Sánchez Manzano

Escribe hoy el Sr. García Abadillo un artículo en su periódico sobre el cese del Sr. Sánchez Manzano al frente de los Tedax que por su insidia y mala fe merece un comentario.

No es mi intención ni ha sido nunca la de los que hacemos Desiertos Lejanos defender a funcionarios policiales por el hecho de serlo. En ese colectivo, como en todos, habrá personas negligentes, poco escrupulosas en el cumplimiento de sus tareas, que cometen errores o a las que, simplemente, el puesto para el que fueron designadas les viene grande.

Puede que el Sr. Sánchez Manzano esté dentro de una de estas categorías. Los sindicatos policiales han aplaudido unánimemente la decisión del ministerio y alguno de ellos ya había pedido su dimisión antes del 11-M.

Pero una cosa es ser negligente, no saber lo que se supone que uno debe saber por tener el cargo que tiene, o cometer errores y otra bien distinta ocultar información o falsificar pruebas o informes en una investigación criminal en el seno de una conspiración política que ha supuesto la muerte de 192 personas.

Cito unos párrafos de un artículo de Areán «Acuse de recibo I» (merece la pena leerlo entero), que expresan perfectamente esta idea:

Casi por definición, el error será siempre la explicación más sencilla frente a la conspiración. El error es humano, normal, cotidiano. Tan cotidiano que solemos tomar un sinfín de precauciones para evitarlo. El error está de acuerdo, podríamos decir, con la segunda ley de la termodinámica. Es totalmente natural, normal, atribuible al carácter entrópico de la realidad. La conspiración, en cambio, es la excepción, no la norma. El mundo no funciona cotidianamente a base de conspiraciones. No es que las conspiraciones no existan, es que son raras, escasísimas, sobre todo en las sociedades abiertas, y casi inmediatamente reveladas.

Esto a su vez tiene que ver con la carga de la prueba. Lo lógico, lo normal, (…) es suponer buena fe (chapuza o error) sobre la conspiración (mala fe), porque la conspiración requiere muchísimas explicaciones que el error no requiere. Esto lo reconocen los tribunales, que actúan bajo la doctrina, basada implícita o explícitamente en el principio de Occam, de que lo ordinario se supone, lo extraordinario se prueba.

Entre ambas conductas, la chapuza o error y la mala fe, hay una clara frontera y estar a un lado u otro de ella supone muy distintas responsabilidades.

No respetar esta frontera y sus implicaciones ha sido la conducta habitual de El Mundo y el resto de los conspiracionistas con respecto al jefe de los Tedax ahora cesado, y lo ha sido, como todas sus imposturas, sin prueba alguna.

Este es el artículo de Casimiro García Abadillo:

El hombre que apostó por el caballo ganador

El Ministerio del Interior ha decidido soltar lastre antes de que comience el juicio por los atentados del 11-M.

Comienza Abadillo con un brindis al sol. El Sr. Sánchez Manzano tendrá que declarar en el juicio que se celebrará en fechas próximas. Cesado o no, mantiene la responsabilidad por las decisiones que adoptó a lo largo de la investigación, por todo lo que hizo y dejó de hacer.

Y lo ha hecho destituyendo de su cargo a la persona sobre la que han gravitado las sombras más tenebrosas de la actuación policial tras la masacre.

Don Casimiro traspasa la frontera antes citada o al menos anda sobre ella. Lo cierto es que no existen más sombras tenebrosas sobre la actuación policial tras la masacre que las que su periódico se ha empeñado en proyectar a base de insidias y verdades a medias los dos últimos años.

Sombras tenebrosas las del Sr. Lázaro, periodista de “investigación” del periódico de Don Casimiro, reuniéndose con policías, hoy en la cárcel, acusados de revelación de secretos. El contenido de las conversaciones intervenidas pone de manifiesto, con pruebas –esos animalitos que los investigadores de El Mundo son incapaces de atrapar–, los tenebrosos manejos que los empleados de Don Casimiro se traían entre manos para, con mala fe, enturbiar la investigación sobre los atentados del 11-M.

Juan Jesús Sánchez Manzano, hasta ayer comisario jefe de los Tedax, actuó desde el primer momento a sabiendas de la trascendencia política que iba a tener la investigación de la matanza.

Sánchez Manzano, como han denunciado los sindicatos policiales, no sabe mucho de explosivos, pero es lo suficientemente ambicioso como para adivinar lo que se estaba jugando entre el 11 y el 14 de marzo.

