Acuse de Recibo (II.2)

Continuamos destripando la segunda entrega de la misiva de Del Pino.

Sigue usted, señor Del Pino:

…he de decir que tienes toda la razón: ninguno de esos puntos «demuestra» nada, en sentido estricto. Podríamos encontrar perfectamente, para todos y cada uno de ellos, explicaciones alternativas basándonos en la hipótesis de que la mochila sí estuvo en los trenes. Algunos de los puntos son más difíciles de explicar que otros desde el punto de vista de la versión oficial (por ejemplo, la ausencia de metralla en los cuerpos de las víctimas), pero es cierto que para todos ellos se podrían encontrar explicaciones.

Como queda dicho en el artículo anterior, se agradece este fugaz instante de lucidez y de honestidad intelectual. Ojalá todo lo que usted escriba a partir de ahora tenga ese tono. Con todo, no hay tal dificultad. La metralla fue encontrada y consta en el auto, como queda dicho. Y los demás puntos han sido aclarados.

Ahora bien, en lo que me gustaría que te fijases es en lo siguiente: tampoco tú has sido capaz de demostrar la hipótesis contraria, es decir, que la mochila estuviera en los trenes. No hay ningún testigo que la viera, no sabemos si el explosivo de la mochila coincide con el de los trenes (porque no sabemos qué explotó en éstos), no está claro que coincida en composición con las otras dos mochilas que detonaron los tedax, etc…

A ver. Yo no tengo que demostrar nada. Como he dicho en el mensaje anterior, me basta con confiar en que el Estado de Derecho español lo haga por mí. Es para ello que existe un Poder Judicial al que hemos delegado esa función los ciudadanos, un Poder Judicial en el que usted confiaba igual que yo el día diez de marzo de 2004, y en el que perdió súbitamente la confianza. Es usted por tanto quien tiene que probar que, a partir del día 11 de marzo, no podemos ya confiar en el Estado de Derecho español. No lo ha hecho.

Dicho esto, la evidencia presentada en el sumario es abrumadora. Empezando por el hecho nada desdeñable de que se encuentre una bomba entre los efectos recogidos en una estación donde estallaron otras dos y se encontró una tercera, siguiendo por el hecho de que el croquis de la bomba que fue encontrada sin explotar en El Pozo coincide con la mochila de Vallecas (curioso que obvie usted este punto)…

Por no hablar de que esa bolsa lleva, al igual que la Kangoo, a un grupo de personas que se suicidaron cuando la Policía estaba a punto de detenerles –negarlo, como hemos visto, es absolutamente delirante–, que había comprado 200 Kg de dinamita y decenas de detonadores –, compra que usted no ha explicado nunca, y que imaginamos todos que serviría para las fiestas del pueblo–, además de otros elementos de evidencia circunstancial como la pertenencia de la tarjeta a un grupo de siete que se activan al mismo tiempo y de las cuales seis desaparecen sin dejar rastro el día once.

Con lo cual la situación es la siguiente: en estos momentos, nadie puede demostrar (y, por tanto, nadie sabe fehacientemente) si esa mochila estaba en los trenes o no.

Falso de toda falsedad. No se pueden poner ambas alternativas al mismo nivel. Una de ellas (que la mochila de Vallecas era solamente una bomba más que no estalló) es consistente con toda la evidencia encontrada hasta la fecha, además del detalle no menor de ser aceptada por todos los cuerpos policiales del mundo.

La otra (que la mochila fue plantada) es una especulación sin pruebas que es inconsistente con el resto de la evidencia. En efecto, TODA la evidencia en el auto tendría que ser falsa también para que la hipótesis conspiracionista se mantenga; la Kangoo tiene que haber sido plantada también, al igual que el Skoda. El suicidio de Leganés tiene que ser una escenificación. No basta que la mochila haya sido plantada; TODO tiene que ser una invención. Los registros informáticos, las huellas dactilares, los hallazgos en Morata… ¡Incluso la única sentencia firme que existe en el caso, la del Gitanillo!

Y es aquí donde la hipótesis conspiracionista comienza a alcanzar cotas excelsas de inverosimilitud. No existe en toda la Historia una conspiración que haya engañado a tantos expertos de forma tan completa, una conspiración que contenga tal cantidad de evidencia falsificada.

Esto sin mencionar las otras condiciones de inverosimilitud de la conspiración inédita en la Historia, que he ya detallado en el artículo pasado: el enorme riesgo, la absurda relación coste-beneficio, la gigantesca complejidad de la conspiración, el número de personas involucradas, etcétera.

¿No te parece esto suficiente razón para que reclamemos seguir investigando? ¿Me puedes dar una sola razón por la cual no debiéramos hacerlo?

No, no me lo parece, por las razones anteriormente consignadas. La Justicia no está para investigar la primera especulación peregrina que se le ocurra a usted sin aportar la menor prueba, señor Del Pino. La Justicia no tiene por qué perder su tiempo dándole gusto a usted. Lo que hace la Justicia es determinar culpabilidades y probarlas ante un tribunal, no despejar hasta la más mínima duda no razonable que se le ocurra a alguien.

Por ello le digo: ¿se me ocurre alguna razón? Por supuesto, y no es que se me ocurra, es que la conozco de memoria desde hace décadas, cuando estudié, en la Facultad, el método científico. Me sorprende que usted no la recuerde.

La razón es ésta: la cantidad de especulaciones que se pueden plantear es infinita. El papel –o los píxeles– resiste todo, cualquier hipótesis, incluso la implicación del extraterrestre de Roswell, del PP, o de usted mismo, señor Del Pino, en el atentado. Es por ello, y es la enésima vez que lo digo, que se investiga solamente aquello que tiene visos de verosimilitud y/o indicios sólidos. Es por ello que ni un solo experto policial les apoya a ustedes. Repito: N-I-N-G-U-N-O. Porque una afirmación extraordinaria, y las de ustedes lo son invariablemente, requiere evidencia extraordinaria, y ustedes no sólo no la tienen: no tienen un átomo de evidencia.

El día que usted tenga cuando menos indicios de que lo que plantea sea verdad puede acudir al juez y exigirle que investigue. Ese día estaré a su lado. Mientras tanto, exigir que la Justicia se pliegue a cualquier tontería que se le ocurra a usted es un despropósito del tamaño de la nube de Oort.

Por cierto, es curioso señalar que esta queja es una constante de las teorías conspiracionistas. Los ufólogos lo dicen: ¡el gobierno no quiere investigar! Los paranormalistas lo dicen. Creen que el hecho de que sus especulaciones sin pruebas no sean investigadas prueba algo más allá del hecho de que son especulaciones sin pruebas, y en particular que prueban una voluntad de ocultar la verdad. Ustedes actúan de forma idéntica.

Recapitulemos: ustedes han pasado todo el tiempo que duró el sumario abierto aportando sus argumentos. El juez Del Olmo no les hizo caso. Tampoco la jueza Palacios el tiempo que tuvo el sumario a su cargo ni cuando tuvo la investigación de Leganés. Esta investigación ha pasado por dos Comisarios Generales de Investigación, uno de ellos despedido con elogios por Aznar y Acebes, Jesús de la Morena. Han pasado por ella tres ministros que en su momento mantuvieron una postura idéntica (sí, incluyendo a Acebes). Las conclusiones siguen siendo las mismas.

Pero por encima de todo esto, y por admisión propia, ustedes no tienen pruebas. Dos años y medio, y ni un átomo de evidencia. ¿Nos puede decir bajo qué criterio se puede exigir que se investiguen especulaciones sin pruebas? Si se investiga la suya, ¿por qué no cualquier especulación absurda que se nos ocurra a los demás, incluyendo por ejemplo la posible implicación de Luis del Pino en el atentado, a las órdenes de un grupo de terroristas tamiles entrenados en la selva colombiana por ex operativos de la triple A argentina (recordemos, todos los terrorismos terminan colaborando), que intentarían imponer un gobierno del PSOE porque Rajoy, de ganar, hubiera seguramente aumentado las importaciones de té de Sri Lanka?

Pruebe, señor Del Pino, y se le hará caso. Especule sin pruebas (y con teorías a cual más inverosímil) y no tenemos por qué hacerlo, ni nosotros ni la Justicia. Repitamos, tal vez por cien milésima vez: el que afirma tiene el peso de la prueba. Si usted afirma y no puede probar, no puede exigir que la Justicia le tome más en serio que al que anuncia una invasión inminente de OVNIs.

