los porcentajes hallados:

GB: Se refiere, insisto, como ayer, a los focos de explosión.

MF ZARAGOZA: Sí, sí, a los focos de explosión.

GB: Porque hay otras muestras donde sí hay nitroglicerina.

MF ZARAGOZA: A los focos de explosión, han encontrado en una sola.

P6: En una sola, pero usted no sabe a qué niveles, porque estamos viendo un pico ahí, pero eso hay que explicarlo. Estamos viendo, como si… para que se entienda bien, miligramos en tonelada. En una tonelada, buscar miligramos.

MF ZARAGOZA: Trazas de contaminación.

P6: Trazas. Vamos, son absolutamente cantidades ridículas.

MF ZARAGOZA: No de componentes. Es decir, si hubiera sido el componente, si hubiera sido Titadyne, la magnitud de nitroglicerina hubiera sido mayor.

P6: Por supuesto.

De aquí se desprende que para considerar a la NG como componente del explosivo que nos ocupa ésta debe estar presente en un porcentaje mucho mayor. La lógica nos dice que lo mismo se ha de aplicar para el DNT.

Pero hay más. Hablemos de otro componente: el nitroglicol. Volvamos a otro momento del mismo interrogatorio:

GB: Bien, bien, antes que nos vayamos. Usted dice que en el Titadyne hubiera aparecido mayor cantidad de nitroglicol que de nitroglicerina.

P6: No, no.

GB: Ah, es que le he entendido mal.

P6: No, igual me he explicado mal, pero yo no quería decir eso. No quería decir eso.

GB: ¿Qué es lo que quería decir, exactamente?

P6: Yo lo que quiero decir que cuando hay una explosión causada por Titadyne, el que más va a desaparecer es el nitroglicol. Siempre. Y así lo he observado yo siempre.

MF ZARAGOZA: Y esto no ha sido así aquí.

P6: Aquí, lo que nos están mostrando es lo contrario.

Es decir, que en una explosión de Titadyn lo que primero se volatiliza es el nitroglicol; en cambio, el porcentaje de esta sustancia detectado en la muestra M-1 del foco nº 3 de la estación de El Pozo supera con mucho el de DNT o NG: 0.0022% p/p DNT, 0.014 % p/p nitroglicol, 0.0034 % p/p nitroglicerina (el informe final, firmado por todos los peritos, puede consultarse aquí). Por tanto, la experiencia nos dice que, tras una explosión de Titadyn, no queda más nitroglicol que NG o DNT; ergo, parece muy improbable que hubiese Titadyn.1

Pero traigamos una última cita:

P8: Me gustaría hacer notar, además, que la cantidad de nitroglicerina cuantificada en esta muestra M1, recuerden, es del 0,0034%, que digamos que es muy próxima, muy parecida, diría yo, a la cantidad de nitroglicerina que hay en un explosivo intacto, que es del 0,0028, que es muy próxima, igualmente, a otra muestra de explosivo intacto, que es del 0,0033, y así podría seguir sucesivamente muchas veces más.

O lo que es lo mismo, la cantidad de NG encontrada en la M-1 bien podría ser producto de una contaminación posterior de NG no explosionada. De hecho, es la explicación más plausible a la luz de los datos de los expertos.

Para terminar con este capítulo, hay que recordar que los análisis realizados en 2004 sobre esta muestra no detectaron NG, siendo uno de sus responsable el perito Manuel Escribano, quien se convirtió en uno de los héroes del conspiracionismo patrio al provocar el affaire del ácido bórico. ¿Aceptan los conspis entonces a este perito, uno de los personajes que más munición les ha facilitado, como parte de la conspiración para ocultar el Titadyn?

Había pensado continuar comentando uno de esos mantras conspiranoicos que se resisten a morir bajo el peso de la evidencia. Me refiero a la solitaria aparición de nitroglicerina en una sola de las muestras procedentes de los focos de explosión en los trenes, la M-1. El motivo aducido por los conspis es que el resto fueron lavadas con agua y acetona, lo que daría a entender que ese lavado destruyó deliberadamente la incómoda evidencia. Pero, a la vista que esto ya está tratado de manera más que eficiente en otro lugar, y hay que ser breve para ser eficaz, proseguiremos con el guión previsto.