Tuvo el olfato de moverse más como un político que como un técnico. Y, por ello, actuó con los aprioris que estaban sobre la mesa en esas horas fatídicas: si ha sido ETA, gana el PP; si han sido los islamistas, gana el PSOE. Tan tremendo como real. Imagínense las consecuencias de esa reflexión para un hombre de cuya información iba a depender en gran medida que una de esas dos hipótesis se impusiese. Todo o nada. La derrota o la victoria. El ser o no ser.

Después de leer estos párrafos lo primero que se me viene a la mente es una palabra: basura. No me refiero a mondas de patatas, restos de comida, envases y papeles que ciudadanos poco concienciados no depositan aparte, ni a pañales usados, no, me refiero a basura intelectual.

Don Casimiro se arroga el conocimiento íntimo de la personalidad y convicciones del Sr. Sánchez Manzano y le acusa –de nuevo sin contar con esos bichitos, huidizos como las cucarachas, llamados “pruebas”–, de poner los recursos de los Tedax españoles al servicio de su cálculo político.

Un cálculo político que, a priori, no cuadra porque, no lo olvidemos, aunque no se le dé publicidad ni tenga mayor trscendencia, Sánchez Manzano fue nombrado en su puesto por el Partido Popular.

A pesar de ello, según Don Casimiro, el malvado jefe de los Tedax tuvo la libertad de tomar sus propias decisiones y, con una clarividencia portentosa, aquella mañana del 11-M vio a lo sociatas ganando las elecciones. A partir de este momento todo su afán fue prevaricar para que la profecía que su ambición le había dictado se cumpliera para poder así…poder así qué, buena pregunta a la que Don Casimiro no da respuesta.

Después de inventarse las reflexiones de un hombre al que ni siquiera conoce, nos enfrenta a las dramáticas consecuencia de esas supuestas reflexiones:

si ha sido ETA, gana el PP; si han sido los islamistas, gana el PSOE. Tan tremendo como real. Imagínense las consecuencias de esa reflexión para un hombre de cuya información iba a depender en gran medida que una de esas dos hipótesis se impusiese. Todo o nada. La derrota o la victoria. El ser o no ser.

No te tires que hay cristales, Casimiro. Esas cuentas ciertamente se echaron en los cuarteles generales de los partidos políticos y sus consecuencias todos pudimos verlas en el comportamiento de “nuestros” líderes aquellos días. Querer, como pareces querer, hacer a Sánchez Manzano un sosias de Rubalcaba con sus mismas preocupaciones e intereses, es una falacia como la Torre Picasso y un insulto a la inteligencia tus lectores.

Casi tres años después de los atentados aún no sabemos qué fue lo que explotó en los trenes.

Y dale. ¿Quién lo dice? ¿Sánchez Manzano?. Naturalmente que sabemos qué explotó en los trenes. Fue dinamita.

¿Quién se encargó de hacer los análisis de las sustancias encontradas en los focos?: el laboratorio de los Tedax. ¿Por qué no se remitieron los restos encontrados a la Policía Científica? Sencillamente, porque eso era poner fuera de su control un elemento fundamental para determinar la autoría. Volvemos otra vez a la dicotomía: si el explosivo utilizado era Titadyn, se consolidaba la tesis de ETA; si era Goma 2 ECO, la de los islamistas.

Una vez aclarada la retorcida y calculada intención de Sánchez Manzano todo cuela y todo encaja en El Mundo ficticio creado por Don Casimiro:

si el explosivo utilizado era Titadyn, se consolidaba la tesis de ETA; si era Goma 2 ECO, la de los islamistas

nos cuenta.

Pero vamos a ver, ¿dijo el laboratorio de los Tedax aquel 11-M, o al día siguiente, o el otro, o nunca, que el explosivo utilizado en los atentados fuera Goma 2 ECO? Pues no. Jamás se ha afirmado y no consta en el auto de procesamiento tal cosa. Los análisis realizados, como declaró ante el juez Del Olmo la jefa del laboratorio de los Tedax, confirman únicamente la presencia de “componentes genéricos” de dinamita. Nada más. La marca comercial Goma 2 ECO jamás salió del laboratorio de los Tedax.

¿De qué dicotomía nos habla entonces Don Casimiro? Los únicos que establecieron la marca comercial de la dinamita supuestamente empleada fueron los responsables de Interior la misma mañana de los atentados, aunque luego no se aclararon de dónde procedía tal información. “Titadyne con cordón detonante”; la dinamita utilizada por ETA.