He ahí la razón, razón que ha sido siempre una de las reglas fundamentales de la investigación, ya sea científica o policial. Repito, lea usted mi ejemplo sobre Galileo y la razón por la que éste no investigó, por ejemplo, si la conjunción de Júpiter y Saturno afectaba sus resultados.

Por otro lado, me gustaría preguntarle cómo se investiga una quimera. Si no hay siquiera indicios para comenzar una línea de investigación, ¿qué pasos sugiere usted que el juez Del Olmo debería seguir? En el caso de la bolsa de Vallecas, el juez ha investigado la cadena de custodia interrogando a diez policías. ¿Le basta esto a usted? Por supuesto que no. Hay una nueva objeción: no se interrogó a los policías de IFEMA. ¿Bastaría interrogar a éstos para despejar sus dudas? No, entonces surgiría una nueva objeción, y así ad inifinitum.

Esto es tal vez uno de los aspectos más frustrantes de la dinámica conspiracionista: ustedes no tienen criterios de aceptación de la opción contraria. Y es que lo que les interesa es mantener viva a toda costa la sospecha, no encontrar la verdad, porque ustedes están dogmáticamente persuadidos de que tienen la razón. Lo que ustedes quisieran es que la investigación llegue a las conclusiones que a ustedes les gustan, y no hay forma en que lleguen a aceptar, bajo ninguna circunstancia, la opción contraria. Ni siquiera se plantean la posibilidad de que la «versión oficial» sea cierta. .¿Qué se hace entonces si no aparecen los indicios que usted busca, señor Del Pino, como seguramente ocurrirá? ¿Se mantiene abierta la investigación para siempre?

No, evidentemente esto no tiene sentido. Lo que tendrían ustedes que hacer es plantear criterios mediante los cuales ustedes se darían por satisfechos con las explicaciones que hay en el sumario. Es lo que hace Del Olmo: cuando tiene alguna duda, la investiga hasta convencerse. Pero lo hace porque tiene un criterio de aceptación, porque hay un momento en el que dice «vale, estoy convencido», y en ese momento para. Esto es lo que ustedes no tienen ni tendrán.

.Por ejemplo, la afirmación: «la cadena de custodia no puede garantizarse» tiene que poder ser desmentida con alguna prueba. Si ustedes no están dispuestos a aceptar ninguna prueba, la afirmación no es ya una afirmación sobre la realidad (una afirmación «falsable», diría el filósofo de la ciencia Karl Popper), sino un irreal dogma de fe.

En efecto, lo que hacen ustedes es no aceptar ningún tipo de evidencia que les contradiga. Y por ello es imposible que se den por satisfechos nunca. Con ello se revela que el «queremos saber» y la petición «inocente» de que continúen las investigaciones no son sino proclamas demagógicas. Ustedes no quieren saber. Exigen que la realidad se conforme a sus deseos.

Porque, además, aunque desde el punto de vista teórico tu hipótesis (es decir, que la mochila estaba en los trenes) sea tan posible como la nuestra, lo cierto es que nuestra hipótesis (que la mochila fue «plantada» después de los atentados) permite explicar los datos que conocemos de manera mucho más simple.

Je, je. Pasen, señores y vean: los patos tiran a las escopetas. Del Pino, a punto de aplicar el principio de la navaja de Occam. Prepárense.

Para que tu hipótesis fuera correcta y la mochila hubiera estado en los trenes, lo que habría pasado es lo siguiente:

«Los terroristas fabricaron la mochila utilizando guantes. Por eso no aparecen huellas ni rastros de ADN. Sin embargo, como eran unos chapuzas, emplearon un montaje para el teléfono que no garantizaba la detonación, se olvidaron de usar cinta aislante para unir los cables y se dejaron dentro del teléfono una tarjeta telefónica que no era necesaria, tarjeta que luego permitiría identificarles. Además, se equivocaron en dos minutos al programar la alarma de esa mochila concreta. Como la cantidad de metralla en las bombas no era grande (sólo medio kilo) se dio la casualidad de que ninguno de los 192 fallecidos tuviera metralla, a pesar de que explotaron 10 bombas. Después de las explosiones, los tedax revisaron dos veces todos los bultos de la estación, pero, con el caos que había, se les pasó esa mochila con 10 kg de explosivo. Aunque los bultos del resto de la estaciones fueron a IFEMA, los de El Pozo fueron mandados a Puente de Vallecas porque algún mando policial no se enteró de las órdenes del juez. La mochila fue introducida en un bolsón y transportada (no sabemos exactamente con qué trayecto) hasta Puente de Vallecas, sin que nadie se molestara en comprobar qué había en esa bolsa tan pesada y sin que nadie recuerde haberla transportado. Después de desactivar la mochila, se le dice a la Policía Científica que no la fotografíe simplemente porque no caen en la cuenta de que las fotos pueden ser muy útiles durante la instrucción del sumario. Las ocultaciones de información al juez no reflejan más que la forma chapucera de trabajar de nuestras fuerzas policiales, sin que haya existido mala intención».

Sin embargo, recurriendo a nuestra hipótesis (que la mochila fue plantada a posteriori), lo que habría pasado es lo siguiente:

«Después de las explosiones, alguien fabrica la mochila cuando aún los datos son confusos. Por eso mete metralla que no debía haber metido y por eso fija la hora de la alarma de forma meramente aproximada. No aparecen huellas ni ADN de ninguno de los imputados porque ninguno de ellos fabricó esa mochila. El objetivo no era que la mochila explotara, sino que fuera encontrada para orientar las investigaciones hacia el locutorio de Lavapiés. Por eso se fabrica utilizando un montaje que un verdadero terrorista nunca usaría, por eso se dejan sin conectar los cables y por eso se incluye una tarjeta telefónica innecesaria para una explosión, pero que resultaría muy útil para llegar al locutorio. Los tedax no encontraron la mochila en la estación por la sencilla razón de que nunca estuvo ahí. Nadie dice recordar haberla transportado hasta la Comisaría de Puente de Vallecas por la sencilla razón de que el que lo hizo es el que la plantó, y ése no lo va a confesar. Y los bultos de la estación de El Pozo se llevaron a Puente de Vallecas, en contra de las órdenes del juez, para poder justificar la aparición posterior de la mochila. A la Policía Científica no se le permite fotografiar la mochila desactivada para evitar que queden pruebas comprometedoras. Más adelante, se intentó ocultar al juez (y a la opinión pública) el máximo número posible de detalles, para evitar que se descubriera el pastel».

¿Cuál de las dos explicaciones te parece más natural? Sinceramente, creo que la segunda es mucho más sencilla y lógica…

Le creo. Eso es precisamente lo que le convierte a usted en conspiracionista, pensar que una conspiración es la explicación más sencilla y lógica. Pero esa creencia no la convierte en correcta.

Vamos a ver. Usted, en primer lugar, juega como siempre con los dados cargados a su favor. Voy primero a hacer un análisis de sus afirmaciones y después formularé las dos alternativas de forma mucho más objetiva que usted.

Primero vamos a ver cómo funciona usted, de qué manera nos intenta forzar una conclusión con una falta de objetividad antológica. En la hipótesis que le disgusta, escribe:

Los terroristas fabricaron la mochila utilizando guantes. Por eso no aparecen huellas ni rastros de ADN

En cambio, la misma afirmación respecto a

debía haber metido y por eso fija la hora de la alarma de forma meramente aproximada. No aparecen huellas ni ADN de ninguno de los imputados porque ninguno de ellos fabricó esa mochila

No, señor Del Pino. No aparecen huellas ni ADN de NADIE, no sólo de los imputados. De nadie. Creo que podremos estar de acuerdo en que el que fabricó la mochila es un ser humano que tiene ADN –es algo que, hasta donde se sabe, me parece que tienen todos los seres humanos– y huellas dactilares –casi todos las tienen si tienen dedos, que son a su vez muy útiles para fabricar bombas y otros menesteres–. Por tanto, si no aparecen huellas ni ADN es obvio que no aparecen las del que fabricó la mochila, haya sido un imputado (o un muerto, que éstos se le olvidan casi siempre) o un agente de la Policía o cualquier otro tipo de conspirador. En otras palabras, la ausencia de ADN y de huellas no nos permite distinguir una hipótesis de la otra. Lo único que podemos concluir es que el que armó la bomba no dejó huellas de ningún tipo.