Demos entrada al siguiente argumento que desarma la teoría del titadyn, y que se llama velocidad de detonación. ¿Por qué es importante? Porque según se declaró en el juicio, la velocidad de detonación del Titadyn que se hallaba en poder de los grupos terroristas conocidos -incluyendo ETA- no se corresponde con los daños sufridos por los vagones, ya que estos… En fin, quien mejor para contarlo que el mayor experto en explosivos de Madrid, el inspector jefe Cáceres Vadillo:

MF SÁNCHEZ: La bolsa o mochila que se explosionó controladamente en el vagón primero del tren de Atocha, ¿qué tipo de explosivo pensó usted que contenía?

T: Bueno, lo que sí teníamos claro porque hablamos entre nosotros, es que no era un explosivo convencional tipo dinamita Goma2-EC o tipo Titadyne. Porque este tipo de dinamitas…

MF SÁNCHEZ: Perdón, perdón vuelva a repetir lo que ha dicho, que no le, le he entendido.

T: Lo que comentamos entre nosotros que los efectos causados por el explosivo, porque tenga en cuenta que ya teníamos cuatro focos en el tren, ya podíamos ver los daños producidos, y sí teníamos claro que una dinamita tipo Goma2-EC o una dinamita tipo Titadyne, no podía hacer, realizar esos efectos, tenía que ser por la velocidad de detonación que tienen este tipo de dinamitas que estoy hablando con el paso del tiempo se va deteriorando, alcanzando normalmente a partir del tercer o cuarto mes una velocidad de detonación que es en lo que nosotros medimos la potencia de un explosivo unos 3000, 3200 metros, sin embargo el explosivo que había realizado aquello, tenía que andar en torno a los 6000 metros , 5000 y pico metros, 6000 más o menos fue el cálculo que llegamos a establecer.

MF SÁNCHEZ: ¿Qué tipo de corte hace un tipo de explosivo u otro?

T: Pues la velocidad de detonación es el impacto con que choca la onda explosiva contra el objeto con el que está en contacto. Cuanto más grande sea ésta, más limpio es el corte. El caso de, en el primer caso, por ejemplo las dinamitas que ha utilizado, y perdonen la expresión, ETA en numerosas ocasiones ya tenía una antigüedad muy relativa con lo cual perdía muchísima potencia. Entonces si se trataba de una dinamita de este tipo no llegaba a cortar tan limpiamente como lo podría hacer una de, de mayor velocidad de detonación.

MF SÁNCHEZ: ¿Recuerda usted la declaración que prestó en el Juzgado de Instr… de Central de Instrucción nº 6 el día 12 de julio de 2004?

T: Sí.

MF SÁNCHEZ: Hoy, eh… ha introducido usted otro, otro tipo de explosivo, Dijo que observó que podía tratarse de un alto explosivo.

T: Sí.

MF SÁNCHEZ: Que tenían claro que no era Titadyne porque este tipo de explosivo muerde, es decir no tiene corte limpio, lo que nos acaba de manifestar, en cambio un alto explosivo corta totalmente y una vez visto los resultados de las explosiones, usted dio que podía tratarse de un C3 o un C4, que es un alto explosivo que procede a cortar limpiamente. Hoy ha introducido también la Goma2-EC.

T: Sí, pero…

MF SÁNCHEZ: Este tipo de explosivo, la Goma2-EC y la Titadyne, ¿no son altos explosivos?

T: No, no lo son.

MF SÁNCHEZ: Cuando estaban en el vagón número uno del tren de Atocha y que intentaron desactivarla, ¿dijo usted que podía considerarse un alto explosivo? ¿Que podía tratarse de un alto explosivo?

T: Sí, por eso utilizamos los métodos que utilizamos los utilizamos en todo momento pensando que era un alto explosivo.

MF SÁNCHEZ: Y finalmente ¿qué fue lo que resultó?

T: Pues resultó que bueno, según los análisis posteriores creo, creo que ha dado dinamita Goma2-ECO que tiene una velocidad de detonación en torno a lo que habíamos pensado nosotros, cercana a los 6000 metros con la ventaja que la ECO, no pierde las características ni la velocidad de detonación con el paso del tiempo al estar formada por nitroglicol y nitrato amónico es mucho más estable y se mantiene en el tiempo. Lo cual quiere decir que podría ser dinamita Goma2-ECO, podría ser otro explosivo.