“Es Titadyne con cordón detonante y por lo tanto, unánimemente, el acuerdo que hay aquí de los especialistas es que es ETA”, declaró la mañana del 11-M el Sr. Acebes ante las cámaras de TVE.

En vez de bucear con tanta soltura y risible desvergüenza en la mente e intenciones del Sr. Sánchez Manzano, Don Casimiro debería tratar de explicarnos por qué aquella misma tarde del 11-M y a pesar de que los análisis de urgencia realizados sobre los restos recogidos en los trenes atacados nunca dieron como resultado dinamita Goma 2 ECO sino “componentes genéricos” de dinamita, la versión de la Titadyne con cordón detonante, opción unánime entre los “especialistas” horas antes, se olvidó por ensalmo.

Sin embargo, tuvo la habilidad suficiente como para remitir al laboratorio de la Policía Científica los restos del explosivo encontrado en la Renault Kangoo. Eso sí, con una muestra patrón de Goma 2 ECO. Con tan mala suerte que ambas estaban contaminadas con metenamina, una sustancia que no forma parte de la Goma 2 ECO.

Aquí queda constancia clara e indubitable de la mala fe que alienta a Don Casimiro en su escrito (me temo que antes de terminar éste le retiraré el Don y hasta la mayúscula).

Muchas vueltas se han dado al tema de la metenamina aparecida en el análisis de los restos de dinamita encontrados en la furgoneta Kangoo de Alcalá y en la muestra patrón comparativa.

Una de las que más éxito ha tenido entre las filas conspiracionistas ha sido la metenamina como “componente” del RDX o ciclonita, potente explosivo militar. Esto sería la prueba de que el explosivo utilizado en los atentados no fue la dinamita robada en la mina Conchita y vendida por Emilio Trashorras a El Chino.

Aunque nos salgamos un poco del tema decir que tal afirmación, que muchos habrán leído muchas veces, es falsa.

La metenamina NO es un componente de la ciclonita sino un precursor, es decir, es una sustancia que interviene en la síntesis de la ciclonita pero que desparece en el proceso. Si la reacción química no es perfecta pueden quedar restos de metenamina pero lo que no se entiende es que no aparezca el producto sintetizado: la ciclonita. Un ejemplo de andar por casa: si no se bate bien podemos encontrar restos de huevo en la mayonesa; lo incomprensible es que no encontremos mayonesa.

Otra de las hipótesis mantenidas por los conspiracionistas a la que insidiosamente se refiere Don Casimiro en el párrafo anterior es que la dinamita encontrada en la furgoneta Kangoo fue «plantada», y que si en los análisis de ésta y en los de la muestra patrón apareció metenamina, un producto que no forma parte de la composición de la dinamita, es porque ambas procedían del mismo cartucho. Es decir, Sánchez Manzano mandó al laboratorio de la Policía Científica dos muestras de dinamita que provenían del mismo sitio. Es decir, la dinamita encontrada en la furgoneta Kangoo no tenía origen terrorista sino que provenía del laboratorio de los Tedax.

Pero volvamos a la historia de Don Casimiro. La presencia de metenamina en los análisis de lo encontrado en la furgoneta Kangoo, que resultó ser dinamita Goma 2 ECO, y en la muestra patrón trajo cola entre los profesionales, más cuando esta sustancia también apareció en los análisis de la dinamita del artefacto desactivado por la Guardia Civil bajo las vías del AVE.

Este es el informe nº 1735/Q/05 de 28-6-05 de la Guardia Civil al respecto:

Dada la presencia del compuesto denominado “metenamina” tras los análisis efectuados con la dinamita utilizada para intentar atentar contra la vía férrea del AVE Madrid-Sevilla, y que ésta se encontraba también presente en otros explosivos relacionados con los atentados del 11 de Marzo de 2004, y no así en otra muestra analizada, dicha circunstancia podría indicar la presencia de explosivos de diferentes orígenes o almacenados en lugares distintos.

Vemos que existe un interés técnico y científico por determinar de dónde procede la metenamina aparecida en los análisis por encima de cualquier interés político. Los especialistas de la Guardia Civil están decididos a aclarar este entuerto:

Para poder comprobar la existencia de la metenamina, la empresa Unión Española de Explosivos remitió a la G.C. muestras representativas de los distintos componentes que entran a formar parte en la mezcla de la GOMA 2 ECO, así como de la pasta obtenida tras el proceso de fabricación de dicha mezcla explosiva ( pasta bruta).