Pero usted, tramposamente, en la hipótesis que le gusta, la conspiracionista, se olvida del que arma la bomba y nos dice que no aparecen huellas de IMPLICADOS. Hombre, con el mismo morro podría yo concluir que en la hipótesis que le disgusta no aparecen huellas de POLICÍAS.

Después de esta ilustración de su «objetividad», de cómo trata el mismo hecho de forma diferencial según convenga o no a su hipótesis, pasemos a demoler sus narrativas.

La primera frase, según vemos, no permite discriminar entre ambas hipótesis. Sea quien sea el que armó la bomba, no hay huellas suyas. Por tanto, sigamos:

Sin embargo, como eran unos chapuzas, emplearon un montaje para el teléfono que no garantizaba la detonación, se olvidaron de usar cinta aislante para unir los cables y se dejaron dentro del teléfono una tarjeta telefónica que no era necesaria, tarjeta que luego permitiría identificar

Ya he refutado estos puntos. Que el montaje no «garantice» la detonación es una valoración subjetiva e impropia de un ingeniero, como ya hemos visto. Los TEDAX lograron detonar una docena de detonadores con el mismo teléfono. Que la cinta aislante no sirve para unir los cables ya lo sabemos. Que no hay ninguna razón por la que sea IMPOSIBLE que no hayan usado cinta aislante debería ser obvio. Que tampoco es imposible haber dejado la tarjeta (repito que muchas personas, incluyéndome hasta hace poco, no saben que la tarjeta es prescindible), debería también ser obvio.

Además, se equivocaron en dos minutos al programar la alarma de esa mochila concreta.

Hemos visto que es imposible afirmar taxativamente esto.

Como la cantidad de metralla en las bombas no era grande (sólo medio kilo) se dio la casualidad de que ninguno de los 192 fallecidos tuviera metralla, a pesar de que explotaron 10 bombas.

Tampoco se puede afirmar taxativamente; y de hecho, aunque usted lo omita interesadamente, el propio auto de procesamiento identifica metralla en muchos de los focos.

Después de las explosiones, los tedax revisaron dos veces todos los bultos de la estación, pero, con el caos que había, se les pasó esa mochila con 10 kg de explosivo.

No, señor Del Pino. Usted confunde una orden con la ejecución de la orden. NO se puede afirmar taxativamente que revisaron dos veces TODOS los bultos de la estación. No existe testimonio alguno de NADIE que afirme que se revisaron TODOS los bultos. Ni uno solo. No, no, no, mil veces no, Del Pino.

Aunque los bultos del resto de la estaciones fueron a IFEMA, los de El Pozo fueron mandados a Puente de Vallecas porque algún mando policial no se enteró de las órdenes del juez.

He demostrado la falsedad de este aserto. Lejos de «no enterarse» de las órdenes del juez, Miguel Ángel Álvarez le pidió instrucciones a Del Olmo y las siguió al pie de la letra.

La mochila fue introducida en un bolsón y transportada (no sabemos exactamente con qué trayecto) hasta Puente de Vallecas, sin que nadie se molestara en comprobar qué había en esa bolsa tan pesada y sin que nadie recuerde haberla transportado.

1) Especulación, señoría. Nadie tiene por qué recordar haber transportado algo que estaba dentro de un bolsón, por favor. En efecto, nadie recuerda nada o casi nada de lo que transportó (la excepción son los móviles que sonaban y el olor a quemado)… porque los Policías que hacían los traslados, en general, NO miraron dentro de los bolsones.

2) 10 Kg. no es un peso extraordinario en una mochila o bolsa de deportes. Pruebe a cargar cinco botellas de Coca Cola de dos litros cada una. Verá que lo hace sin ninguna dificultad.

3) El trayecto lo sabemos con bastante precisión, con alguna discrepancia menor. Y, como he dicho arriba, no tire piedras contra su propio tejado. Entre más incierto el trayecto, más difícil saber en qué momento y sitio se puede plantar la mochila y por tanto más inverosímil su hipótesis.

Después de desactivar la mochila, se le dice a la Policía Científica que no la fotografíe simplemente porque no caen en la cuenta de que las fotos pueden ser muy útiles durante la instrucción del sumario»

Ya hemos discutido esto, incluida la afirmación surrealista de que se impide fotografiar algo que después se entrega físicamente a la Policía Científica; pero tengo que señalar además que incurre usted en un descomunal hombre de paja al decir que yo o los que nos oponemos a sus tesis decimos «simplemente porque no caen en la cuenta de que las fotos pueden ser muy útiles durante la instrucción del sumario»

Pues no, señor Del Pino, no decimos tal cosa. En particular, yo digo que las fotos de la mochila existen y que las he visto.

Las ocultaciones de información al juez no reflejan más que la forma chapucera de trabajar de nuestras fuerzas policiales, sin que haya existido mala intención

No ha demostrado que haya «ocultaciones», ni necesariamente estamos hablando de chapuzas. Ya lo he discutido en los puntos relevantes.

Vemos pues que usted ha construido una versión de los hechos que en nada se parece a lo que yo sostengo. Le voy a dar por tanto mi versión, sin los subjetivismos ni afirmaciones taxativas sobre elementos que no han sido probados que usted introduce:

No sé cómo fabricaron los terroristas la mochila y no adelanto hipótesis al respecto. Es posible que hayan usado guantes, pero no seguro (Por cierto, perdonando el aparte, usted está bajo el efecto CSI: la premisa de que siempre, en todos los sitios de un crimen, se encuentran huellas dactilares y ADN. Esto no es así). El montaje de la bomba es razonable y se ha demostrado operativo. Es también compatible con la bisoñez de los terroristas.. No hay constancia de errores de programación en el teléfono, y metralla similar a la de Vallecas ha sido recuperada de la mayoría de los focos de explosión. También coincide genéricamente el explosivo: dinamita. La mochila apareció entre efectos personales de El Pozo sin que haya la menor evidencia de que haya sido plantada y sin que la cadena de custodia, a partir de la introducción en bolsones de tales efectos, se haya visto comprometida. No hay ninguna razón de peso para suponer que la mochila tendría, por necesidad, que haber sido detectada antes, ni hay nadie que haya afirmado haber revisado o supervisado todos los efectos de El Pozo. No hay evidencia tampoco de manipulación de pruebas a posteriori, según opinión del propio juez. La bomba, según testimonio y croquis de Tedax (grupo del que nunca, en innumerables ocasiones anteriores, se ha disputado su profesionalidad) , es similar a otra que explotó accidentalmente en El Pozo

Pero he caído en su trampa, señor Del Pino, y me he extendido por la exigencia de refutar insinuaciones conspiracionistas. En ausencia de éstas, y para abreviar, mi aseveración sería:

el día que estallan diez bombas, se encuentra otra bomba de características similares entre los efectos extraídos de uno de los focos de explosión, según testimonios de la Policía que el juez Del Olmo ha dado por buenos y que, dado que España es un Estado de Derecho, no hay por qué cuestionar a priori. Esta bomba es a su vez relacionada con posterioridad con varias otras pruebas que señalan todas en la misma dirección. En principio, en ausencia de otras pruebas, no hay nada más que decir».

Ahora analicemos la forma como usted ha planteado su hipótesis. Empezaré por hacerle notar los aspectos falsos, cuestionables (al basarse en información no contrastada) o inconsistentes de sus explicaciones. En esta primera parte me saltaré las afirmaciones que no caen directamente en uno de estos supuestos. Ya las atacaré desde el punto de vista de la navaja de Occam. Comencemos. Dice usted:

Después de las explosiones, alguien fabrica la mochila cuando aún los datos son confusos. Por eso mete metralla que no debía haber metido y por eso fija la hora de la alarma de forma meramente aproximada

.

He tenido que frotarme los ojos tres veces. Aún no puedo creer la afirmación que usted está haciendo.