Meridiano hasta para el más contumaz: los datos conocidos sobre el Titadyn que se encontraba en manos de ETA en Marzo de 2004 le daban una antigüedad de treinta y seis meses, como veremos; es decir, lo que se llama una cierta solera. Y dada su decreciente velocidad de detonación transcurridos varios meses desde su fabricación es más que improbable que produjera en los trenes daños del cariz que se observaron. Dicho por todo un experto. Conviene resaltar como complemento informativo que ETA no adquiere armamento en el super, sino que lo suele robar, y las FyCSE tenían determinada la procedencia y evolución del Titadyn que empleaba la banda terrorista. Concretamente, sus últimas adquisiciones tenían como origen sendos robos en Plevin (Francia) en 1999 y Grenoble (Francia) en 2001. Hasta marzo de 2004 se cumple bastante más plazo del señalado por el declarante (a partir del tercer o cuarto mes) para el comienzo de su deterioro.

Pero… el Titadyn guarda un as en la manga, y es que puede acompañarse de un potenciador llamado cordón detonante. ¿De qué se compone el cordón detonante? De un explosivo llamado pentrita. ¿Se mencionó algo la pentrita durante el juicio? Veamos:

AVT: Vamos a ver, ustedes, para… -dado que bajan estos umbrales y demás- ¿en algún momento utilizan o piden explosivos militares, tipo Semtex, C3 o C4, para hacer esa última comprobación, dado que en su informe -yo por lo menos no lo he entendido- para ver si se puede determinar el uso de un explosivo tipo militar, sobre los que estaban apareciendo, se podrían intuir su aparición?

P1: Vamos a ver, no se pidió nunca un explosivo militar. De todas las maneras, especialmente en las técnicas de HPLC, siempre se colocó algún patrón que incluía algún explosivo militar. Hablo de exógeno, octógeno o pentrita. Todos los peritos que estaban en la pericia observaban que cuando se analizaba una muestra intacta se inyectaban, siempre, en la misma secuencia, o en secuencias posteriores, patrones de explosivos que no estamos trabajando en ese momento, como pudiera ser octógeno, que recuerdo, octógeno, exógeno, pentrita, eh… TNT…

GB: En consecuencia ¿todos lo peritos descartan que ese tipo de explosivo estuviera en todas las muestras analizadas?

P3: Sí.

GB: Descartado. Por todos los peritos. No hay… aquí hay unanimidad. Bien. Otra pregunta.

P6: ¿Podría añadir una cosa?

GB: Sí, claro.

P6: Quiero decir que cuando… la técnica analítica que buscábamos nitratos, por confirmar la presencia de nitrato amónico, yo me empeñé en buscar eh… cloratos, que podrían determinar la presencia de clorato sódico, eh… explosivo mezclado con azufre, llamado cloratita. La cloratita es un explosivo muy utilizado en combinación con Titadyne, en muchísimas ocasiones. Mi empeño era buscar cloratos para poder determinar si existía cloratita. El resultado fue negativo. No apareció ningún rastro de clorato.

GB: Por lo tanto, todos los peritos descartan que hubiera pentritas, otros tipos de explosivo con exógeno, tipo militar, cloratita… Eso está descartado por todos, unánimemente. Alguna cuestión más.

Pentrita descartada. Por TODOS los peritos, incluidos los afines a la teoría de la conspiración. ¿Alguna cuestión más?

Sí. La siguiente -y última que desarrollaremos por ahora- línea de argumentación para demostrar la improbabilidad del uso de Titadyn en los atentados del 11-M vendría a encuadrarse en una categoría que podríamos llamar lógica deductiva, por pedante que suene. Y es que cuando tienen lugar una serie de eventos demostrados, existiendo un vínculo común que los une, es de lógica básica deducir una correlación. Esto es lo que El Mundo y otros medios conspiracionistas evitan hacer de forma sistemática cuando abordan el tema. La serie de entradas dedicadas a la (pen) última -y, a su pesar, discreta en cuanto a su impacto mediático- oleada conspiracionista desatada por el diario de PJ Ramírez concluye aquí exponiendo que, además de lo ya tratado, la aseveración de que el Titadyn fue el arma homicida aquella mañana tampoco puede apoyarse en otras pruebas complementarias, ni en la lógica ni en el sentido común.