El objeto de dicho informe era averiguar si alguno de los precursores de la GOMA 2 ECO contiene metenamina.

Las conclusiones son las siguientes:

A. En ninguna de las evidencias remitidas, que se corresponden con los reactivos utilizados en la síntesis de la GOMA 2 ECO, encontraron metenamina. Se descartó que alguno de dichos productos pudiera contener metenamina.

B. En los análisis efectuados con la pasta bruta de la GOMA 2 ECO sí se detectó metenamina. Es por ello que la combinación de algunos de los componentes que constituyen el explosivo, utilizando metanol como medio de reacción, da lugar en el cromatógrafo de gases a la metenamina.

C. Los estudios realizados determinaron que dichos compuestos son el nitrato amónico y el nitroglicol. Una vez mezclados, siendo el metanol el medio de reacción y bajo las condiciones de trabajo del cromatógrafo de gases, se produce metenamina.

D. La metenamina se genera “in situ” en el cromatógrafo de gases, descartando contaminación de los precursores en la planta de producción, o de la propia dinamita como consecuencia del almacenaje.

Este informe es público. Está en el sumario y viene incluido en las conclusiones provisionales presentadas hace pocas fechas por la Fiscalía. Estamos seguros de que los investigadores de El Mundo, al igual que el Sr. Del Pino, tienen pleno conocimiento de ello pero lo callan porque echa por tierra las patrañas que han estado manteniendo todo este tiempo y en el caso que nos ocupa, las insidias y acusaciones contra el Sr. Sánchez Manzano.

Es decir, que, desde el primer momento, Sánchez Manzano jugó a una carta. Y acertó. No importa que tuviera que enfrentarse con el responsable de la Policía Científica, Carlos Corrales, que, lógicamente, requirió para sí el análisis de los restos hallados en los trenes.

Rebobinemos. Don Casimiro nos estaba contando que Sánchez Manzano…

…tuvo la habilidad suficiente como para remitir al laboratorio de la Policía Científica los restos del explosivo encontrado en la Renault Kangoo. Eso sí, con una muestra patrón de Goma 2 ECO. Con tan mala suerte que ambas estaban contaminadas con metenamina, una sustancia que no forma parte de la Goma 2 ECO.

Ahora que conocemos las pesquisas y conclusiones de los químicos de la Guardia Civil, de las que estamos seguros que, como nosotros, humildes bloggeros, tienen noticia los investigadores de El Mundo, las insidias de casimiro quedan desnudas en toda su impudicia.

La «mala suerte», casimiro, no es que “ambas muestras estuvieran contaminadas con metenamina, una sustancia que no forma parte de la Goma 2 ECO”, la mala suerte para ti es que hay profesionales que trabajan ajenos a tus manejos y gente que se lee sus informes dejando en evidencia la mala fe que alumbra tus escritos.

513 Responses to “Sánchez Manzano”

  1. Tad Pole dice:

    Tuppence, Escojo los del tipo

    Nitroglicol + ftalato de dibutilo

    Como hacen los israelíes. Como hace la Policía Científica española.

  2. Tuppence dice:

    ¿si? pues esa opción es errónea, te llevaría a descartar cosas.

    Mira,

    a) goma2-ECO —-> nitroglicol + ftalato de dibutilo
    b) semtex con nitroglicol como trazador + PVC flexible —> nitroglicol + ftalato de dibutilo

    Escoge hipótesis para seguir trabajando. Hipótesis a o hipótesis b. De esta decisión depende que se resuelva el asesinato de 192 personas. Venga, ¿con cual te quedas?

  3. Cero07 dice:

    Tuppence #501

    ¿Podrías explicar qué significa «nitroglicol como trazador» en el SEMTEX.

    Gracias

    PD. A mí me da lo mismo pero, todos estos comentarios a propósito de análisis de explosivos, ¿no estarían mejor al pie de tu artículo?

    Saludos

  4. Tad Pole dice:

    Por mí nos mudamos al artículo de Tuppence …

  5. Tuppence dice:

    Ok, nos mudamos.

  6. Tuppence dice:

    Cero07 y Tad, os he contestado en el otro hilo.

  7. Flashman dice:

    TadPole 463#

    Aposteriorismo del tamaño de Torre Picasso. Basar las premisas en las conclusiones (además nunca probadas) no puede formar parte de ningún debate serio ni racional. Enuncia y luego concluye, no al revés.