Vamos a ver. Según usted, había una persona que, después de saber que habían ocurrido los atentados, se puso inmediatamente a planificar y ejecutar la conspiración más compleja de la Historia de la Humanidad. Afortunadamente, en pocas horas lo tenía todo listo. No sólo había elegido a los chivos expiatorios sino que había logrado colocar a sus hombres en todos los puestos clave para que actuaran durante esos tres días, había planificado la falsificación de evidencia y había hecho los cálculos psicológicos necesarios (supondremos que existe tal cosa) para determinar en qué secuencia tenían que aparecer las pruebas, en qué momento exacto, para lograr que Acebes reaccionara de tal o cual forma. También había realizado los complejos cálculos de análisis electoral para determinar exactamente cuántos puntos porcentuales le daría su engaño (supondremos también que existen dichos complejos cálculos). Como siempre tenía dinamita Goma 2 ECO y detonadores a mano por lo que se pudiera ofrecer, se dedicó de inmediato a diseñar y fabricar una bomba que fue plantada horas después, en IFEMA, en el trayecto a la Comisaría de Puente de Vallecas, o en la propia comisaría. Asombrosamente, a pesar de que los datos son «confusos» (usted lo ha dicho) acertó en la cantidad de explosivo y en el tipo genérico del mismo. No usó, por ejemplo, amonal ni metió 30 Kg de dinamita. También se las arregló para meter metralla similar a los tornillos de madera y clavos que se encuentran en la mayoría de los focos de explosión. Pero es aún mejor: hizo una bomba que tres Tedax consideran muy similar a la que intentaron desactivar en El Pozo. El agente con carné 65.255, que afirma lo siguiente:

En la actuación del Parque Azorín apreció que el continente era una bolsa de deportes, mientras que en El Pozo era la mochila de la que ha efectuado el dibujo; respecto al resto del artefacto explosivo, era coincidente con el que vio en El Pozo.incluida la bolsa de color azul y el cordón amarillo.» (pag. 55 del auto de procesamiento)

Sus colegas con carné 83.322 y 86.218 ratifican lo anterior: las bombas eran similares. Nuestro conspirador seguramente contó con la ayuda de Aramís Fuster o Uri Geller.

Pero si sólo fuera eso. He dicho que el conspirador tuvo varias horas para plantar la mochila. He «olvidado» algo. Este señor tuvo que tener listas la dinamita y los detonadores en la Kangoo ANTES que la mochila de Vallecas y no después de las 3:30 de la tarde. Un momento, la cosa empeora. La llamada sobre la furgoneta se recibe en la Comisaría de Alcalá sobre las 10:30 AM (pag. 145 del sumario). Si la furgoneta fue plantada, esto quiere decir que ¡esto se hizo menos de tres horas después de los atentados!

Menos de tres horas para concebir, planificar a detalle y comenzar a ejecutar la conspiración más compleja de la Historia. Entre otras cosas, el conspirador tuvo que saber que podía contar con dos agentes de la comisaría de Alcalá de su confianza (más un gruista), que serían las encargadas del traslado de la furgoneta Kangoo para plantar la evidencia.

Pero además, usted mismo entra en una contradicción flagrante con afirmaciones previas que ha hecho. En el Enigma 5, las miguitas de Pulgarcito, usted, Don Luis, da crédito a los testigos oculares, y en particular al portero de Alcalá:

Son numerosos los datos del sumario que apuntan a que la furgoneta no fue abandonada por los terroristas que colocaron las mochilas, como hasta ahora nos habían hecho creer.

En primer lugar, los testigos oculares. El portero de Alcalá, en su primera declaración ante la Policía, dijo que las personas que vio tapadas con bufandas y gorros aquella mañana le habían parecido europeos del este

;

Bueno, además de que la última afirmación, la relativa a europeos del este, es falsa (ver la declaración del portero en Comisión), lo interesante es que usted, Sr. Del Pino da crédito al portero. Es decir, está de acuerdo con que el portero vio unas personas alrededor de la Kangoo. Pero, ¡un momento! Esas personas estaba ahí ANTES del atentado. O bien eran los verdaderos terroristas, desmintiendo la afirmación contraria del Enigma 5, o bien usted tiene un serio problema: ¿Miente el portero al que ha dado crédito en el Enigma 5? ¿En realidad no vio a nadie? Entonces fue reclutado por nuestros conspiradores a posteriori pero antes de las 10:30, acortando aún más los tiempos e introduciendo la enorme incertidumbre de si algún portero podría ser reclutado para prestar falso testimonio. Esto, o bien el portero vio a alguien, pero no a los «pelanas», tal como pretende el Enigma 5,. Y entonces hay que concluir que nuestros conspiradores, además del recurso de invisibilidad que usan en Leganés e IFEMA, también saben viajar hacia atrás en el tiempo, porque se presentan ¡ANTES de que el atentado tenga lugar!

¿Se ha planteado usted este absurdo galimatías? No, que yo sepa. Usted, Del Pino, es capaz de vivir con estas flagrantes contradicciones sin perder el sueño. Y sus peones son capaces de seguir tragando ruedas de molino de estas dimensiones.

Del Pino, creo que ya sé quién es su hombre. Todo cuadra. Suele frecuentar el diario Daily Planet, en Metropolis, bajo el falso nombre de Clark Kent.

Ah, un comentario final. Si ahora cambia su hipótesis como suele y me dice que esta persona ya sabía previamente de los atentados, entonces hay otra cosa que no se explica: ¿por qué habría entonces de hacer una bomba con explosivos diferentes y un diseño diferente a la de las otras bombas? ¿Y por qué habría de plantar la bomba en vez de ponerla, desde el principio, junto a las otras? No tiene el menor sentido, ¿verdad?

No aparecen huellas ni ADN de ninguno de los imputados porque ninguno de ellos fabricó esa mochila

Ya hemos analizado esta afirmación y la forma tramposa como se fija solamente en los imputados. No hay huellas ni ADN de nadie, punto.

El objetivo no era que la mochila explotara, sino que fuera encontrada para orientar las investigaciones hacia el locutorio de Lavapiés. Por eso se fabrica utilizando un montaje que un verdadero terrorista nunca usaría, por eso se dejan sin conectar los cables y por eso se incluye una tarjeta telefónica innecesaria para una explosión, pero que resultaría muy útil para llegar al locutorio.

De nuevo echamos mano del Manual del Buen y Verdadero Terrorista y afirmamos, taxativamente, que un verdadero terrorista no usaría el diseño X, ignorando la enorme cantidad de diversos diseños de bombas que existen. ¿Cómo se puede afirmar con tal seguridad –y no siendo experto ni en terrorismo ni en explosivos– que un «verdadero terrorista» no usaría un diseño que, como se ha podido demostrar, funciona razonablemente? ¿Quién es usted para dictarle a los «verdaderos terroristas» lo que deben hacer, eso sí, a posteriori? ¿Cómo distingue a «un verdadero terrorista» de un terrorista no tan verdadero… o un terrorista bisoño (pelanas, me parece que les llama usted)?

Pero además, Del Pino, Del Pino, piense un poco el absurdo que está diciendo. La persona que monta la bomba algo sabrá de estas lides, ¿no cree usted? En una conspiración tan importante y tan enorme, en la que además según usted hay, sin lugar a dudas, involucrados varios Tedax, ¿quién es el que debería montar la bomba? Un experto, ¿no? Un Tedax, ¡por supuesto!

Vale. Ahora sucede que el experto Tedax monta una bomba de una forma que «un verdadero terrorista nunca usaría». Pero ¿por qué cometería un experto una chapuza tan enorme? ¿Para despertar las sospechas de Luis del Pino? No, señor, si de lo que se trataba era de hacer pasar la bomba por auténtica, ¡lo lógico sería montarla de la forma razonablemente profesional para no levantar suspicacias! Fabricar una bomba que no puede explotar POR DISEÑO es la idea más tonta que se le podría ocurrir a alguien que pretenda hacer pasar esa bomba por una bomba auténtica. No tiene el menor sentido. Así que usted está dispuesto a declarar que ningún terrorista fabricaría esa bomba… pero un experto interesado en que la bomba parezca auténtica sí. Delirante.

Usted argumenta que ese diseño defectuoso se debe a que se quiere evitar que la bomba estalle. Es absurdo. Para ello ya tiene, según usted mismo, OTRA forma de evitar la detonación, los cables desconectados, obviando por ahora que este punto no es claro. Hay decenas de formas de evitar que una bomba estalle, desde un «error» de programación hasta una batería agotada pasando por un detonador defectuoso ¿Para qué entonces llamar la atención sobre sí mismo usando un montaje que ningún «terrorista verdadero» usaría?