Por ejemplo, y volviendo a esos componentes que tan cachondos ponen a los conspis -el dinitrotolueno y la nitroglicerina- ¿serían capaces de dar una explicación razonable a la presencia de dichas sustancias en el piso de Leganés donde se suicidaron los presuntos autores, el artefacto colocado en las vías del AVE, la bolsa de Vallecas que no explosionó y la Renault Kangoo aparcada frente a la estación de Alcalá de Henares? Por no hablar de una muestra patrón suministrada por la empresa de explosivos UEE. Porque, a ver, si el DNT y la NG apuntan en una dirección incómoda para los oficialistas (Titadyn, ergo ETA), y los conspiracionistas señalan -como viene señalando la facción encabezada por El Mundo- todas esas pruebas como falsas, ¿qué sentido tiene que los conspiradores siembren los distintos escenarios de evidencias manipuladas, en contra de la propia versión oficial que están intentando construir? Hasta se molestaron en tiznar de DNT una bolsa de cocaína en el piso de Leganés antes de volarlo. ¿Tan sumamente esquizofrénicos son quienes se emplearon en este menester, que se han dedicado a torpedear estúpidamente su propio trabajo? ¿No será que la esquizofrenia está en el lado conspi?

En ninguno de esos escenarios se encontró mayor evidencia de Titadyn que la que se halló en los focos, y la de estos ya se ha refutado más arriba. Por contra, las pruebas en favor del uso de goma 2 ECO aparecen por doquier, sólidas, coherentes unas con otras y consistentes con la realidad del momento. Aun así, y como demostración de la finura con que hiló el tribunal de la Audiencia Nacional, su propia sentencia subraya que no se puede descartar el uso de otro tipo de explosivo a la vista de las pruebas, pero dejando indubitado el uso de goma 2 ECO, también a juzgar por la abundante cantidad de pruebas encontradas, tanto directas como complementarias.

Luego está la propia trayectoria de ETA en los años posteriores a los atentados. Durante todo este tiempo se ha dado caza al mayor número de sujetos vinculados con el entorno etarra jamás visto, y se ha aprehendido una notable cantidad de documentación de la banda. Nada de lo incautado y ningún testimonio de los recabados en estos años conducen a las FyCSE a concluir que ETA tuviera el más mínimo papel en el 11-M. Imaginar una gargantuesca maniobra de ocultación orquestada desde las más altas instancias se torna muy osado, tanto que uno exige una prueba a la misma altura que nadie parece en condiciones de ofrecer. ¿Ningún responsable de la lucha antiterrorista está interesado en que, de existir, estos datos salgan a la luz? ¿Es eso creíble en unas FyCSE de tradicional tinte conservador? ¿Acaso el acuerdo establecido con la banda terrorista consistía en facilitar la presidencia a Rodríguez Zapatero a cambio de ver entre rejas a un sinnúmero de sus miembros? Son preguntas con respuestas tan absurdas que produce sonrojo la sola idea de formularlas.

Ahora entramos en terreno resbaladizo, ya que referirse a ETA en términos que no sean sinónimos de lo peor entre lo peor levanta no pocas ampollas. Pero en rigor, ETA también se rige por reglas, y dentro de su lógica macabra y criminal las bajas civiles entran en la categoría de daños colaterales de un conflicto armado para ellos legítimo, pero no son objetivo militar. Esto no es tratar a la banda con benevolencia, es describir una realidad cruda y no la despoja en modo alguno de su calidad de asesina. Del mismo modo, el modus operandi de aquella mañana de marzo de 2004 no se correspondió con el practicado habitualmente por ETA: ni reivindicación, ni vehículos con matrículas dobladas, intercepción por la policía de mensajes que reflejaban confusión…2

En el momento en que se abandonó la pista etarra ya no se volvió a retomar dado que ni la evidencia empírica ni la científica lo hicieron necesario. Las pruebas señalaban un camino bien distinto.

Porque todo lo acontecido el 11 de marzo de 2004 es consistente con otro fenómeno del que tenemos plena constancia, y es el del yihadismo radical. Un fenómeno ultraviolento que no tiene complejos en asesinar todo lo que se le ponga por delante como demostró en Nueva York y posteriormente en Bali, Londres, Bombay y muchos lugares más de Asia y África. Un fenómeno que en aquel momento se alimentaba de guerras como las de Afganistán e Irak y del eterno y, por el momento, irresoluble conflicto palestino. Así que, a la luz de las pruebas, hasta ahora irrefutadas, más valdría que quien solo piensa en el 11-M para servirse de él e instrumentalizarlo con vistas a favorecer sus intereses económicos o políticos dejara de intoxicar y envenenar a la opinión pública española con sus insidias y manipulaciones. Bastante cainita es ya de por sí este país como para necesitar de más salvapatrias con la presunción de que sus conciudadanos necesitan ser acaudillados.