    Aunque comprendo que en el blog de del pino sea el pan vuestro de cada día (esas sombras de retrovisores que se tornan reflejos…, aaaaayyyyy… es al periodismo de investigación lo que el agua de fregar al buen vino…)

  8. Telesforo dice:

    1 499
    Mangeclous

    En esas páginas arman un lío de órdago. Se dice que el informe fue falsificado para incluir a la eta. Entonces, según eso, el informe falsificado sería previo al informe original, que se basó en el informe falsificado (¡!!).
    Las rarezas no paran aquí. Garzón no acusó a los peritos del primer informe de haber falsificado éste, sino de haber presentado una copia con fecha del día en que hicieron tal copia. Y en el auto en que Garzón les imputa, se dice que este documento es copia del original de marzo.
    Si el primer documento era el falsificado (¡!!), ¿qué necesidad había de cambiar el registro de salida?

  9. Mangeclous dice:

    Telesforo 508: sí, ya veo que te haces un lio 😉

    Te explico: los peritos incluyeron a ETA en el informe con calzador, y ocultaron información relevante que habría ayudado al juez a descartar la importancia del ácido bórico. Eso no es «falsificar» el informe, es hacer un informe con datos incompletos que pueden inducir a error.

    No, Garzón no les imputaba por haber presentado una copia «con fecha del día en que hicieron tal copia», sino con fecha de un año y medio antes, haciéndolo pasar como el que firmaron en la fecha que constaba en el documento.

    No se cambió el registro de salida, sino el libro de custodia de muestras, práctica perfectamente lícita y habitual.

    Espero que ahora lo veas más claro.

    Saludos.

  10. Telesforo dice:

    509
    Mangeclous
    Si el informe estaba incomplete, no se entiende por qué lo recortaron más hasta dejarlo en un tercio.
    Además los firmantes eran los que habían hecho los análisis y escrito el informe. Por tanto, eran ellos los que lo tenían que firmar. Si no valía, ¿por qué estaba en papel oficial y se anotó en el libro de registro? Si los otros pensaban que el informe no era bueno, que hubieran hecho otros análisis y otro informe firmado por ellos. Además no tenían por qué haber echado típex en el libro de registro ni hacer una chapuza con la referencia a la numeración de las páginas, al número de firmantes y las notas a pie de página.
    Además ¿por qué eran irrelevantes los datos? Eso tendría que decidirlo el juez. Y si eran irrelevantes, no se ganaba nada con ocultarlos teniendo que armar todo el enredo.
    El auto de Garzón no dice que los datos estuvieran metidos con calzador ni que indujeran a error sino que pusieron en la copia la fecha en que la sacaron.
    Además por datos que pueden confundir al juez no te empapelan. La prueba es que Sánchez Manzano no está en la cárcel a pesar de todo el revoltijo que armó.

  11. Mangeclous dice:

    Telesforo 510:

    La información acerca de los registros en los que se había encontrado ácido bórico estaba incompleta. O se añadían los datos que faltaban, o se eliminaba. Puesto que, con todos los datos, esa información resultaba completamente irrelevante y dejaba en evidencia las elucubraciones incluidas, se eliminó.

    No está claro que los tres firmantes hicieran el análisis personalmente. De hecho, creo que es una de las preguntas que la defensa les quiere hacer.

    No sé si quien hace los análisis es quien tiene que firmar el informe.

    Para que un informe sea oficial no basta con que esté escrito en papel oficial. Y, hasta donde yo sé, el borrador no fue incluído en ningún registro.

    Lo que estaba mal era el informe, no el análisis. No había necesidad alguna de repetir el análisis.

    No es el libro de registro, es el libro de custodia de muestras, donde el uso del tipex es habitual y conforme con el reglamento.

    Los errores en el número de páginas, etc., son completamente irrelevantes, supongo que estarás de acuerdo en esto.

    Y no, no todo el trabajo debe hacerlo el juez. Para eso está la Policía, para ofrecer al juez datos útiles y fiables, no para hacerle perder el tiempo con un insecticida.

    Si te lees la página 6 del auto de Garzón, verás que deja muy claro que las elucubraciones de los peritos eran completamente infundadas, y tenían un propósito muy claro:

    (…)Como se verá, esto no ha sido así, al haberse demostrado -sin duda racional alguna- la prefabricación intencionada de tales observaciones para que produjeran un efecto espúreo a la propia pericia, en concretyo la supuesta vinculación entre ETA y los presuntos autores de los atentados terroristas del atentado del 11 de Marzo(…). Y ello se ha realizado sin la más mínima base científica sustentándolas en simples elucubraciones y omitiendo datos relevantes cuya presencia habría supuesto la inocuidad de aquellas observaciones(…).