Por cierto, hago notar algo que ya ha señalado alguno de nuestros comentaristas: el conspiracionista siempre atribuye a los conspiradores poderes casi omnímodos para mover en la sombra todos los hilos necesarios, comprar voluntades, falsificar evidencia, pasar desapercibidos, y sobre todo, para lograr que una conspiración tan compleja se lleve a cabo con la absoluta precisión del más perfecto mecanismo de relojería. Al mismo tiempo, sin embargo, les atribuye las mayores torpezas, errores tan evidentes que hasta un señor ingeniero en telecomunicaciones sin preparación como detective ni relación ninguna con el mundo judicial o policial puede detectarlos desde su escritorio… errores como fabricar una bomba que ningún terrorista «verdadero» diseñaría. ¿No le parece curioso?

Pero además, el Informe Pericial conjunto de Tedax de Policía y Guardia Civil. En efecto, ese informe dice de la bomba: » se pudo determinar que se trataba de un artefacto real, de iniciación eléctrica y activación temporizada».

Es su opinión, señor Del Pino, la opinión de alguien que no es experto en bombas terroristas, versus la opinión de los expertos, no sólo de la Policía (que según usted están involucrados), sino también de la Guardia Civil. ¿A quién piensa usted que una persona sensata debiera creer?

Nadie dice recordar haberla transportado hasta la Comisaría de Puente de Vallecas por la sencilla razón de que el que lo hizo es el que la plantó, y ése no lo va a confesar.

Esta afirmación es interesantísima. Ya hemos comentado el absurdo de pedir que alguien recuerde transportar una bolsa que no es visible, que está dentro de un bolsón cerrado (que me disculpe Tolkien o, mejor, su traductor al castellano) junto con otros objetos. Pero aquí usted va más allá. Afirma sin pruebas –qué raro—que la persona que plantó la mochila y la que la llevó Puente de Vallecas son la misma.

Usted ha declarado taxativamente, en su Enigma 24 y en esta noticia en Libertad Digital, que la mochila de Vallecas fue plantada y encontrada en IFEMA. ¿Cómo se relacionan entonces ambas afirmaciones?

Hay dos posibilidades que yo pueda ver. O es posible que se haya dado cuenta, en el tiempo que ha transcurrido desde que hizo esa afirmación del Enigma 24, que la misma es bastante inverosímil, y está por tanto intentando sustituirla por una afirmación un poco menos absurda (eso sí, sin reconocer que se ha equivocado previamente) o bien sigue manteniendo que la bolsa fue plantada en IFEMA, y que luego fue llevada clandestinamente a Puente de Vallecas, quién sabe con qué propósito. Como he dicho antes, el punto en el que se localiza la bolsa es totalmente indiferente. Nadie sospecharía de una mochila encontrada en IFEMA. Aceptando sin conceder por un momento que la mochila fue plantada, la Policía podría argumentar que se estaba haciendo un inventario en IFEMA –en vez de en Puente de Vallecas—y que ahí se había encontrado. Una historia perfectamente verosímil y que no tendría por qué levantar sospechas.

Pero divago. Volvamos al punto principal y veamos por qué la opción «mochila plantada en IFEMA» es inverosímil.

La persona tendría que haber entrado en IFEMA, pasar los controles de seguridad cargando una bolsa de 10 Kg, arreglárselas para que no le revisaran (y además tener la seguridad razonable previa de que no le revisarían), localizar los efectos de El Pozo, plantar la bolsa y salir de ahí. Todo ello no sólo sin ser detenido o revisado en ningún momento, sino, igualmente importante, asegurándose de que nadie, nunca, le recordaría. Es lo que yo llamo tecnología Men-in-Black.

Es posible que usted se haya dado cuenta de lo increíblemente absurdo de todo este escenario y haya intentado rectificar (sin por supuesto retractar su Enigma 24), y ahora piense que la mochila fue plantada en el TRAYECTO entre IFEMA y Puente de Vallecas… o en la Comisaría misma.

O bien es posible que en su mundo de fantasía la mochila aparece en IFEMA, esto se oculta por alguna razón difícil de entender y la Policía decide inventar la historia de que la mochila se encontró en Puente de Vallecas horas más tarde, nuevamente por quién sabe qué oscuras razones. Ya he dicho que no parece haber razón ninguna para cambiar el sitio del hallazgo.

Pues bien, si usted afirma que la mochila se plantó en el trayecto, le tengo buenas noticias. Hay personas con nombre y apellidos que se sabe hicieron ese trayecto. Son cuatro, repartidas en dos furgonetas. Los agentes con carné 87.750, 89.324, 88.659 y 87.843. Listo. Ya puede usted hacer la denuncia en el juzgado correspondiente, acusando a estas cuatro personas de falsificar pruebas.

Ahora bien, si se inclina usted por la opción de que la mochila fue encontrada en IFEMA, tenemos también varios falsos testimonios en el auto. Son los policías 88.163 y 79.046, que declararon haber encontrado la mochila en Puente de Vallecas, algo según usted imposible ya que dicha mochila fue encontrada en IFEMA.

¿A qué espera para poner una denuncia contra los unos o los otros? No lo hará, a pesar de que cualquier ciudadano razonable que presuma un crimen tiene la obligación de hacerlo. ¿Y sabe lo que esa inacción suya me dice? Que ni usted mismo se lo cree.

Todo esto obviando el hecho de la contradicción, ya señalada en la primera parte, en la que usted incurre al afirmar el Enigma 25 y el Enigma 27, con horas y sitios de hallazgo distintos.

No puedo dejar este punto sin señalar una falacia genial que usted comete: si X no confiesa que ha cometido el acto Y, es porque X es culpable. Genial. Usted, como no ha confesado haber asesinado a Olof Palme, seguramente lo hizo pero no es tan tonto como para confesar haberlo hecho. De esta forma, Del Pino, se podría demostrar cualquier cosa por simple ausencia de evidencia. Es por ello que se exige que el que afirma pruebe. Porque hablar es gratis.

Y los bultos de la estación de El Pozo se llevaron a Puente de Vallecas, en contra de las órdenes del juez, para poder justificar la aparición posterior de la mochila.

Ya hemos visto que esto no es verdad. Los bultos no fueron llevados a Puente de Vallecas en contra de las órdenes del juez. Pero además, la explicación ad hoc que usted da es bastante peregrina. ¿Qué hubiera impedido a la bolsa aparecer en IFEMA, por ejemplo? ¿Qué impide que el inventario que se llevó a cabo en Puente de Vallecas fuese ordenado y llevado a cabo en IFEMA? Nada, señor Del Pino. Absolutamente nada. La ubicación de la mochila es irrelevante de cara a su «aparición». Si lo que realmente se quería era que apareciera, hubiera aparecido en cualquier sitio con la misma facilidad y sin levantar sospechas. Por tanto el periplo, que usted cree necesario para «poder justificar la aparición posterior de la mochila», es en realidad totalmente prescindible.

De hecho, como he argumentado, no sólo es prescindible, sino que su misma complejidad habla en contra de la hipótesis conspiracionista. Hubo tantas órdenes y contraórdenes, tantas oportunidades de que los efectos de El Pozo se quedaran en el sitio «equivocado» (equivocado según su teoría), que se antoja casi imposible que la misión tuviera éxito… y, sobre todo, que el «plantador» tuviera esperanza razonable de que tuviera éxito.

A la Policía Científica no se le permite fotografiar la mochila desactivada para evitar que queden pruebas comprometedoras.

Además de que, como hemos dicho, esto tendría que probarlo, ¿pruebas comprometedoras de qué? La mochila fue fotografiada. Las fotografías de la misma son públicas. ¿Qué encuentra usted en ellas de comprometedor? Usted no lo dice… Y no lo dice porque seguramente no se le ha ocurrido ninguna razón por la que las fotografías podrían ser «comprometedoras».

Además de que, como hemos dicho, es surrealista afirmar que se impidieron fotografiar elementos que después fueron entregados a la propia Policía Científica para su análisis pericial.

Más adelante, se intentó ocultar al juez (y a la opinión pública) el máximo número posible de detalles, para evitar que se descubriera el pastel».

Detalles que han demostrado ser irrelevantes (no han cambiado las conclusiones judiciales), por lo que su supuesto ocultamiento carece por completo de sentido.