1 Los peritos de la Guardia Civil intentaron mostrar cromatogramas en que se reproducían resultados de explosiones de Titadyn, pero no fueron admitidos como prueba, al no haber tenido acceso a ellos todas las partes, para no generar indefensión.

2 Pese a que los conspiracionistas suelen guardar un interesado silencio -y sospechoso- sobre este punto, durante el juicio prestaron testimonio varios peritos que aseguraron que la manera de atentar de ETA no correspondía con lo que se vio en los atentados del 11-M

Comments

7 Responses to “POR QUÉ ES IMPROBABLE QUE ESTALLARA TITADYN EN LOS TRENES DEL 11-M Por Flashman”

  1. Mangeclous dice:

    P8: Me gustaría hacer notar, además, que la cantidad de nitroglicerina cuantificada en esta muestra M1, recuerden, es del 0,0034%, que digamos que es muy próxima, muy parecida, diría yo, a la cantidad de nitroglicerina que hay en un explosivo intacto, que es del 0,0028, que es muy próxima, igualmente, a otra muestra de explosivo intacto, que es del 0,0033, y así podría seguir sucesivamente muchas veces más.

    Esto no tiene ningún sentido, o yo no lo entiendo. El porcentaje de NG en Titadyn intacto no es ése, ni aún multiplicándolo por 10.000 -sería, en ese caso, más bien la mitad-. No sé qué quiere decir el perito en este caso.

  2. rasmo dice:

    No se refiere al titadyn intacto. Se refiere a las muestras de goma 2 ECO intactas donde aparece también NG. Lo que él viene a decir es que, puesto que en todas esas muestras la cantidad de NG es muy similar, ello viene a sustentar la hipótesis de que la detectada en la M1, al igual que la detectada en el resto de explosivo intacto (Goma 2 ECO), corresponde a una contaminación. Que todas las muestras (tanto de explosivo intacto como la M-1) se contaminaron por igual.
    Así es como yo lo entendí y me pareció enteramente lógico.

  3. Berserk dice:

    Hola

    1º Si quiere desechar el DNT cuando esta presente en un porcentaje del 0,01% en una muestra de explosion, tendria que desechar por mucho directamente el resto de componentes relacionados con explosivos encontrados, incluido el nitroglicol. El DNT no aparece en la goma2 eco

    2º No se determina en cuando es de abundante el nitrogicol en una explosion de Goma2 eco. Ni cual es la desviacion estandar en los restos de una explosion de titadyne.

    3º El aspecto del corte que produce en los vagones un explosivo, es una apreciacion subjetiva.

    Es decir, pretende eliminar del peritaje el DNT y la NG que han aparecido para cuadrar el aumento inusual del nitroglicol y el aspecto del corte. No es razonable. Puede ser dificil de argumentar el inusual aumento de nitroglicol frente al NG, podria ser una mera cuestion de desviacion estandar, pero aun mas dificil aun de argumentar la mera existencia de DNT y NG cuando no deveria haberla. Y lo del aspecto del corte, muy subjetivo repito.

    Espero su argumentacion, razonada y de forma educada pues me interesa la verdad ante todo.

    Saludos

  4. Berserk dice:

    Un punto mas que he olvidado añadir;

    Es logico que en la concentracion de NG en una muestra de explosion (0.0034%) no sea muy superior a la concentracion existente en cualquier explosivo en bruto, en la muestra de explosion el agente detonante se encuentra naturalmente enormemente diluido. Incluso el econtrarse en estas bajas concentraciones implica que la concentracion en origen era superior.

    Saludos

  5. Mangeclous dice:

    Ups, pensaba que era un perito conspi. Todo tiene sentido de repente, gracias, Rasmo.

  6. Berserk dice:

    Administrador, veo que los comentarios enviados no han sido publicados. Y el comentario de Mangeclous posterior en el tiempo si. Ya le conozco un poco mas, le aproveche.

Leave a Reply