    Por último, ¿se puede saber por qué crees tú que Manzano debería estar en la cárcel? ¿Y por qué no le denuncias?

    Saludos.

  12. Isocrates dice:

    Telesforo #510

    Además los firmantes eran los que habían hecho los análisis y escrito el informe.

    Me temo que, al margen de que algún análisis no lo realizó ninguno de los tres, solo uno (Escribano) los efectuó -aunque en el informe puso que lo habían hecho los tres- y solo uno (Escribano, una vez mas) lo escribió -aunque, también una vez mas, hizo constar que lo habían realizado los tres). Los otros dos firmaron el informe que presentó Escribano.

    Por tanto, eran ellos los que lo tenían que firmar. Si no valía

    Ellos debían firmar el informe que ellos (es una forma de habla) habían realizado. Ese informe no fue aprobado, y no lo firmaron -ante Garzón declararon que lo que llegaron a firmar fue la copia que luego publicó «El Mundo».
    En cualquier caso, al no superar la supervisión de su superior, el informe nunca llegó a ser emitido oficialmente.

    ¿por qué estaba en papel oficial y se anotó en el libro de registro?

    No estaba en papel oficial. En el papel que fuera fue en el que sacaron la copia que acabo en los periodicos, pero no existe ningún informe original en «papel oficial». El «borrador» no se anotó en el libro de registro, en el libro de salida únicamente consta la remisisón del informe oficial -el que algunos llamais falsificado-.

    Si los otros pensaban que el informe no era bueno, que hubieran hecho otros análisis y otro informe firmado por ellos.

    No necesitaban hecer otros análisis. Los análisis son del laboratorio, no del Sr. Escribano. De hecho, al parecer, alguno de los análisis ni tan siquiera lo realizó él. Por supuesto, el superior hizo otro informe, lo encabezo con su nombre y lo firmo con su rubríca. Este es el único que lleva sello oficial del laboratorio y el que consta en el registro de salida.

    Además no tenían por qué haber echado típex en el libro de registro

    El libro es el libro de custodia de muestras, y el tipex, sea o no el medio usual de hacer constar los cambios, es tan irrelevante que no existe ninguna acusación sobre esos hechos. Por cierto, no deja de ser curioso que en el libro de custodia de muestras firmase un perito, y luego fuese otro distinto (Escribano) quien se hiciera cargo real y efectivo de las muestras y del informe.

    ni hacer una chapuza con la referencia a la numeración de las páginas, al número de firmantes y las notas a pie de página.

    Pues nada, mandaremos al perito a repetir lengua y literatura de BUP.

    Además ¿por qué eran irrelevantes los datos? Eso tendría que decidirlo el juez. Y si eran irrelevantes, no se ganaba nada con ocultarlos teniendo que armar todo el enredo.

    No. Los informes deben ser revisados por el cargo correspondiente del laboratorio. Ramirez tenía la obligación de revisar los informes antes de su emisión, Y ese informe no pasó la revisión. No se armó ningún enredo.

    El auto de Garzón no dice que los datos estuvieran metidos con calzador ni que indujeran a error sino que pusieron en la copia la fecha en que la sacaron.

    Lo dice, con total y absoluta claridad. Pero lo malo no solo es que lo diga… lo malo es que los peritos no han conseguido defender la realidad científica o pericial de sus observaciones en ya tres comparecencias judiciales. Pues bien…

    Además por datos que pueden confundir al juez no te empapelan.

    Pues te equivocas, puedes leer el propio auto de la Juez Gallego para comprobar tu error.

    La prueba es que Sánchez Manzano no está en la cárcel a pesar de todo el revoltijo que armó.

    ¿Sanchez Manzano ha introducido información falsa en algún informe pericial? Pues venga, corre al Juzgado, porque es delito. Lo es. Sin duda ¿Por qué nadie le ha denunciado? No lo entiendo, tanta genta escribiendo dia tras dia que miente, y ni uno solo tien el valor de ir al juzgado a presentar una denuncia. Si… realmente curioso

    Un saludo

  13. Cero, excelente artículo. Muy bueno el símil de la mayonesa… 😀

    Ahora tengo que leerme estos comentarios…

Leave a Reply