Ahora entramos en la segunda parte de mi crítica a su uso de la navaja de Occam. Estriba ésta en comparar versiones eliminando todo lo que no se ha demostrado y sacando las conclusiones lógicas de cada una de ellas.

La primera dice esto:

El día que estallan diez bombas y otras dos son desactivadas, se encuentra otra bomba de características similares entre los efectos extraídos de uno de los focos de explosión, según testimonios de la Policía que el juez Del Olmo ha dado por buenos y que, dado que España es un Estado de Derecho, no hay por qué cuestionar a priori. Esta bomba es a su vez relacionada con posterioridad con varias otras pruebas que señalan todas en la misma dirección, en particular con una de las bombas desactivadas. En principio, en ausencia de otras pruebas, no hay nada más que decir.

La segunda, la suya, dice esto:

Hay una persona de la que no existe constancia física ni huella ni evidencia ninguna de su actuación, que el 11 de marzo en cuanto supo de los atentados se puso inmediatamente a planificar y ejecutar la conspiración más compleja de la Historia de la Humanidad. En pocas horas, tal vez menos de tres, lo tenía todo listo. No sólo había elegido a los chivos expiatorios sino que había logrado colocar a sus hombres en todos los puestos clave para que actuaran durante esos tres días, incluyendo un portero y un gruista, había planificado la falsificación de evidencia y había hecho los cálculos psicológicos necesarios (supondremos que existe tal cosa) para determinar en qué secuencia tenían que aparecer las pruebas, en qué momento exacto, para lograr que Acebes reaccionara de tal o cual forma. También había realizado los complejos cálculos de análisis electoral para determinar exactamente cuántos puntos porcentuales le daría su engaño (supondremos también que existen dichos cálculos). Como tenía dinamita Goma 2 ECO y detonadores a mano, extraídos semanas antes de la Mina Conchita sin que se hayan podido explicar las razones, se dedicó de inmediato a diseñar y fabricar una bomba que fue plantada horas después, en IFEMA, en el trayecto a la Comisaría de Puente de Vallecas, o en la propia Comisaría, con la suerte de que tal bomba coincidía en aspectos clave con las que estallaron a pesar de no contar nuestro conspirador con información previa de las mismas. Si el «plantado» ocurrió en IFEMA; a todo esto se añade una persona, no necesariamente la misma, que tendría que haber entrado en IFEMA, pasar los controles de seguridad cargando una bolsa de 10 Kg, arreglárselas para que no le revisaran (y además, muy importantemente, tener la seguridad razonable previa de que no le revisarían), localizar los efectos de El Pozo, plantar la bolsa y salir de ahí. Todo ello no sólo sin ser detenido o revisado en ningún momento, sino, igualmente importante, asegurándose de que nadie, nunca, le recordaría. En todo caso, el fabricante de la bomba se las arregla para hacer un diseño poco verosímil, que ningún terrorista verdadero se atrevería a usar. Éste es sin embargo uno de sus pocos errores. Asombrosamente, a pesar de que los datos son «confusos» (usted lo ha dicho) acertó en la cantidad de explosivo y en el tipo genérico del mismo. También se las arregla para meter metralla similar a los tornillos de madera y clavos que inexplicablemente se encuentran en la mayoría de los focos de explosión. Logra además que la bomba sea lo bastante similar a la explotada en El Pozo para que tres Tedax ratifiquen dichas similitudes. Dicha persona es también capaz de manipular las pruebas de la Kangoo, a pesar del poquísimo tiempo que tiene para ello, y del Skoda Fabia, y logra, por medio de tecnologías desconocidas, hacer creer a doscientos policías que están vivas siete personas que en realidad están muertas. Por cierto que uno de sus agentes, si no él mismo, ha asesinado a esas personas burlando después dos cordones policiales. Todo ello para que un partido político acceda al poder durante cuatro años, un poder que dicho partido ha sido capaz de conquistar por medios «normales» en varias ocasiones. La compleja conspiración se lleva a cabo sin errores durante los días críticos, pero con las suficientes torpezas para que el Sr. Luis del Pino la detecte a posteriori, y no tiene antecedentes en la Historia de la Humanidad.

Tiene razón, ¡ésta es la hipótesis más probable!

…..pero si quieres lo dejamos en que ambas son posibles.

De ninguna manera. Ya he discutido por qué. Ambas son posibles, como también es posible la implicación de usted en el atentado. Ello no quiere decir que, en ausencia de pruebas, tengan el mismo grado de verosimilitud ni de lejos.

Lo que desde luego me tendrás que conceder es que, como hay dudas de cuál de las dos es la correcta, nuestras peticiones de que se investigue cuál es la verdad están plenamente justificadas.

Usted se repite más que el ajo, lo cual me obliga a mí a repetirme. No, no, no. No está justificado porque la Justicia no tiene por qué investigar alternativas inverosímiles. Y su hipótesis, Del Pino, en qué idioma quiere que se lo diga, es inverosímil. NUNCA, repito, NUNCA, repito: NUNCA en la Historia de la Humanidad ha habido un atentado remotamente similar en complejidad, riesgo y número de implicados. Repito también: dígame un solo caso remotamente similar, uno solo, y aceptaré que se investigue.

Ni somos conspiranoicos, ni estamos diciendo tonterías, sino planteando una hipótesis que parece, cuando menos, tan plausible como la tuya.

Falso de toda falsedad. Repito, repito, repito: las hipótesis conspiracionistas que usted maneja son inverosímiles en su complejidad, riesgo, ínfimo beneficio comparado con el riesgo, número de involucrados, conocimientos necesarios (recuerde, psicólogos y politólogos que pueda predecir con seguridad razonable las reacciones de los miembros del gobierno y las de la ciudadanía), habilidad (desaparecer sin dejar huella burlando dos cercos policiales y haciendo creer a cientos de policías que siete muertos están vivos; tener la absoluta seguridad de que nadie le recordará plantando pruebas), etcétera.

Lo que usted plantea, Del Pino, ES UNA FICCIÓN que ningún guionista ha sido suficientemente audaz para llevar a las pantallas, seguramente porque supondría que la suspensión de la incredulidad por parte de los espectadores tiene un límite.

Es una combinación de «Los Cuatro Fantásticos en Misión Imposible: the Leganés affaire» con «Men in Black plantan una mochila y usan su boli mágico para que nadie lo recuerde». Todo ello coordinado por Superman. Es delirante, absurda, inverosímil, increíble. NO es plausible por la sencilla razón de que no existe un solo atentado remotamente similar a lo que ustedes plantean, ni uno, en toda la Historia; porque los agentes políticos racionales no actúan como ustedes suponen que actúan; porque España es una democracia y un Estado de Derecho; porque, finalmente, ustedes viven completamente desconectados de la realidad y porque están apasionadamente convencidos de que la realidad debe obedecer a sus deseos; porque psicológicamente ustedes necesitan vehementemente tener razón, ya sea como consuelo por perder las elecciones, ya sea por otros fines sobre los que no me atrevo a especular.

Si a lo que ustedes dicen se le puede llamar «tonterías» y a ustedes «conspiranoicos», dejaré que sean otros quienes lo determinen.

Este mismo tipo de razonamiento lo podemos aplicar a las otras dos pruebas fundamentales del caso: la furgoneta de Alcalá y el Skoda Fabia.

Exactamente. Es por ello que el conspiracionismo está en quiebra: su «tipo de razonamiento» es inválido y falaz, y mucho más al darnos cuenta de que no sólo requiere una prueba falsa, requiere tres. Además de un suicidio falso y de ignorar toda el resto de la evidencia del sumario.

Y en todos los casos creo que podremos estar de acuerdo en que nosotros no hemos «demostrado» la falsedad de esas pruebas, pero tampoco tú has sido capaz de demostrar su veracidad.

Y en todos los casos le repetiré lo que le he dicho: en primer lugar, que yo no necesito «tener razón». Yo no sostengo nada más allá de la invalidez de sus métodos, Del Pino, y mi confianza en el Estado de Derecho. Eso en primer lugar. Y en segundo, ya he hablado hasta el cansancio de que es falso que ambas alternativas estén al mismo nivel.

Así pues, tienes parte de razón: aún no hemos demostrado la falsedad de esas tres pruebas. Sin embargo, no tienes toda la razón, porque hay cosas que sí hemos demostrado de forma fehaciente. Hablaremos de ellas mañana, si tienes la paciencia de seguirme leyendo

Veremos, en la siguiente entrega, que usted no dice la verdad. A estas alturas, no debería ser una sorpresa.

661 Responses to “Acuse de Recibo (II.2)”

  1. Visitante dice:

    Los peones negros están de capa caída, porque los últimos «agujeros» de El Mundo echan por tierra varios de sus «enigmas». Así que, a partir de ahora, habrá que distinguir cuando se refuten teorías conspiracionistas de unos o de otros.

  2. Richard:

    Su pretendida imparcialidad se perdió a mitad del mensaje. Vigile el plumero.

    Por lo demás, su mensaje no es más que un gigantesco juicio de intenciones. Como siempre, es más cómodo juzgar al mensajero que al mensaje, y eso es lo que usted hace. Nos juzga a nosotros y nuestras motivaciones… y se olvida de lo único importante, que son los argumentos. Se queda en la superficie y olvida el contenido.

    En todo caso, si usted demuestra que yo cobro un céntimo por esto, le escrituro mi casa con todos los gastos pagados. Calumniar es fácil.

  3. richard dice:

    Sr. Arean: No piense ni por un momento que usted va a impresionarme por la brillantez de sus argumentos, la facilidad de su verbo o la profundidad de sus argumentos, eso lo dejo para sus incondicionales. Pero déjeme decirle dos cosas: la primera, que como lector suyo, me desagrada especialmente su vanidad y arrogancia intelectual, actitudes que ecripsan la bondad de sus motivaciones y, la segunda, constatar que usted tampoco se ha liberado de la servidumbre ideológica.

    Usted es muy libre para debatir, contrastar, argumentar y razonar todo lo humano y divino que le dé la gana, pero, por favor, no trate de vender la idea de que su trabajo es desinteresado, imparcial y aséptico, que todo lo hace por principios intelectuales y ética personal. Usted y la gente de esta bitácora están para contrarrestar la influencia política y la socialización de la duda que otros talentos tratan de llevar cabo sobre el 11-M.

    Y no me venga con chorradas ya muy vistas de que si los argumentos, de que si hay que matar a las palomas mensajeras, de que se le descalifica o columnia. Yo le respeto a usted como persona, nunca insulto y trato de ser educado, pero a la vez soy duro cuando detecto actitudes hipócritas. Y repito, para que se me entienda muy bien, doy mi opinión y apreciaciones, no acuso, por tanto no necesito pruebas para demostrar nada.

  4. Richard (651),

    Independientemente de que LF Areán le conteste luego, me gustaría resaltar dos cosas de su intervención:

    Usted no insulta y trata de eser educado, pero llama a LF Areán vanidoso y arrogante intelectualmente, a la vez que hipócrita.

    Usted no acusa, y por tanto no necesita pruebas, pero afirma que LF Areán tampoco se ha liberado de la servidumbre ideológica y que tanto él como la gente de esta bitácora están para contrarrestar la influencia política y la socialización de la duda. Usted no afirma nada, sólo expresa su opinión y dice que alomojó.

    ¿Ha oído alguna vez hablar de los argumentos que se pueden aplicar igualmente a quien los utiliza? Pues eso.

  5. Richard #631:

    Qué obsesión, hombre. Con toda franqueza, a mí se me da un ardite lo que usted piense de mí en lo personal. Lo importante es lo que escribo, si es que es importante.

    Entiendo que la cultura «Salsa Rosa», a la que usted al parecer se suscribe, privilegie lo coyuntural sobre lo sustantivo, pero no encontrará aquí muchas personas dispuestas a seguir esas taras culturales. Le sugiero que cree una bitácora llamada «Mis fobias personales» y se dedique ahí a verter sus doctas opiniones sobre cuestiones insustanciales.

    Un cordial saludo.

  6. Cupside dice:

    Richard:

    No se en cual de todos los argumentos que se han ido planteando haya un partidismo político.

    De hecho si quiere se mira el hilo de metralla en el que mayoritariamente he participado e indague «que intereses políticos» se prestan de estos.

    Simplemente usted intenta mediante precisamente de esa retórica de la que se que, el que con muchas palabras viene a decir nada, es decir, que los autores y participantes de este blog nos guiamos únicamente por un fin político.

    Si quiere usted pone La Cope y se baja la tarde con cristina de hoy a las 16:52 y se lee el título del artículo de El Pais me dice si no es indignante la actitud de estas personas, que acusan sin pruebas (no te cuento de lo que comentan del auto de procesamiento).

    Yo personalmente, me indigna que muchos de mis compañeros me vengan contando cosas como las dichas por El Mundo, El Pais, la Ser, La Cope… y al final les dices, mira, leete la pagina del sumario xxxx y no se la leen, pero es que encima se van indignados y convencidos de lo dicho por unos u otros. La politización del 11M ha alcanzado la opinión pública como consecuencia de argumentos faláces tapados de «queremos saber la verdad» y la gente como siempre ha sido y sera, se mueve por titulares, no van a la fuente.

    Precisamente en este foro, es mi opinión, no se dan estas premisas de las que acusa, en muchas de las intervenciones de los participantes (fijese que no digo artículos, puesto que muchos de estos son apolíticos).

    Un saludo a todos.

  7. Osezno_ dice:

    «A mi juicio, todo lo que dices que movió el PSOE fue en respuesta a lo que luego se revelaron como ocultaciones, cuando no falsedades, del entonces gobierno. Evidentemente, cuando un ejecutivo telefonea a directores de periodicos, a medios extranjeros, a las embajadas, cuando fuerza una condena de la ONU hacia ETA,… al tiempo que a través de internet y de las TV extranjeras se comprueba que las reacciones son las propias de cuando se está ante un atentado de mucho mayor calado que los de ETA (niveles de alerta en Francia, caída de bolsa en nueva York,…), una oposición tiene dos opciones: mover ficha y arriesgarse a que le tilden de oportunista o quedarse quieto mientras observa cómo el gobierno manipula el aparato del estado para trastocar datos e informaciones y así favorecer sus intereses electorales.»

    Yo estoy de acuerdo que el PP actuó mal, que la nota a las embajadas estuvo mal. Lo que ocurre es que a vosotros no os gusta reconocer que el PSOE movió todos sus hilos de agit-prop (SER, militantes, etc) en dirección contraria como estrategia (en mi opinión) deliberada, no como «respuesta a las ocultaciones». Servicio que se han cobrado con intereses con la concesión escandalosa de «Cuatro», y telediario principal al de «en ocasiones… veo suicidas» que es el hermano Iñaki.

    Por otra parte, yo estaba en Oriente Medio cuando los atentados, escuché la BBC y la CNN como única fuente televisiva (e Internet). Al principio, no tenían ni puta idea de quién había sido. Y si se hablaba de Al Qaeda no era por una convicción deductiva (por ejemplo, el modus operandi no era muy de al-qaeda, como luego se ha demostrado) sino simplemente porque a un inglés o un americano, ETA se la suda, no sabe quiénes son, mientras que AQ es global, y les afecta a ellos. «Es más noticia» que sea AQ a que sea ETA. Pero los tíos no tenían ni idea.

    «No olvide que TODO el mundo (Zapatero, Ibarretxe, Carod, la SER,…) se posicionó del lado del gobierno en cuanto Acebes afirmó que había sido ETA.»

    ¿qué merito tiene? (1) todo el mundo pensaba (en las primeras horas) que había sido ETA y (2) no tenía sentido posicionarse en contra del gobierno porque, al menos hasta la llegada de Zapatero al poder, ETA era el único tema que unía a los españoles al sur del Ebro.

    «Fueron las informaciones contradictorias con lo que decía el ministro lo que empezó a remover opiniones. Y tampoco olvide que el 13 de marzo, jornada de reflexión, todos nos desayunamos con una entrevista a Rajoy en, no podía ser otro, El Mundo en la que hablaba de “la convicción moral” de que había sido ETA.»

    ¡Es que podía tener esa convicción moral! ETA ha ejercido el práctico monopolio del terror en España en los últimos 30 años, y había muchos indicios a favor de ETA (su gusto por atentar en elecciones, su inquina al PP -intentaron matar a su líder mientras estaba en la oposición-, el atentado frustrado de Chamartín, la caravana de la muerte interceptada -casualmente el mismo día que la caravana de la muerte del 11-M, otra casualidad para mí inexplicada-, etc… (luego aparecieron otras, como ese supuesto boicot a Renfe por parte de Batasuna los días previos, esos sospechosos cruces de números de teléfono, el hecho de que el Chino fuese un camello en Donosti (tengo entendido que ETA controla bastante el tema del camelleo), esos viajes por Euzkadi y Navarra inmediatamente anteriores y posteriores al atentado, etc)

    «Lo del suicida ya está más que amortizado y explicado, fue una cantada de la que ya se retractaron. Y lo de las manifas ilegales, la Junta Electoral Central no las ha considerado punibles en cuanto a su relación con el PSOE.»

    Si, ya está amortizada, estoy de acuerdo. ¿Y las notas a la ONU están amortizadas? ¿Y la «convicción moral de que ha sido ETA» está amortizada? Creo que usas criterios de amortización muy diferentes en función del partido de que se trate. La diferencia entre el eficacísimo sistema de propaganda del PSOE vs los tontainas del PP es que ellos la metieron cuando tenían que meterla, antes de las elecciones, y se callaron después, y el PP no se sabe a qué juega.

    Lo de las manifestaciones, pues bueno, si quieres negar que las montó la SER y toda la maniobra orquestada por el partido de los mensajitos es que no debías vivir en Madrid (o en España).

    A mí me puede parecer muy bien o muy mal que se monten manifestaciones ilegales, que se quemen sedes del PP, que se intente pegar a sus líderes en Cataluña (Rato y Piqué, Rajoy ahora con la campaña del Estatut, Piqué no puede ir a la Diada, …). Si es lo que «le pone» (como dice Blanco) al PSOE, pues bueno. Pero, por favor, que no hablen de «oposición leal», porque la que hizo el PSOE en los dos últimos años de la legislatura pasada fue, de todo, menos leal. Y esos polvos nos traen estos lodos. La oposición del PP de ahora es, desde mi punto de vista, muy desleal, irresponsable e idiota, porque han caído en la estrategia del PSOE de polarizar a España para hacer valer el mayor peso sociológico de la izquierda frente a la derecha cuando se imposibilita el centro político.

    Saludos

    Osezno_

  8. Flashman dice:

    Corremos el riesgo de desviarnos hacia el debate político, así que seré breve para que no me llamen la atención y, a ser posible, zanjar el asunto.

    Yo estoy de acuerdo que el PP actuó mal, que la nota a las embajadas estuvo mal. Lo que ocurre es que a vosotros no os gusta reconocer que el PSOE movió todos sus hilos de agit-prop (SER, militantes, etc) en dirección contraria como estrategia (en mi opinión) deliberada, no como “respuesta a las ocultaciones”. Servicio que se han cobrado con intereses con la concesión escandalosa de “Cuatro”, y telediario principal al de “en ocasiones… veo suicidas” que es el hermano Iñaki.

    El PP, que era el que disponía de los aparatos del estado, sólo actuó mal, pero el PSOE, que era oposición, hizo agrit-prop. Me encanta tu imparcialidad. Lo de Cuatro tiene su réplica local en Madrid (por hablar de mi ciudad) con las concesiondes de Aguirre a Libertad Digital TV. ¿Cómo sabía el PSOE y la SER cómo actuaría el gobierno para tener preparadas sus acciones para que cuadrara con la actitud gubernamental?

    Por otra parte, yo estaba en Oriente Medio cuando los atentados, escuché la BBC y la CNN como única fuente televisiva (e Internet). Al principio, no tenían ni puta idea de quién había sido. Y si se hablaba de Al Qaeda no era por una convicción deductiva (por ejemplo, el modus operandi no era muy de al-qaeda, como luego se ha demostrado) sino simplemente porque a un inglés o un americano, ETA se la suda, no sabe quiénes son, mientras que AQ es global, y les afecta a ellos. “Es más noticia” que sea AQ a que sea ETA. Pero los tíos no tenían ni idea.

    Pues en la edición del Times digital del 11 de marzo de 2004 hablaban de ETA, y en otros diarios que consulté anglosajones e italianos, lo mismo. De hecho, el Times afirmaba que la autoría de ETA la daría la mayoría absoluta al PP, ya ves si conocen el tema…

    ¿qué merito tiene? (1) todo el mundo pensaba (en las primeras horas) que había sido ETA y (2) no tenía sentido posicionarse en contra del gobierno porque, al menos hasta la llegada de Zapatero al poder, ETA era el único tema que unía a los españoles al sur del Ebro.

    Habla por tí, yo me temí lo peor en cuanto supe que había sido un ataque DIRECTO indiscriminado contra civiles, algo que ETA nunca ha hecho (no menciones Hipercor, por favor, que hubo avisos telefónicos…). Y el posicionamiento con el gobierno vino con las afirmaciones del ministro del interior, no antes.

    ¡Es que podía tener esa convicción moral! ETA ha ejercido el práctico monopolio del terror en España en los últimos 30 años, y había muchos indicios a favor de ETA (su gusto por atentar en elecciones, su inquina al PP -intentaron matar a su líder mientras estaba en la oposición-, el atentado frustrado de Chamartín, la caravana de la muerte interceptada -casualmente el mismo día que la caravana de la muerte del 11-M, otra casualidad para mí inexplicada-, etc… (luego aparecieron otras, como ese supuesto boicot a Renfe por parte de Batasuna los días previos, esos sospechosos cruces de números de teléfono, el hecho de que el Chino fuese un camello en Donosti (tengo entendido que ETA controla bastante el tema del camelleo), esos viajes por Euzkadi y Navarra inmediatamente anteriores y posteriores al atentado, etc)

    El día 13, día de la publicación de la entrevista, las pesquisas ya se decantaban por la vía islamista, pero ni a Rajoy ni a Pedro J. le importó.

    Si, ya está amortizada, estoy de acuerdo. ¿Y las notas a la ONU están amortizadas? ¿Y la “convicción moral de que ha sido ETA” está amortizada? Creo que usas criterios de amortización muy diferentes en función del partido de que se trate. La diferencia entre el eficacísimo sistema de propaganda del PSOE vs los tontainas del PP es que ellos la metieron cuando tenían que meterla, antes de las elecciones, y se callaron después, y el PP no se sabe a qué juega.

    Es que es el PP el que sigue dando la matraca con el asunto. No me hables de métodos de propaganda, hombre, o tendremos que recordar a Urdaci…

    Lo de las manifestaciones, pues bueno, si quieres negar que las montó la SER y toda la maniobra orquestada por el partido de los mensajitos es que no debías vivir en Madrid (o en España).

    Vivo en Madrid. Si aceptas eso que dices también tiene que aceptar la mala fe da la entrevista de Rajoy ¿Qué criterios de aceptación son ahora los que deberíamos poner en cuestión?

    A mí me puede parecer muy bien o muy mal que se monten manifestaciones ilegales, que se quemen sedes del PP, que se intente pegar a sus líderes en Cataluña (Rato y Piqué, Rajoy ahora con la campaña del Estatut, Piqué no puede ir a la Diada, …). Si es lo que “le pone” (como dice Blanco) al PSOE, pues bueno. Pero, por favor, que no hablen de “oposición leal”, porque la que hizo el PSOE en los dos últimos años de la legislatura pasada fue, de todo, menos leal. Y esos polvos nos traen estos lodos. La oposición del PP de ahora es, desde mi punto de vista, muy desleal, irresponsable e idiota, porque han caído en la estrategia del PSOE de polarizar a España para hacer valer el mayor peso sociológico de la izquierda frente a la derecha cuando se imposibilita el centro político.

    Es tu opinión, pero la oposición que hace el PP es responsabilidad exclusivamente suya. Y busca en Google y encontrarás también sedes del PSOE atacadas.

  9. richard dice:

    voy a escribir algo para hacer bulto en comentarios, para que no se diga que sólo entran aqui los amigos y vecinos de los gurús

  10. N dice:

    #657, richard

    No entiendo mucho de verdad tu último mensaje. Si no vas a exponer argumentos y solo tienes ganas de notoriedad, para eso hay muchos otros foros que acogerán amablemente tu megalomanía.

  11. Cupside dice:

    Rogaria a los moderadores borrasen estos mensajes anteriores, ya que seguro que son de alguien que quieres hacer google bombing con la finalidad de ganar en entradas, o bien, con la finalidad de relacionar esta pagina con las páginas pornograficas.

Leave a Reply